Rusia busca atraer a Shell hacia un nuevo proyecto petrolero en el Ártico - World Energy Trade

Rusia busca atraer a Shell hacia un nuevo proyecto petrolero en el Ártico

El mes pasado vio la primera entrega de petróleo del Ártico de Gazprom Neft a China

El mes pasado vio la primera entrega de petróleo del Ártico de Gazprom Neft a China

Producción
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El centro de la potencia rusa relacionada con los hidrocarburos son las reservas de petróleo y gas del sector ártico. Éstas comprenden más de 35.700 millones de metros cúbicos de gas natural y más de 2.300 millones de toneladas métricas de petróleo y condensado, principalmente localizadas en las penínsulas de Yamal y Gydan.

Según los recientes comentarios del Presidente de Rusia, Vladimir Putin, en los próximos 10 ó 15 años se producirá una expansión espectacular de la extracción de estos recursos del Ártico y la construcción de la Ruta Marítima Septentrional (RNM) como principal vía de transporte para monetizar estos recursos en los mercados mundiales de hidrocarburos.

Para estos fines, la semana pasada se anunció una empresa conjunta entre la tercera compañía petrolera más grande de Rusia por su producción y la rama petrolera del gigante estatal de gas Gazprom, Gazprom Neft, y la súper-grande anglo-holandesa, Royal Dutch Shell (Shell).

Las dos mayores empresas energéticas de China venden activos por $ 56 mil millones
OIL & GAS
Las dos mayores empresas energéticas de China venden activos por $ 56 mil millones

En términos generales, el JV se centrará en la exploración y el desarrollo de los recursos de petróleo y gas a lo largo de la zona de la península de Gydan, con un enfoque inmediato en los bloques de licencia Leskinsky y Pukhutsyayakhsky.

Hasta la fecha, según Gazprom Neft, se han realizado pocos trabajos de exploración en esos dos bloques de licencia, que se encuentran a una distancia considerable de cualquier infraestructura de transporte y de petróleo y gas existente.

Dicho esto, ambos parecen ser buenos prospectos, ya que se estima que el bloque Leskinsky (situado en el distrito Taimyr de Krasnoyarsk) contiene al menos 100 millones de toneladas métricas (733 millones de barriles) de equivalente de petróleo en su área de más de 3.000 kilómetros cuadrados, según Gazprom Neft. Se estima que el bloque Pukhutsyayakhsky contiene al menos 35 millones de toneladas métricas (256,5 millones de barriles) de equivalente de petróleo, aunque en una zona de exploración y desarrollo mucho más pequeña (800 km cuadrados).

Según Gazprom Neft, se han completado estudios sísmicos bidimensionales en ambos bloques, dando resultados positivos, y la perforación del primer pozo en el bloque Leskinsky está programada para el 2020. Gazprom Neft-GEO actuará como operador en los trabajos de exploración en ambos bloques, y después de las aprobaciones corporativas y reglamentarias habituales, el acuerdo debería completarse a finales de año, y cada socio participará exactamente en un 50% en el JV.

El desarrollo de los dos bloques aumentará claramente el negocio de Gazprom Neft, cada vez más orientado al Ártico, y la zona representará alrededor del 30% de la producción de petróleo de la empresa en 2019. La empresa comenzó a exportar el petróleo producido en el sector ártico ya en 2013 y desde entonces ha suministrado al menos 40 millones de toneladas de petróleo -incluyendo las mezclas ARCO (campo Prirazlomnoye) y Novy Port (campo Novoportovskoye)- a varios países europeos.

El mes pasado vio la primera entrega de petróleo del Ártico de Gazprom Neft a China a través de la NSR y la semana pasada vio una similar, aunque para la rusa Novatek, con su entrega inaugural de un cargamento de gas natural licuado (GNL) de su proyecto insignia Yamal LNG a Japón a través de la NSR.

Ambas entregas ponen de relieve el potencial de aumentar exponencialmente las exportaciones de productos de petróleo y gas a los principales mercados asiáticos a través de la ruta de entrega oriental del NSR. Con este fin específico, Novatek está trabajando actualmente en el desarrollo de una terminal de transbordo en Kamchatka para permitir que el GNL se descargue de la flota de buques cisterna especializados en hielo a los buques tradicionales de GNL.

La semana pasada, el primer vicepresidente de Novatek, Lev Feodosyev, declaró que estos esfuerzos para mejorar su logística de exportación de GNL: "ampliará significativamente nuestras oportunidades de entregar y suministrar GNL a un costo competitivo a toda la región de Asia y el Pacífico".

Todos estos acontecimientos se han producido a pesar de las sanciones que los Estados Unidos siguen imponiendo a Rusia, principalmente como resultado de la anexión de Crimea por parte de Rusia en 2014, y la retórica negativa de los Estados Unidos sobre la expansión de los hidrocarburos rusos está aumentando.

Lo más notable es que el 15 de julio el Departamento de Estado de los Estados Unidos actualizó parte de su legislación relativa a la "Ley para contrarrestar los adversarios de los Estados Unidos mediante sanciones" (CAATSA) para permitir que se seleccionen como objetivo las empresas que participan en la construcción del enlace de gas Nord Stream 2 con Alemania y la segunda línea del gasoducto TurkStream hacia el sur de Europa.

Puede ser que la participación de Shell en el JV con Gazprom Neft en el Ártico sea una reacción, al menos en parte, a las crecientes amenazas de EE.UU. en Europa. Tan recientemente como en abril se informó de que Shell se había retirado de un acuerdo más amplio con Gazprom Neft para desarrollar cinco campos y áreas de licencia en la región de Yamal-Nenets.

Esa empresa conjunta había sido tentativamente nombrada "Meretoyakhaneftegaz" y también había involucrado a la española Repsol, hasta que también se retiró un mes después de Shell. El proyecto "Meretoyakhaneftegaz" parecía ser una adición natural a la huella operacional de Shell en Rusia, que incluye una participación en la empresa conjunta petrolera Salym Petroleum con Gazprom Neft y una asociación en el gran proyecto de petróleo, gas y GNL de Sakhalin 2.

En el momento en que se retiró, Shell declaró que había abandonado el proyecto debido al "difícil entorno externo", aunque no estaba claro si eso significaba el panorama operacional, la actitud cada vez más hostil de los Estados Unidos para hacer negocios con Rusia o una combinación de ambos. Sin embargo, está claro que Shell es también uno de los cinco principales inversores de Nord Stream 2, junto con la francesa Engie, la austríaca OMV y las alemanas Uniper y Wintershall Dea (cada una de las cuales se comprometió a pagar 950 millones de euros).

 

Más información en: OilPrice / Traducción libre del inglés por World Energy Trade

Te puede interesar: