¿Qué tan estricto será Joe Biden en la industria del shale de EE.UU.? - World Energy Trade

¿Qué tan estricto será Joe Biden en la industria del shale de EE.UU.?

Es probable que el fracking se vuelva más caro con Joe Biden. Fotografía: Joshua Roberts

Es probable que el fracking se vuelva más caro con Joe Biden. Fotografía: Joshua Roberts

América

El presidente electo planea reducir los incentivos para el fracking, pero no ha llegado a una prohibición

El resultado de las elecciones de EE.UU. ha arrojado una larga sombra sobre las tierras de shale del país. Joe Biden quiere hacer de la crisis climática su máxima prioridad, despertando una esperanza real en los esfuerzos mundiales para evitar una catástrofe medioambiental y una preocupación real para los operadores de shale.

Los planes climáticos del presidente electo incluyen el regreso al acuerdo climático de París, 2 billones de dólares (1,5 billones de libras esterlinas) de gasto en energía limpia y la ambición de crear un sistema energético estadounidense neutro en cuanto a las emisiones de carbono para 2035 mediante "reducciones agresivas de las emisiones".

Canadá presenta estrategia basada en hidrógeno para impulsar la industria de combustibles limpios
POLÍTICA
Canadá presenta estrategia basada en hidrógeno para impulsar la industria de combustibles limpios

También se apresuró a rechazar las afirmaciones de la campaña de Donald Trump de que planeaba extinguir la industria con la prohibición del fracking.

El ex vicepresidente dijo a los votantes del estado de Pensilvania antes de las elecciones que el fracking "tiene que continuar porque necesitamos una transición", y dijo que no había ninguna razón para eliminarlo "ahora mismo".

Entonces, ¿qué tan duro será el nuevo gobierno de EE.UU. con la industria del shale?

Cuando se le preguntó a principios de mes si los productores de shale deberían preocuparse por la nueva administración, el secretario de energía de EE.UU., Dan Brouillette, respondió: "Por supuesto". Le dijo al canal de noticias de CNBC: "Creo que deberían estarlo, francamente, porque hay algunos en el Congreso que van a impulsar una política climática que va a ser muy agresiva. Así que puede haber alguna preocupación por parte de esas personas."

No hay duda de que la victoria de Biden significará un lento y constante declive para una industria de combustibles fósiles que ha florecido bajo el ligero toque de la administración Trump. Pero es probable que el destino de la industria sea un cuidadoso desmantelamiento en lugar de una destrucción inmediata.

Biden dijo a los votantes durante la campaña electoral que "se apartaría de la industria petrolera" porque "contamina significativamente" y tiene que ser reemplazada por energía renovable con el tiempo.

Biden también dijo: "No vamos a deshacernos de los combustibles fósiles. Nos estamos deshaciendo de los subsidios a los combustibles fósiles, pero no nos vamos a deshacer de los combustibles fósiles por mucho tiempo".

Muchos creen que a medida que la nueva administración aborda la pandemia del coronavirus y sus consecuencias económicas, cualquier acción contra los combustibles fósiles deberá equilibrarse con el impacto a corto plazo en los empleos.

La industria del petróleo y gas de los Estados Unidos contribuye a apuntalar la economía mediante el apoyo a unos 10 millones de empleos cualificados, permitiendo un transporte por carretera relativamente barato y generando más de un tercio de la electricidad del país. La pandemia de coronavirus ha causado la pérdida de 100.000 puestos de trabajo en la industria, ya que los pozos se vieron obligados a cerrar.

Se espera que Biden tome medidas que inclinen suavemente la economía de mercado contra los combustibles fósiles, reduciendo gradualmente la cantidad de petróleo y gas que se puede producir y aumentando los costos. Planea limitar las reservas que los fracturadores pueden explotar libremente, reducir la demanda final de combustibles fósiles construyendo un sistema de electricidad verde y vehículos eléctricos, y aumentar el costo de producción de cada barril para ajustar los beneficios de la industria.

Es probable que su movimiento más decisivo se centre en la reducción de la perforación en tierras federales. La mayor parte de la actividad del shale se lleva a cabo en tierras de los estados de EE.UU. o de propiedad privada, sólo alrededor del 22% de la producción de petróleo de EE.UU. y el 13% de la producción de gas natural se produce a partir de licencias que son de propiedad federal. La medida podría reducir hasta 2 millones de barriles al día de la producción total de petróleo y gas de EE.UU. para finales de 2024, según los analistas de la rama de análisis de S&P Global Platts.

Es poco probable que este impacto sea demasiado fuerte a corto plazo, según Artem Abramov, un analista de Rystad Energy. "La prohibición de permisos en terrenos federales ha atraído mucha atención durante la campaña presidencial, y hay algunos operadores que están preocupados", dijo. "Pero no creo que ellos vean esto como un completo rompimiento del acuerdo para el crecimiento futuro."

Muchos operadores de shale han acelerado la solicitud de permisos en tierras federales en anticipación a los cambios de política, que deberían apoyar el crecimiento a corto y medio plazo. La actividad de fracturación posterior migrará de las áreas federales a las restantes áreas privadas y estatales, de modo que el impacto será atenuado.

Algunos operadores son incluso optimistas en cuanto a que podría haber un auge del gas a corto plazo, ya que la Casa Blanca toma medidas para ayudar a desplazar el carbón en el sistema energético de los Estados Unidos para reducir las emisiones. El carbón se usó para generar casi un cuarto de la electricidad de EE.UU. el año pasado, en comparación con el 38% para el gas.

Es probable que el Fracking se encarezca bajo el mandato de Biden, que se espera que retire muchos incentivos fiscales e imponga reglamentos más estrictos sobre las emisiones de metano y otras protecciones ambientales.

El resultado neto podría añadir entre 5 y 6 dólares por barril al costo de producción, según los analistas de Goldman Sachs, lo que podría hacer que para algunos operadores no sea rentable en un mercado mundial en el que las previsiones de precios son significativamente más bajas que antes de la pandemia.

Esto probablemente aceleraría la consolidación de los operadores cargados de deudas en las compañías de petróleo y gas más eficientes financieramente que están preparadas para liderar la recuperación de la industria en los años venideros, dijo Abramov. "Pero cualquier cosa podría suceder. Así que esa es la mayor preocupación para los productores de shale".

 

Noticia tomada de: The Guardian / Traducción libre del inglés por World Energy Trade

 

 

No pierdas la oportunidad de leer este reportaje: 

Vehiculos Electrico Hidrogeno Foto Ref

Te puede interesar: