La fiebre del mineral de hierro crea un boom minero en Brasil - World Energy Trade

La fiebre del mineral de hierro crea un boom minero en Brasil

La fiebre del mineral de hierro crea un boom minero en Brasil

La demanda de la materia prima utilizada en la industria siderúrgica ha impulsado el empleo y las arcas públicas

Otros metales

Encontrar un lugar para alojarse no es tan fácil estos días en la ciudad minera brasileña de Itabirito. Las habitaciones de hotel son escasas y los alquileres han subido, dicen los lugareños, ya que los forasteros descienden a este asentamiento montañoso en busca de su fortuna - o tal vez sólo de un salario fijo - en los yacimientos de mineral de hierro que se encuentran en esta región tropical de valles verdes y arroyos.

Los precios de este ingrediente para la fabricación de acero se han disparado en el último año, convirtiendo esta modesta ciudad de unos 60.000 habitantes en un punto caliente del boom mundial de las materias primas.

"Es un momento especial", dijo el alcalde Orlando Caldeira. "El comercio está en pleno apogeo, incluso con la pandemia y todas sus dificultades".

A medida que se recupera el crecimiento en todo el mundo con el levantamiento de las restricciones impuestas por el coronavirus, la floreciente demanda de materias primas y alimentos básicos está siendo un regalo para los mineros brasileños y muchos de sus agricultores.

Situada en el llamado "cuadrilátero de hierro" del estado de Minas Gerais, cuya historia está impregnada de la búsqueda de oro y diamantes, Itabirito ha sido testigo de una explosión de empleo, así como de una ganancia inesperada para las arcas públicas.

El municipio, situado a una hora en coche de la capital del estado, Belo Horizonte, recibió 59 millones de reales (11,5 millones de dólares) en ingresos por derechos de explotación minera durante el primer trimestre de 2021, lo que supone un aumento de ocho veces respecto al mismo periodo del año anterior.

Su nueva prosperidad, sin embargo, contrasta con las penurias a las que se enfrentan muchos brasileños como consecuencia del Covid-19. La enfermedad ha matado a más de 500.000 personas en el país sudamericano y ha elevado la tasa de desempleo a casi el 15%.

"No hemos tenido un desempleo masivo", dijo Caldeira, estimando que el 80% de los 3.600 puestos creados el año pasado estaban vinculados a la minería. "Al contrario, hay un exceso de vacantes".

Agile Minerals, un fabricante de equipos y componentes para la minería, abrió el año pasado una nueva instalación en una antigua fábrica de piezas de automóviles en Itabirito y ha triplicado su plantilla hasta los 300 trabajadores.

Mariani Vaz, de 32 años, volvió a su ciudad natal para ocupar un puesto en la empresa después de más de una década de ausencia.

"Quiero construir una vida aquí, porque tenemos oportunidades", dijo. "La ciudad es pequeña y conocemos a todo el mundo, pero estoy viendo muchas caras nuevas. La vida aquí es un poco más cara que en otras ciudades de la región, pero merece la pena".

Una tarde de fin de semana, Edir, de unos 50 años, vuelve a casa con un pantalón de trabajo. Desempleado tras el cierre de una planta de aleaciones en 2016, encontró trabajo hace un año en un productor local de mineral de hierro.

En su opinión, el presidente derechista Jair Bolsonaro puede atribuirse parte del mérito del éxito de la industria. "Las cosas están mejorando: se puede ver el movimiento. El mercado está caliente", añadió.

Un tipo de cambio débil, aunque golpea a los consumidores con la inflación, ha sido una bendición para los mineros brasileños. Reduce sus costes de explotación en comparación con los de sus rivales en el extranjero y aumenta los beneficios en la moneda local, ya que el mineral de hierro se cotiza en dólares.

Las acciones de Vale también se ven beneficiadas

Las acciones de la brasileña Vale, uno de los mayores proveedores de mineral de hierro del mundo, han subido casi una quinta parte desde principios de 2021, y el mes pasado registró un aumento interanual del 600% en su beneficio neto trimestral, hasta los 7.600 millones de dólares.

