Las bacterias que almacenan hierro pueden usarse para la extracción de oro y cobre - World Energy Trade

Las bacterias que almacenan hierro pueden usarse para la extracción de oro y cobre

Según el científico, de 20 a 30 genes están involucrados en el transporte de hierro

Según el científico, de 20 a 30 genes están involucrados en el transporte de hierro

Otros metales
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Arash Komeili, miembro de Bakar de la Universidad de California en Berkeley, acaba de descubrir que algunas especies de bacterias acuáticas pueden ayudar a los mineros a encontrar nuevas formas de extraer metales con valor comercial o limpieza ambiental.

En un artículo preparado por UC, Komeili explicó que las bacterias que está estudiando son capaces de extraer hierro disuelto de su entorno acuoso y almacenarlo en compartimentos especializados llamados magnetosomas. Luego, utilizan las propiedades magnéticas de las estructuras para migrar a zonas con poco oxígeno, cerca del campo magnético de la tierra.

Según el científico, de 20 a 30 genes están involucrados en el transporte de hierro, convirtiéndolo en magnetita y almacenándolo dentro de las membranas de los magnetosomas. Cada magnetosoma crea hasta 20 cristales de magnetita que forman una cadena, y esto actúa como una aguja de brújula para orientar a las bacterias en los campos geomagnéticos.

Catoca, la 4ta mina de diamantes más grande del mundo disminuye su producción
METALES
Catoca, la 4ta mina de diamantes más grande del mundo disminuye su producción

Alrededor de 30 especies de bacterias contienen magnetosomas. Pero además de tener habilidades de geolocalización, algunos de ellos también desarrollan capacidades de almacenamiento de hierro.

“Inicialmente pensamos que eran los precursores más simples de los magnetosomas, llevando a cabo solo los primeros pasos del proceso. Luego vino la gran sorpresa. Este segundo tipo de compartimento contiene hierro, pero no se convierte en magnetita”, dijo el académico. “No es magnético en absoluto. El hierro no tiene nada que ver con la navegación. El almacenamiento es probablemente una adaptación para evitar el hambre de hierro".

Otra sorpresa que encontró el equipo de Komeili fue que solo de tres a seis genes están involucrados en el transporte y almacenamiento de hierro en los ferrosomas, lo que los convierte en un sistema mucho más simple que los magnetosomas. Por lo tanto, quieren manipular los genes para separar el transporte y el almacenamiento de ferrosomas.

"Deberíamos poder optimizar el tamaño y el número de ferrosomas en la célula, y modificar las bacterias para que los ferrosomas estén presentes en todo momento cuando se fabrican los magnetosomas", dijo el experto. "La modificación de los tipos de genes para el transporte de metales ferrosómicos y cuando se expresan debería permitirnos concentrar nuevos metales de interés como el oro, el cobre o el manganeso".

Komeili predice que los metales extraídos en los ferrosomas modificados por ingeniería genética estarían presentes en las mismas células que las partículas magnéticas de los magnetosomas, y debido a que los magnetosomas son magnéticos, los metales acumulados podrían ser extraídos por imanes.

"El control genético podría ser una especie de método 'plug and play' para extraer metales específicos", dijo Komeili.

“La capacidad de concentrar diferentes metales podría usarse para acceder a elementos valiosos o para eliminar metales tóxicos del agua contaminada. Esto requerirá más investigación en el laboratorio, pero debería ser factible", agregó.

 

Noticia tomada de: MINING / Traducción libre del inglés por World Energy Trade

Te puede interesar: