Saudi Aramco suspende multimillonarios proyectos petroquímicos y de gas en todo el mundo - World Energy Trade

Saudi Aramco suspende multimillonarios proyectos petroquímicos y de gas en todo el mundo

Preservar el pago de dividendos lo obliga a recortar importantes inversiones

Preservar el pago de dividendos lo obliga a recortar importantes inversiones

Refinación
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

En virtud de la determinación de la gigante petrolera estatal Saudi Aramco de preservar el pago de dividendos, se ha visto obligada a archivar diversos acuerdos y proyectos de desarrollo petroquímicos y de gas que formaban parte de la estrategia de largo plazo para su diversificación internacional.

La compañía petrolera más grande del mundo está abandonando o postergando diversos proyectos que marcarían la entrada de Aramco en la producción de petróleo o gas fuera de Arabia Saudita.

Actualmente está revisando una decisión del año pasado de comprar el 25% de la terminal de gas natural licuado de Sempra Energy en Texas, que costaría varios miles de millones de dólares, y ya ha retirado parte del personal del proyecto.

La industria del petróleo y el gas se está volviendo remota
OIL & GAS
La industria del petróleo y el gas se está volviendo remota

En mayo de 2019, Saudi Aramco acordó comprar una participación en la terminal de exportación de GNL de Texas de Sempra Energy, lo que le daría al mayor exportador de petróleo del mundo un punto de apoyo en el comercio mundial de gas y lo convertiría en un actor líder mundial en GNL.

También está la suspensión de los planes para construir una planta de crudo a químicos de US$ 20 mil millones en Yanbu en la costa del Mar Rojo del reino.

 

Tiene sentido recortes de gastos de capital

Los cambios de estrategia se producen cuando la firma saudí intenta cumplir su compromiso de pagar un dividendo de US$ 75,000 millones anuales durante los próximos años.

Competidores como BP Plc y Royal Dutch Shell Plc recortaron drásticamente los pagos a los accionistas cuando la pandemia de coronavirus destruyó la demanda de energía a nivel global.

Los precios del petróleo se han más que duplicado desde abril a alrededor de US$ 45 por barril, pero aún han bajado más del 30% en lo que va de año.

Hay un exceso de oferta en el mercado del petróleo y es posible que la recuperación total no se produzca hasta 2022, dijo Mazen Al Sudairi, jefe de investigación de Al Rajhi Capital en Riyadh.

Aramco está atravesando uno de los períodos más turbulentos de la industria petrolera a menos de un año de que la empresa comenzara a cotizar en la bolsa de valores de Riad. La oferta pública inicial trajo un escrutinio adicional a la firma que alguna vez fue secreta, aunque el gobierno saudí todavía posee el 98%.

El CEO de Aramco, Amin Nasser, ya ha reducido drásticamente la inversión en 2020 a tan solo US$ 25 mil millones desde el objetivo original de alrededor de US$ 40 mil millones, y probablemente la reducirá aún más el próximo año.

Todos los principales proyectos totalmente nuevos (greenfield projects) de Aramco, que implican la construcción de plantas desde cero, están en revisión y es probable que la empresa invierta en activos existentes.

Las implicaciones de desistir de los proyectos

Retrasar los proyectos químicos y de gas es un golpe para los planes de Aramco de diversificarse del negocio de bombeo y venta de petróleo. Como parte de esa estrategia, la compañía tenía como objetivo duplicar la capacidad de refinación para impulsar su unidad downstream.

Para ello compró este año una participación en la petroquímica estatal de Arabia Saudita Sabic por US$ 69 mil millones, con lo cual ingresa a nuevas industrias manufactureras.

El proyecto de Yanbu. Aramco planeaba construir la planta de Yanbu con Sabic para crear una nueva salida para su crudo, ya que el cambio global hacia una energía más verde empeora las perspectivas de demanda a largo plazo de productos derivados del petróleo.

Una opción para Yanbu es construir instalaciones petroquímicas e integrarlas con las refinerías existentes. Aramco terminará un estudio de factibilidad hacia fines de año, así lo informaron las fuentes.

"Formaba parte de su plan futuro para proteger la demanda de petróleo y su negocio downstream", dijo Robin Mills, fundador de la consultora Qamar Energy, con sede en Dubai.

Aramco todavía está trabajando en un plan de US$ 15.000 millones para comprar las divisiones químicas y de refinación de la firma india Reliance Industries Ltd., dijo Nasser a los periodistas en agosto pasado.

La terminal de gas en Texas. Salirse de las instalaciones de exportación de Texas LNG perjudicaría los planes de Aramco de construir un negocio global de gas. Aramco y Sempra ya han postergado para 2021 la decisión final de inversión en el proyecto, que debía comenzar a producir GNL a finales de esta década.

Si bien los precios mundiales del gas también han caído como consecuencia de la pandemia, algunos analistas pronostican una escasez de suministro alrededor de 2025, justo cuando se suponía que la terminal de Port Arthur entraría en funcionamiento.

El gas es una materia prima importante para los productos químicos y una alternativa más limpia al carbón como combustible para las centrales eléctricas.

“Desarrollar un negocio serio de GNL desde cero es difícil, aunque podría decirse que ahora sería el momento de comenzar”, dijo Mills.

Aramco también suspendió otros proyectos, incluido un complejo de refinación y petroquímicos de US$ 10 mil millones en China, informó Bloomberg el mes pasado. Aramco dijo en respuesta que todavía estaba comprometido con las inversiones downstream en China.

La compañía reaccionó a la caída de los precios del petróleo este año reorganizando a su alta dirección, reestructurando las unidades de negocio, suspendiendo algunas perforaciones y despidiendo a cientos de trabajadores, en su mayoría extranjeros.

 

Te puede interesar: