Trump se apresura a subastar perforación en el ártico antes que Biden pueda bloquearlo - World Energy Trade

Trump se apresura a subastar perforación en el ártico antes que Biden pueda bloquearlo

La administración Trump está compitiendo contra los plazos legales

La administración Trump está compitiendo contra los plazos legales

América

La administración Trump ha solicitado a las empresas de petróleo y gas que elijan lugares donde quieran perforar en el Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico de Alaska mientras se apresura a abrir la naturaleza virgen al desarrollo y asegurar los derechos de perforación antes de que el presidente electo Joe Biden asuma el cargo.

La convocatoria a nominaciones permitiría a las empresas identificar terrenos por los que ofertar durante una próxima venta de arrendamiento en la llanura costera de casi 1.6 millones de acres del refugio, una venta que el Departamento del Interior pretende realizar antes de que Biden sea juramentado.

La administración Trump está compitiendo contra los plazos legales y un calendario regulatorio muy ajustado en su último esfuerzo por vender los derechos de perforación en el Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico.

 

Otras medidas siguen adelante para expandir el desarrollo energético y reducir las reglas ambientales federales durante las próximas semanas. Su objetivo es abrir la gran mayoría de la Reserva Nacional de Petróleo de Alaska a la perforación, así como adoptar una definición más estrecha de lo que constituye el hábitat crítico para especies en peligro de extinción.

Ahora bien, la realidad del mercado presenta una situación diferente, incluso si la Casa Blanca logra superar esos obstáculos, y es que el financiamiento para las perforaciones en el Ártico es cada vez más difícil de encontrar.

Dado el entorno económico actual, la incertidumbre regulatoria y la fuerte oposición pública a las perforaciones en el Ártico, no está claro qué compañías petroleras se presentarían a una subasta.

No está claro cuánto apetito hay en la industria del petróleo y el gas por perforar en el refugio, dada la falta de infraestructura y la reacción pública que podría acompañar a tal medida.

Todos son cautelosos respecto al ártico

Tanto las compañías petroleras como los bancos han decidido que ya no pueden tolerar el riesgo de perforar en uno de los lugares del mundo que se calienta más rápido.

Ben Cushing, quien dirige la campaña de defensa financiera de la organización sin fines de lucro Sierra Club, expresó el problema de manera simple: "El dinero inteligente se mantiene alejado de este tipo de desarrollo en el Ártico".

Comprar los derechos de arrendamientos, que podrían costar tan solo US$ 5 el acre (4,000 m 2 ), es la parte barata del proceso de exploración petrolera.

Todos los demás pasos son altamente costosos, desde la contratación de consultores para realizar los estudios ambientales necesarios hasta el montaje de operaciones industriales en un desierto remoto sin infraestructura existente.

POLÍTICA
Cuatro señales para la industria química bajo la administración de Biden

El precio de equilibrio del petróleo que extraerían las empresas podría llegar a los US$ 80 por barril, según Rystad Energy, un nivel que el mercado no ha visto desde octubre de 2018.

La mayoría de los posibles postores de hoy en día necesitarían financiamiento externo para obtener algo de beneficios de sus arrendamientos en el Ártico.

Pero los bancos están cada vez más preocupados por el daño a su imagen pública al respaldar la perforación en la reserva, a la que se opone el 70% de los votantes estadounidenses, según el Programa de Yale sobre Comunicación sobre el Cambio Climático.

Activistas, nativos de Alaska y, más recientemente, grandes accionistas han trabajado para persuadir a los financistas de que estaban poniendo en peligro el clima, sus inversiones y su reputación al suscribir la perforación del Ártico.

 

Cinco importantes bancos estadounidenses ya descartaron financiar proyectos de petróleo y gas en el refugio del Ártico, Goldman Sachs Group Inc., JP Morgan Chase & Co., Wells Fargo & Co., Citigroup y Morgan Stanley, solo Bank of America Corp. se ha mantenido como el único a favor.

El capital privado podría ayudar a llenar el déficit de financiamiento dejado por los bancos, pero supondría un mayor costo para los productores de petróleo que ya operan con márgenes reducidos, y esas empresas también se están retirando del financiamiento de energía.

Las opciones están disminuyendo, no solo por razones de estándares ambientales, sociales y de gobernanza para invertir, sino porque es un negocio de alto costo y alto riesgo.

El tiempo no está a favor

La capacidad de la administración Trump para montar una venta, y emitir formalmente los contratos de arrendamiento, antes de que Trump deje el cargo también está en considerable duda.

Debido a varios requisitos y períodos de espera obligatorios, la fecha más temprana de la subasta probablemente sea el 19 de enero, el día antes de la llegada de Biden.

Eso dejaría al Departamento del Interior solo un día para examinar a los mejores postores y emitir los contratos de arrendamiento, un proceso que generalmente toma dos meses.

Aquellos que alguna vez fueron vistos como posibles postores por la superficie del Ártico han recortado el gasto este año a medida que la pandemia de coronavirus erosionó la demanda y los precios del crudo.

Cualquier inversión en los derechos petroleros del Ártico podría convertirse en un activo varado, intocable en un mundo en calentamiento que se aleja de los combustibles fósiles.

Cualquier comprador aún tendría que solicitar y recibir una gran cantidad de licencias gubernamentales adicionales para comenzar a buscar crudo, desde aprobaciones de perforación hasta autorizaciones de acoso animal, derechos de paso y permisos de contaminación.

 

 

No pierdas la oportunidad de leer este reportaje: 

Vehiculos Electrico Hidrogeno Foto Ref

Te puede interesar: