El paquete de estímulo de EE.UU. para Covid-19 puede ser el impulso que requiere la captura de carbono - World Energy Trade

El paquete de estímulo de EE.UU. para Covid-19 puede ser el impulso que requiere la captura de carbono

El nuevo proyecto de ley proporciona una extensión crucial y más dinero para incentivo a la innovación.

El nuevo proyecto de ley proporciona una extensión crucial y más dinero para incentivo a la innovación.

América

El proyecto de ley de gastos generales y de ayuda de Covid-19 aprobado por el Congreso de los EE. UU. incluye una cantidad sorprendente para los ambientalistas, con nuevos fondos para el desarrollo eólico y solar, así como una extensión del crédito fiscal 45Q, que ofrece a las empresas una exención fiscal por capturar carbono.

Sin duda que la captura de carbono es una industria que necesita un impulso. Si el mundo va a cumplir su objetivo de mantener el aumento de la temperatura por debajo de los 2 °C en comparación con los niveles preindustriales. Todos, desde el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático hasta la Agencia Internacional de Energía, están de acuerdo en que el mundo debe capturar y almacenar mucho más carbono del que se realiza actualmente.

Según la Agencia Internacional de la Energía (IEA, por sus siglas en inglés), probablemente se requiera capturar entre el 10% y el 20% de las aproximadamente 35 mil millones de toneladas métricas de carbono que producimos anualmente para prevenir los peores efectos del cambio climático.

Actualmente, el mundo captura alrededor de 40 millones de toneladas al año, un 0.1% de nuestras emisiones anuales totales.

La industria global de captura de carbono es tan pequeña, que Estados Unidos, que tiene solo una docena de instalaciones comerciales en funcionamiento, y es su líder indiscutible.

Hay muchas razones por las que la tecnología de captura de carbono no ha tenido auge, pero la principal es que es costosa y durante mucho tiempo no hubo incentivos para que los grandes emisores, como las refinerías de petróleo o las cementeras, invirtieran en hacer rentable la tecnología.

En teoría, eso cambió en 2018, cuando el Congreso amplió en gran medida el crédito fiscal 45Q para permitir a las empresas deducir hasta US$ 50, en lugar de US$ 20, por tonelada métrica de carbono capturado y almacenado permanentemente bajo tierra.

El 45Q tambien incluye US$ 35 de crédito fiscal por tonelada métrica de CO2 capturado y utilizado, como para mejorar la recuperación de petróleo.

¿Dónde estaba el problema con el 45Q?

Este crédito fiscal, en su forma original de 2008, vino con un inconveniente: se aplica solo a los proyectos que comiencen a construirse en 2023.

Los proyectos de captura de carbono son muy complicados. Según la Carbon Capture Coalition (CCC), se necesitan unos cinco años en promedio para obtener los permisos para comenzar la construcción.

En los dos años transcurridos desde que se expandió 45Q, con grandes expectativas de que inspiraría muchos proyectos nuevos, ninguno se ha lanzado. Brad Crabtree, director de CCC, dijo que varias docenas están en la etapa de desarrollo, pero muchas de ellas corren ahora el riesgo de ser abandonadas a consecuencia de la pandemia.

La nueva extensión

Entonces, el Congreso intervino nuevamente. No solo extendió el crédito fiscal hasta 2025, el proyecto de ley de financiamiento también agregó alrededor de US$ 2 mil millones para financiar seis proyectos para demostrar la operabilidad en el mundo real de nuevas tecnologías innovadoras de captura de carbono.

Significativamente, dos de ellos están reservados para plantas de acero y cemento, a diferencia de los servicios públicos, donde las inversiones anteriores han llevado a grandes fallas.

Actualmente, solo hay una planta siderúrgica en el mundo con captura de carbono, en Abu Dhabi, y la primera fábrica de cemento con captura de carbono se construirá en Noruega.

¿Qué esperar ahora de manera realista?

El director Crabtree dijo que sería bueno si aproximadamente 30 nuevos proyectos, casi el triple de la capacidad actual del país, se pusieran en funcionamiento.

Si bien eso no capturará suficiente carbono a corto plazo, podría ser suficiente para nutrir una industria en apuros, de la misma manera en que los créditos fiscales en la Ley de Recuperación y Reinversión Estadounidense de 2009 ayudaron a acelerar la energía eólica y solar.

El objetivo principal del crédito es demostrar que la tecnología funciona y los costos pueden reducirse para que pueda comenzar un círculo virtuoso de inversión y construcción.

 

 

No pierdas la oportunidad de leer este reportaje: 

Vehiculos Electrico Hidrogeno Foto Ref

Te puede interesar: