El reciclaje por sí solo puede aliviar la presión del suministro de materias primas, pero no puede satisfacer la demanda - World Energy Trade

El reciclaje por sí solo puede aliviar la presión del suministro de materias primas, pero no puede satisfacer la demanda

El reciclaje por sí solo puede aliviar la presión del suministro de materias primas, pero no puede satisfacer la demanda  Aunque el reciclaje puede aliviar en parte la presión del déficit de suministro de materias primas para baterías, no podrá satisfacer la demanda, afirma Wood Mackenzie, una empresa de Verisk (Nasdaq:VRSK).  La electrificación del sector del transporte ha provocado un auge de la demanda de baterías de iones de litio. La capacidad mundial acumulada de baterías de iones de litio podría quintuplicarse hasta alcanzar los 5.500 gigavatios-hora (GWh) entre 2021 y 2030.  El analista de investigación de Wood Mackenzie, Max Reid, ha declarado hoy en la Conferencia sobre Baterías Avanzadas para Automoción celebrada en Maguncia: "Con la rápida expansión de la cadena de suministro de baterías, hemos creado una situación de grandes residuos. El reciclaje puede reducir la rápida expansión de las minas con gran cantidad de carbono, así como reducir los residuos. Juntos, el reciclaje de la chatarra de producción y de las baterías al final de su vida útil podría convertirse en una fuente importante de materia prima para satisfacer la creciente demanda. El reciclaje también representa una oportunidad para obtener materiales en regiones que carecen de recursos naturales".  En la actualidad, la demanda de las principales materias primas para baterías asciende a 97 kilotoneladas (kt) de litio, 186 kt de cobalto y 3.014 kt de níquel. Para 2030, se espera que aumenten a 318 kt, 264 kt y 4.273 kt, respectivamente. El suministro de materiales reciclados, aunque palidece en comparación, se espera que alcance las 130 kt de litio, 112 kt de cobalto y 377 kt de níquel, respectivamente, a finales de la década.  En la actualidad, los retos de las materias primas para baterías recicladas parecen insuperables. La mayor parte del debate ha girado en torno a la recogida y el reciclaje de los vehículos eléctricos al final de su vida útil, pero el proceso está plagado de desafíos.  En primer lugar, el cátodo, que contiene metales críticos en el paquete de los EVs, está sobreenvasado con materiales de paquete como carcasas, interconexiones, canales de refrigeración y otros. El resultado es un proceso de reciclaje tedioso y de escaso valor. Junto con la tendencia de la industria a utilizar materiales de menor valor, la tendencia a utilizar paquetes de vehículos eléctricos de mayor tamaño es también un factor disuasorio para el reciclaje, ya que el rendimiento es menor y contiene materiales de menor valor.  En segundo lugar, los paquetes de vehículos eléctricos tienen una larga garantía y vida útil. Recuperar los metales críticos de ellos será un asunto a largo plazo. Además, la aparición de aplicaciones de segundo uso, como el almacenamiento de energía residencial o industrial, también impedirá que los EVs al final de su vida útil entren en el sistema de reciclaje.  Por ello, el reciclaje de la chatarra de producción será la principal fuente de material reciclado esta década. China, Europa y América del Norte experimentarán un enorme aumento en la fabricación de baterías y cátodos para satisfacer la demanda de baterías. A nivel mundial, Wood Mackenzie prevé que la capacidad de fabricación de baterías se multiplique por 3,5 hasta superar los 4.621 gigavatios-hora en 2030, con China a la cabeza. Esto supone un mercado creciente para la producción de chatarra.  Reid dijo: "A fin de cuentas, la cantidad de chatarra de producción o de vehículos eléctricos que llegan al final de su vida útil nunca podrá satisfacer la demanda mientras ésta siga aumentando. Es necesario dar un impulso a la ampliación del abastecimiento de productos vírgenes y maximizar el sector del reciclaje para paliar el déficit".

En la actualidad, los retos de las materias primas para baterías recicladas parecen insuperables

Otros metales

Aunque el reciclaje puede aliviar en parte la presión del déficit de suministro de materias primas para baterías, no podrá satisfacer la demanda, afirma Wood Mackenzie, una empresa de Verisk (Nasdaq:VRSK).

La electrificación del sector del transporte ha provocado un auge de la demanda de baterías de iones de litio. La capacidad mundial acumulada de baterías de iones de litio podría quintuplicarse hasta alcanzar los 5.500 gigavatios-hora (GWh) entre 2021 y 2030.

El analista de investigación de Wood Mackenzie, Max Reid, ha declarado hoy en la Conferencia sobre Baterías Avanzadas para Automoción celebrada en Maguncia: "Con la rápida expansión de la cadena de suministro de baterías, hemos creado una situación de grandes residuos. El reciclaje puede reducir la rápida expansión de las minas con gran cantidad de carbono, así como reducir los residuos. Juntos, el reciclaje de la chatarra de producción y de las baterías al final de su vida útil podría convertirse en una fuente importante de materia prima para satisfacer la creciente demanda. El reciclaje también representa una oportunidad para obtener materiales en regiones que carecen de recursos naturales".

En la actualidad, la demanda de las principales materias primas para baterías asciende a 97 kilotoneladas (kt) de litio, 186 kt de cobalto y 3.014 kt de níquel. Para 2030, se espera que aumenten a 318 kt, 264 kt y 4.273 kt, respectivamente. El suministro de materiales reciclados, aunque palidece en comparación, se espera que alcance las 130 kt de litio, 112 kt de cobalto y 377 kt de níquel, respectivamente, a finales de la década.

En la actualidad, los retos de las materias primas para baterías recicladas parecen insuperables. La mayor parte del debate ha girado en torno a la recogida y el reciclaje de los vehículos eléctricos al final de su vida útil, pero el proceso está plagado de desafíos.

En primer lugar, el cátodo, que contiene metales críticos en el paquete de los EVs, está sobreenvasado con materiales de paquete como carcasas, interconexiones, canales de refrigeración y otros. El resultado es un proceso de reciclaje tedioso y de escaso valor. Junto con la tendencia de la industria a utilizar materiales de menor valor, la tendencia a utilizar paquetes de vehículos eléctricos de mayor tamaño es también un factor disuasorio para el reciclaje, ya que el rendimiento es menor y contiene materiales de menor valor.

En segundo lugar, los paquetes de vehículos eléctricos tienen una larga garantía y vida útil. Recuperar los metales críticos de ellos será un asunto a largo plazo. Además, la aparición de aplicaciones de segundo uso, como el almacenamiento de energía residencial o industrial, también impedirá que los EVs al final de su vida útil entren en el sistema de reciclaje.

Por ello, el reciclaje de la chatarra de producción será la principal fuente de material reciclado esta década.

China, Europa y América del Norte experimentarán un enorme aumento en la fabricación de baterías y cátodos para satisfacer la demanda de baterías. A nivel mundial, Wood Mackenzie prevé que la capacidad de fabricación de baterías se multiplique por 3,5 hasta superar los 4.621 gigavatios-hora en 2030, con China a la cabeza. Esto supone un mercado creciente para la producción de chatarra.

Reid dijo: "A fin de cuentas, la cantidad de chatarra de producción o de vehículos eléctricos que llegan al final de su vida útil nunca podrá satisfacer la demanda mientras ésta siga aumentando. Es necesario dar un impulso a la ampliación del abastecimiento de productos vírgenes y maximizar el sector del reciclaje para paliar el déficit".

 

Inscríbase gratuitamente a nuestro boletín semanal aquí.

 

No dude en ponerse en contacto con nosotros para darnos sugerencias y noticias. Es suficiente con enviar un mensaje a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. para hacérnoslo saber.

 

 

 

Te puede interesar:

Si eres seguidor de World Energy Trade hoy puedes resultarnos más útil que nunca. La emergencia del coronavirus ha ocasionado un lógico desplome sin precedentes de la publicidad, nuestro único sustento económico para poder informar.

Necesitamos a todos y cada uno de nuestros trabajadores y colaboradores que, cada día, están demostrando su valía en un entorno de trabajo complicado por las restricciones que impone el virus. Jornadas laborales interminables y medios tecnológicos no habituales hacen aún más difícil y costosa nuestra labor. Con la publicidad en crisis, el lector de World Energy Trade puede ser un asidero de enorme importancia.

Danos tu apoyo aportando lo que quieras.

QUIERO COLABORAR

No pierdas la oportunidad de leer este reportaje:

Vehiculos Electrico Hidrogeno Foto Ref