Se prevé que el valor de las exportaciones del país de este mineral, destinado en su mayor parte a China, aumente en tres cuartas partes hasta los 45.200 millones de dólares este año y desplace a la soja como principal fuente de divisas, según una asociación comercial.

El efecto de esta bonanza ya se está extendiendo por Itabirito. En el centro de la ciudad, un bloque de apartamentos de nueve plantas sin terminar se levanta de forma incongruente. Un agente inmobiliario dijo que había 10 interesados por cada parcela vacía que vendía en una comunidad cerrada.

Más allá de un valle en el que se están construyendo casas de lujo con amplios jardines, una fábrica de productos lácteos artesanales produce delicias de Mineiro: una variedad de quesos y doce de leite, o leche caramelizada.

"Toda esta gente que viene a trabajar aquí ha impulsado el comercio, especialmente durante la pandemia", afirma Cristian Coelho Diniz, cuya familia es propietaria del negocio.

Pero su confianza no es compartida por todos los residentes. Varios comerciantes afirmaron que el comercio aún no se ha recuperado del todo, a pesar del descenso de los casos de Covid.

No todo es bueno en la minería de Brasil

La industria minera tampoco atrae la admiración universal, con el recuerdo de accidentes letales en otros lugares de Minas Gerais que nunca están lejos. En 2015, una presa de residuos mineros se rompió en el municipio de Mariana, una catástrofe ecológica en la que murieron 19 personas.

El colapso de una presa de Vale en Brumadinho poco más de tres años después desató una ola de lodo industrial que mató a 270 personas.

El incidente desató el pánico y provocó la evacuación de las familias que vivían junto a las presas cercanas a Itabirito. El mes pasado, Vale finalizó la construcción de un gigantesco muro para proteger a las comunidades cercanas en caso de rotura.

"[Hemos] invertido en nuevas tecnologías para aumentar el procesamiento del mineral y reducir el impacto en las presas", dijo Karina Rapucci, gerente de la empresa.

Aunque Vale considera que aún quedan 70 años de mineral de hierro por extraer en la zona, los políticos locales ya están planificando el futuro, incluidas las inevitables caídas del mercado.

Después de alcanzar un máximo histórico por encima de los 230 dólares por tonelada en mayo, los precios del mineral de hierro han caído bruscamente en las últimas semanas, hasta situarse en torno a los 170 dólares, ya que China ha prometido recortes en la producción de acero para reducir sus emisiones de CO2.

Además de invertir en un nuevo centro de salud, una guardería y la pavimentación de carreteras, Caldeira, antiguo ingeniero de Vale, quiere reducir la dependencia de la economía local de la materia prima impulsando el turismo y otras actividades.

Aunque no cuente con la impresionante arquitectura colonial de la vecina Ouro Preto, cree que la ciudad tiene más que ofrecer que el mineral de hierro.

 

Noticia tomada de: Financial Times / Traducción libre del inglés por World Energy Trade

 

 

Te puede interesar:

Si eres seguidor de World Energy Trade hoy puedes resultarnos más útil que nunca. La emergencia del coronavirus ha ocasionado un lógico desplome sin precedentes de la publicidad, nuestro único sustento económico para poder informar.

Necesitamos a todos y cada uno de nuestros trabajadores y colaboradores que, cada día, están demostrando su valía en un entorno de trabajo complicado por las restricciones que impone el virus. Jornadas laborales interminables y medios tecnológicos no habituales hacen aún más difícil y costosa nuestra labor. Con la publicidad en crisis, el lector de World Energy Trade puede ser un asidero de enorme importancia.

Danos tu apoyo aportando lo que quieras.

QUIERO COLABORAR

No pierdas la oportunidad de leer este reportaje:

Vehiculos Electrico Hidrogeno Foto Ref