Empresas de combustibles fósiles: ¿valdrá la pena el rescate? - World Energy Trade

Empresas de combustibles fósiles: ¿valdrá la pena el rescate?

Al menos 90 compañías de combustibles fósiles, se beneficiarán del programa de recompra de bonos

Al menos 90 compañías de combustibles fósiles, se beneficiarán del programa de recompra de bonos

General
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Las compañías de combustibles fósiles y las empresas de servicios de carbón en los Estados Unidos, están preparadas para una bonanza potencial bajo los planes del gobierno federal con el fin de rescatarlos por la crisis del coronavirus.

OIL & GAS
Perforadores verán cancelaciones de contratos de hasta US$ 3 mil millones

Al menos 90 compañías de combustibles fósiles, muchas de ellas gigantes establecidas, como ExxonMobil, Chevron y Koch Industries, se beneficiarán del programa de recompra de bonos de coronavirus de la Reserva Federal, junto con más de 150 empresas de servicios públicos, incluidas firmas pesadas en carbón como American Electric Power y Duke Energía.

Se espera que el esquema de recompra de bonos valga al menos $ 750 mil millones en total y beneficie a miles de empresas para fines de septiembre. El tamaño del pago que podría destinarse a combustibles fósiles y servicios públicos aún se desconoce. 

Según el análisis, diez de las 40 principales compañías de fracking serían elegibles para presentar una solicitud. No se sabe si alguna de estas compañías solicitará el apoyo, aunque se espera que muchas lo hagan. La caída en los precios del petróleo ha llevado a las compañías petroleras al desorden, mientras que la caída del uso de energía, debido a la crisis, también ha tenido un impacto en las centrales eléctricas y los servicios públicos que funcionan con carbón. 

Empresas de combustibles fósiles – Gestión gubernamental

El pensamiento que domina al gobierno estadounidense es que los combustibles fósiles son un pilar de la economía del país. Con compañías como Exxon Mobil que producen ingresos y empleos de los que no pueden permitirse prescindir, es obvio su inclinación hacia el rescate. Es más, tanto es así que existe una mitología persistente: los combustibles fósiles de EE. UU., son demasiado grandes para fracasar.

No obstante, la posición de los combustibles fósiles en la economía estadounidense es menos segura de lo que parece. De hecho, enfrenta desafíos estructurales sustanciales que se verán exacerbados por la crisis de Covid-19, pero que no terminarán con ella. Durante años, la industria ha estado mermando valor, asumiendo deudas, perdiendo el favor de las instituciones financieras y los inversores, así como recurriendo cada vez más a la gestión de los gobiernos para sobrevivir.

Solo en los EE. UU., la industria está buscando acceso a una variedad de fondos de estímulo, alivio de una variedad de regulaciones de contaminación y el uso de la reserva estratégica de petróleo para impulsar los precios. Recientemente, la Reserva Federal cambió sus reglas para permitir que las empresas más grandes tengan acceso a los "préstamos de la calle principal". Los registros muestran que las compañías de combustibles fósiles ya han recibido $ 50 millones en préstamos destinados a pequeñas empresas.

El virus no ha frenado los intentos de la administración Trump de ayudar a la industria. Está destripando los estándares de economía de combustible, que según su propia estimación, aumentará la contaminación y eliminará 13.500 empleos al año.

Combustibles fósiles – Estrategia de Trump

El presidente de los Estados Unidos está negociando con Arabia Saudita y Rusia para recortar el suministro de petróleo, por otro lado, tiene al Departamento de Energía comprando millones de barriles de petróleo para la reserva estratégica, todo para tratar de aumentar el precio del crudo y ayudar a las grandes petroleras en dificultades.

Un grupo de senadores republicanos está presionando para que las compañías de combustibles fósiles, incluidas las de carbón, sean elegibles para el fondo de recuperación de pequeñas empresas.

El administrador de la EPA, Andrew Wheeler, anunció que la administración, desafiando una enorme cantidad de evidencia y recomendaciones de los científicos, no endurecerá las restricciones sobre la contaminación por hollín. Además, debilitará los estándares sobre el mercurio y otros metales tóxicos de las plantas de energía a base de combustibles fósiles, nuevamente en oposición al consenso científico.

Lo anterior está basado en un análisis de costo-beneficio, lamentablemente manipulado, el cual excluyó deliberadamente la mayoría de los patrocinios. En general, la administración está haciendo todo lo posible para ayudar a los combustibles fósiles. Pero La industria se tambalea por razones que son anteriores a Covid-19.

Combustibles fósiles - ¿vale la pena desperdiciar el dinero?

Aunque Trump piense lo contrario, no tiene sentido desperdiciar dinero de estímulo en combustibles fósiles. Lento pero seguro, el mundo está comenzando a tomar en serio el calentamiento global, cambiando la atención y la inversión a materiales y fuentes de energía que no producen emisiones de gases de efecto invernadero.

A medida que más y más jurisdicciones, instituciones e inversores se alejen de los combustibles fósiles, los que tengan activos intensivos en carbono se convertirán en objetivos de un activismo legal y cívico, cada vez más intenso que los responsabilizará por los daños.

El informe del Centro de Derecho Ambiental Internacional (CIEL), concluye con recomendaciones para inversores, países fronterizos y comunidades locales: tenga en cuenta la debilidad a largo plazo de los combustibles fósiles al tomar decisiones sobre el futuro. También argumenta que los funcionarios públicos "no deberían desperdiciar recursos limitados de respuesta y recuperación en rescates, alivio de la deuda o apoyos similares para compañías petroleras, de gas y petroquímicas".

Dadas las inclinaciones bien establecidas de Trump y los republicanos del Congreso, es probable que esa recomendación caiga en oídos sordos, al menos en los Estados Unidos. Si los demócratas no reúnen el coraje para detenerlos, y no parece que lo harán, es probable que el Partido Republicano continúe inundando la industria de los combustibles fósiles con favores, mientras que rechaza la ayuda a la industria de la energía limpia.

Conclusión – ¿Transición energética retrasada?

Pueden retrasar un poco la transición a la energía limpia, pero es imposible detenerla. Agregar dinero de estímulo a la dieta, ya rica en subsidios de los combustibles fósiles, permitirá un poco más de contaminación y daño a la salud pública por un corto tiempo, pero es solo un retraso.

Afortunadamente, otros países establecerán una posición dominante en algunas de las industrias de mayor crecimiento del siglo XXI. Sería una pena salir de esta crisis, aún aferrada al pasado, en lugar de enfrentar y prepararse para el futuro.

Te puede interesar: