Con la retirada de Rusia y Arabia Saudita, la industria petrolera de EE.UU. parece haber evitado lo peor - World Energy Trade

Con la retirada de Rusia y Arabia Saudita, la industria petrolera de EE.UU. parece haber evitado lo peor

Las pérdidas de empleo y las bancarrotas parecen inevitable, sin embargo, la industria petrolera sobrevivirá

Las pérdidas de empleo y las bancarrotas parecen inevitable, sin embargo, la industria petrolera sobrevivirá

General
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Rusia y Arabia Saudita, que hace solo un mes esperaban socavar a los productores estadounidenses, han retirado las amenazas de bombear más petróleo a un mercado ya saturado. Ambas naciones parecen haber reconocido que la apuesta también les estaba causando graves problemas económicos. 

El cambio en el curso daría a las compañías estadounidenses espacio para reducir gradualmente la producción en sus propios términos, sin mandatos gubernamentales o regulatorios, ya que invierten mucho menos en exploración y producción. 

OIL & GAS
Cierra la terminal de crudo más grande de Medio Oriente

Con suerte, la industria petrolera estadounidense ha evitado el peor de los casos. Todavía habrá quiebras, pero por el momento, los temores de que habría una destrucción total de la industria ahora pueden dejarse de lado, porque lo peor de la guerra de precios ha pasado. 

Lo que sucedió en los últimos días puede apoyar una industria que emplea directa e indirectamente a casi 10 millones de estadounidenses. El aumento en la producción estadounidense en los últimos años ha reducido la dependencia del petróleo extranjero y ha bajado los precios en las estaciones de servicio para los consumidores. 

Quedan incertidumbres para la industria 

Las cumbres virtuales de las naciones productoras de petróleo y los ministros de energía del Grupo de los 20 el jueves y el viernes pasado, terminaron con cierta ambigüedad, cuando México se opuso a un acuerdo creado por Rusia y Arabia Saudita para reducir colectivamente la producción en 10 millones de barriles por día. 

Pero las dos potencias petroleras parecían listas para dar un pase a México, después de que el presidente Trump hizo una vaga promesa de que Estados Unidos haría los recortes que su vecino del sur se negó a hacer.

Los negociadores de Arabia Saudita, México y Estados Unidos hablaron varias veces durante el fin de semana para resolver los detalles de un compromiso.

Miembros sauditas de la Organización de Países Exportadores de Petróleo habían entrado en conversaciones con la esperanza de que Estados Unidos, Canadá y otros productores occidentales acordaran recortes explícitos, sumando otros 4 millones o 5 millones de barriles por día.

OIL & GAS
Por qué los sistemas de híbridos de energía tienen sentido para la industria de perforación en alta mar

En cambio, los funcionarios estadounidenses simplemente aseguraron que la producción de crudo se reduciría con el tiempo, además de las reducciones voluntarias que ya han comenzado en algunas empresas estadounidenses. 

La industria petrolera mundial todavía tiene muchos problemas. El colapso de la actividad económica causada por el coronavirus ha reducido la demanda en un estimado de 30 millones a 35 millones de barriles por día, según las agencias internacionales de energía y consultores petroleros. 

Situación de la industria petrolera estadounidense 

Los analistas esperan que los precios del petróleo se mantengan por debajo de los US$ 40 en el futuro previsible. El precio de referencia del petróleo estadounidense fue de poco menos de US$ 23 el barril el pasado jueves.

Sin embargo, parece que se evitó una caída libre completa de los precios del petróleo en un solo dígito, algo que no se había visto en dos décadas. El reciente cabildeo público del presidente Trump sobre Rusia y Arabia Saudita para reducir la producción ayudó a aumentar los precios en varios dólares por barril, lo que permitió a muchas compañías estadounidenses reducir su exposición a la caída de precios los precios por cobertura. 

Pudiendo así limitar sus pérdidas al fijar precios de venta en un nivel más alto y más cerca del punto de equilibrio para los pozos de esquisto bituminoso. 

Las compañías petroleras estadounidenses ya están eliminando miles de empleos, cerrando pozos viejos y desmantelando plataformas y equipos de fracking en preparación para la peor recesión en más de una generación. Los estados productores de petróleo como Texas, Oklahoma y Dakota del Norte esperan grandes pérdidas en empleos e ingresos fiscales. 

La caída de la demanda de petróleo en todo el mundo puede hacer que las exportaciones estadounidenses de petróleo, que alcanzaron más de 3 millones de barriles por día el año pasado, se agoten casi por completo. 

Las preocupaciones sobre el cambio climático continuarán persiguiendo a la industria y ahuyentando a los inversores. 

Los ejecutivos de la industria prevén la consolidación o las fusiones, en la cual las empresas pequeñas y endeudadas son compradas por empresas más grandes. Las caídas en la producción vendrán a medida que lo dicten las condiciones de oferta y demanda del mercado. 

OIL & GAS
Ecuador declara fuerza mayor en sus exportaciones de crudo

Según el Departamento de Energía, la producción de petróleo estadounidense ya ha caído varios miles de barriles por día en los últimos dos meses y probablemente disminuirá otros 2 millones de barriles por día hasta el final del año. 

El escenario es similar al 2014, la última vez que Arabia Saudita y sus aliados de la OPEP inundaron el mercado con petróleo en un esfuerzo por socavar a los productores estadounidenses de shale, que les estaban quitando participación de mercado. Los precios se derrumbaron y cientos de compañías estadounidenses cerraron, y se perdieron 170,000 empleos. 

Si bien la producción estadounidense disminuyó brevemente, se recuperó y creció rápidamente. 

El coronavirus es un desafío nuevo y más grande para la industria, y ese desafío se amplió brevemente cuando Rusia el mes pasado se negó a acompañar a Arabia Saudita en la reducción de suministros. 

La decisión de Arabia Saudita de colocar 3 millones de barriles adicionales por día en el mercado fue una gran apuesta que fracasó, y es posible que los precios del petróleo vuelvan a caer en los próximos días si los comerciantes no están satisfechos con los recortes anunciados por Arabia Saudita, Rusia y sus socios de la alianza. De hecho, el jueves, el último día en que se negociaron los futuros del petróleo, el precio cayó bruscamente a pesar de que los productores estaban cerca de un acuerdo. 

Errores de cálculo en Rusia y Arabia Saudita 

OIL & GAS
Industria del petróleo y gas: ¿el fin de una era?

Ambas naciones cometieron enormes errores de cálculo respecto al impacto de sus acciones. 

Luego de tormentosos tratos y negociaciones, Arabia Saudita logró llevar a Rusia nuevamente a la alianza de productores OPEP +. Pero tanto Arabia Saudita como Rusia fueron tomados por sorpresa con la magnitud de la caída de precios y de demanda, por ello, ambos necesitaban revertir el curso y hacer recortes en el suministro para apuntalar los precios del crudo

Rusia calculó mal lo aguda que sería la respuesta saudita y fueron tomados por sorpresa en lo profunda que fue la caída de los precios. 

Arabia Saudita tendrá grandes déficits presupuestarios, tendrán que emitir mucha más deuda, necesitarán hacer uso de sus reservas internacionales ya mermadas desde 2014, y cuanto más dure este ciclo, más destructivo será para la nación. 

La situación de Arabia Saudita 
OIL & GAS
Los 6 efectos más impactantes del COVID-19 en el mundo del petróleo y gas

Con la pandemia ejerciendo enormes presiones sobre la economía mundial, pocos compradores estuvieron disponibles en las últimas semanas para adquirir el crudo saudí barato. 

El reino saudita almacenó petróleo en Egipto y se vio obligado a dejar que el crudo no vendido se depositara en tanqueros a sus propias expensas. 

El creciente exceso se convirtió en una amenaza para las finanzas del gobierno saudita. A un precio promedio proyectado de US$ 34 por barril este año, estimó Rystad Energy, los ingresos de Arabia Saudita serían un 50% más bajos que en 2019, una pérdida de $ 105 mil millones. 

Arabia Saudita todavía tiene reservas internacionales de US$ 500 mil millones, pero eso se ha reducido de US$ 740 mil millones respecto a 2013. 

Varios años de precios deprimidos del petróleo obligaron al reino saudita a pedir dinero prestado y reducir los subsidios de energía para sus ciudadanos. 

Rusia está en una situación financiera mucho mejor que Arabia Saudita, especialmente con un tipo de cambio flexible: a medida que el rublo se deprecia, el valor de sus exportaciones aumenta. 

Si bien Rusia también perdería miles de millones de dólares en ingresos con la caída de los precios del petróleo, el gobierno tiene un déficit fiscal mucho más bajo que Arabia Saudita y tiene US$ 550 mil millones en reservas extranjeras. 

OIL & GAS
Los pozos de exploración más importantes del mundo están en riesgo según Rystad Energy

Pero Rusia tiene otras responsabilidades. Tiene una capacidad de procesamiento limitada y sus refinerías tienen instalaciones de almacenamiento insuficientes. 

Se basa en largas tuberías para llevar su petróleo a compradores europeos y asiáticos. Pero la demanda europea se ha derrumbado y los tanques de almacenamiento de Rusia se están llenando rápidamente. 

China todavía está comprando petróleo, a precios de ganga, pero su almacenamiento se llenará en un mes más o menos, dejando al crudo ruso varado. 

Con miles de pozos de petróleo y gas de la era soviética en el oeste de Siberia, Rusia enfrentaría la posibilidad de cerrar y volver a abrir pozos, una propuesta costosa, y en el proceso podría limitar permanentemente la cantidad de petróleo recuperable en el futuro. 

 

Te puede interesar: El COVID-19 obstaculiza proyectos de petróleo y gas en economías emergentes