Saudi Aramco reevalúa sus planes de expansión mundial en el sector downstream - World Energy Trade

Saudi Aramco reevalúa sus planes de expansión mundial en el sector downstream

La compañía se enfrenta a un difícil conjunto de opciones mientras debe apresurarse a ahorrar efectivo

La compañía se enfrenta a un difícil conjunto de opciones mientras debe apresurarse a ahorrar efectivo

Refinación
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Saudi Aramco, el mayor productor de petróleo y el más rentable del mundo, no ha estado ajena a las consecuencias de la drástica caída de los precios ocurrida este año, esta revolución en la industria la ha llevado a realizar cambios que en otras circunstancias hubiesen sido impensables.

El gigante petrolero estatal de Arabia Saudita depende de la producción de crudo para generar el efectivo que necesita para pagar dividendos a los inversores y financiar una gran parte del gasto público del reino saudita.

Ante el panorama nada positivo para la industria petrolera, Aramco puede verse obligado a tomar decisiones que antes eran imposibles: abandonar acuerdos y vender activos.

Los cambios por venir

El primero en la cadena de decisiones podría ser desistir de su plan para construir una red de refinerías en los mercados más grandes del mundo en un intento por extraer más valor de cada barril de crudo que produce.

También los acuerdos para ingresar al negocio de refinación en China e India, dos de los mayores consumidores de energía del mundo, parecen haberse suspendido en las últimas semanas.

El miércoles 2 de septiembre, varios informes de medios sugirieron que Aramco también retrasaría la expansión de una importante refinería en los Estados Unidos.

Aramco se encuentra en este momento en un proceso completo de reevaluación de sus estrategias comerciales.

Algunos acuerdos en el extranjero alcanzados antes de la pandemia, incluso los de gran importancia geopolítica, podrían quedar en suspenso. Se está reevaluando una empresa conjunta con Norinco (China North Industries Group Corporation Limited) para construir un complejo de refinación de US$ 10 mil millones en China, que se anunció durante el viaje de alto perfil del príncipe heredero en 2019.

También lo es un acuerdo para comprar una participación del 20% del negocio de refinación y petroquímicos de Reliance Industries de India.

The Wall Street Journal informa que Aramco también está revisando una inversión de US$ 6.6 mil millones para agregar producción petroquímica en su refinería Motiva en Texas, y que una colaboración de gas natural con Sempra Energy también se enfrenta a revisión.

Los proyectos de refinación en particular involucrarán grandes inversiones de capital y pueden no contribuir a generar efectivo durante algunos años, lo cual es un gran riesgo con los precios del petróleo tan bajos.

Aramco anunció la creación de una nueva división que reevaluará la cartera de la compañía a partir de este mes, con el objetivo de promover "la resiliencia, la agilidad y la capacidad para responder a la dinámica cambiante del mercado".

¿Puede tener consecuencias a largo plazo estos cambios?

La industria del petróleo y el gas se está volviendo remota
OIL & GAS
La industria del petróleo y el gas se está volviendo remota

Si Aramco renunciara a estos proyectos, podría alterar drásticamente los planes comerciales a largo plazo de la compañía. Los acuerdos con China e India tenían como objetivo bloquear compradores en grandes mercados, mientras ayudaban a Aramco a diversificar su negocio más allá de la producción de grandes cantidades de crudo, una estrategia seguida por otras grandes empresas petroleras.

En un discurso en julio, el presidente de Reliance, Mukesh Ambani, señaló que el acuerdo no había progresado como se esperaba debido a "circunstancias imprevistas en el mercado energético". Pero reiteró que la relación de Reliance con Aramco abarca dos décadas, y agregó que el proceso probablemente se completará a principios de 2021.

La realineación de prioridades podría tener consecuencias a largo plazo para la empresa y el reino saudí, dada la naturaleza políticamente sensible de algunos proyectos.

Retomar algunos de estos proyectos puede que ya no sea posible, su factibilidad y oportunidad seguramente ya no serán económicamente rentables o inclusive ya no estén disponibles.

Precios bajos por largo tiempo

Un enorme obstáculo para Aramco es la perspectiva desfavorable en la recuperación sostenida de los precios del petróleo. Los futuros del crudo Brent, el índice de referencia mundial, aún están un 33% más bajo de lo que comenzaron el año.

Entre abril y junio, la utilidad neta de Aramco se desplomó más del 73% a US$ 6.6 mil millones, ya que los bloqueos necesarios por la pandemia redujeron drásticamente la demanda de productos energéticos.

El CEO de Aramco, Amin Nasser, dijo el mes pasado que a medida que las economías comienzan a reabrirse, la demanda está experimentando una "recuperación parcial". Aun así, los analistas están haciendo retroceder sus horizontes para una recuperación total, mientras que algunos en la industria cuestionan abiertamente si la demanda mundial de petróleo ya ha alcanzado su punto máximo.

Requisitos indispensables para la recuperación de los precios

Jim Burkhard, jefe de mercados petroleros de IHS Markit, dijo recientemente a sus clientes que la demanda no alcanzará los niveles previos a la pandemia hasta al menos el final del primer trimestre de 2021.

Para que la demanda regrese por completo y en consecuencia se recuperen los precios, debe volver a la normalidad los viajes, especialmente los viajes en avión y los desplazamientos al trabajo, y esto no sucederá hasta que haya contención del virus y vacunas efectivas.

Los compromisos de pago de dividendo, una pesada carga

El escenario plateado anteriormente se torna particularmente difícil para Aramco porque tiene compromisos durante los próximos 5 años de realizar pago de dividendos anuales durante por US$ 75 mil millones.

Esos dividendos fueron una parte central del discurso para los inversores durante su oferta pública inicial (IPO) en diciembre de 2019, y son una razón crucial por la que Aramco todavía vale US$ 1.9 billones, lo que la convierte en la segunda empresa pública más valiosa del mundo detrás de Apple.

 

Actualmente, las acciones de Aramco cotizan alrededor de un 13% por encima de su precio de salida a bolsa.

Sus pares, como BP y Shell han reducido sus dividendos para ayudar a preservar el efectivo, pero para Aramco, esa no es una opción.

El valor de las acciones de Aramco es elevado y si en su estrategia está continuar atrayendo más inversores, es necesario mantener el pago de dividendos en los niveles actuales.

El reino saudí sigue siendo sueño de caso el 98% de la compañía, en consecuencia también se espera que Aramco haga pagos al gobierno saudí, que depende de los ingresos del petróleo para financiar grandes gastos en diferentes sectores.

De los pagos de Aramco al gobierno dependen importantes planes de desarrollo y diversificación de la economía más allá del petróleo.

La caída de los precios del petróleo podría obligar al príncipe heredero Mohammed bin Salman a ajustar su plan Visión 2030 cuyo objetivo principal es reducir la dependencia de Arabia Saudita de las exportaciones de crudo, este incluye varios proyectos turísticos masivos y la construcción de una ciudad futurista.

Aramco no tiene muchas opciones

Abandonar acuerdos es una de las pocas opciones disponibles para Aramco. No puede simplemente bombear más petróleo debido a su membresía en la OPEP, que acordó recortes récord de producción en abril.

Si bien la OPEP está comenzando a aumentar la producción nuevamente, el cartel y sus aliados aún planean producir 7.7 millones de barriles por día menos de lo que eran antes de los recortes hasta fines de este año.

Un giro importante hacia una energía más sostenible, en la línea de BP que anunció un aumento de diez veces en las inversiones anuales bajas en carbono para 2030, también es poco probable dada la integración de Aramco con el estado saudí.

"Arabia Saudita es un estado petrolero y Aramco es una compañía petrolera", dijo Iman Nasseri, director para Medio Oriente en Facts Global Energy. Es más probable que Aramco se posicione como una "fuente confiable y sostenible de combustibles fósiles" mientras se mantenga la necesidad del producto.

 

Te puede interesar: