Los países del Pacífico son extraordinariamente ricos en minerales críticos. Pero su extracción puede tener un coste terrible - World Energy Trade

Los países del Pacífico son extraordinariamente ricos en minerales críticos. Pero su extracción puede tener un coste terrible

Los países del Pacífico son extraordinariamente ricos en minerales esenciales. Pero su extracción puede tener un coste terrible

Los nódulos son tan ricos en cuatro metales esenciales necesarios para las baterías (cobalto, níquel, cobre y manganeso).

Minería

El saqueo del Pacífico por sus ricos recursos naturales tiene un largo historial. Piensa en las empresas europeas que extraen el fosfato de Nauru y dejan un paisaje lunar.

Hay indicios preocupantes de que la historia está a punto de repetirse, a medida que se dispara la demanda mundial de minerales fundamentales para la transición a la energía limpia. Esta demanda está creando una presión para extraer más minerales de las sensibles tierras y fondos marinos de todo el Pacífico. Los líderes del Pacífico pueden verse atraídos por la perspectiva de los derechos de autor y el desarrollo económico, pero habrá que pagar un precio en daños ambientales.

Como muestra nuestra nueva investigación, este dilema se ha ignorado a menudo debido a la urgencia de la transición ecológica. Pero si no abordamos los costes sociales y medioambientales de la extracción, la transición no será justa.

Problemas en el paraíso: El cambio climático y la globalización

Las naciones del Pacífico se enfrentan ahora a una doble amenaza: el cambio climático y las consecuencias de las industrias extractivas. La subida del nivel del mar, los ciclones más potentes y las sequías amenazan a las naciones de baja altitud, mientras que el legado de los peores efectos de las industrias extractivas de recursos mundiales sigue vivo.

Ahora se enfrentan a un resurgimiento. Puede que no se asocien las pequeñas islas del Pacífico con la minería, pero la región contiene enormes depósitos de minerales y metales necesarios para la transición energética mundial.

Bajo el suelo de Nueva Caledonia se encuentra entre el 10% y el 30% de las reservas mundiales conocidas de níquel, un componente fundamental de las baterías de iones de litio que alimentarán los coches eléctricos y estabilizarán las redes de energía renovable. En Papúa Nueva Guinea y Fiyi hay enormes reservas de cobre sin explotar. Se calcula que el cobalto -otro componente clave de las baterías- se encuentra en las profundidades marinas del Pacífico en cantidades varias veces superiores a los recursos terrestres.

Al percibir esta oportunidad, los mineros de Australia, China y otros países se están alineando para aprovechar la demanda mundial, al tiempo que se posicionan como contribuyentes vitales a la acción climática.

Se podría pensar que es una situación en la que todos ganan: el mundo obtiene minerales críticos y el Pacífico recibe regalías. Aunque algunas naciones del Pacífico, como Papúa Nueva Guinea y Nueva Caledonia, ven una oportunidad de desarrollo económico, el problema es que, históricamente, muchos Estados del Pacífico han luchado por controlar los excesos de las industrias extractivas y convertir su riqueza mineral natural en un desarrollo humano amplio.

Sí, la construcción de sistemas energéticos con bajas emisiones de carbono para alimentar una economía con bajas emisiones de carbono requerirá grandes cantidades de minerales y metales para las nuevas tecnologías e infraestructuras energéticas.

Pero el suministro de estos recursos no debe hacerse a costa de las comunidades y el medio ambiente.

Nuestra investigación revela que los proyectos extractivos previstos o en curso en el Pacífico se encuentran en algunas de las condiciones ambientales, sociales y de gobernanza más complejas y volátiles del mundo.

Pensemos en las tensiones históricas y actuales de las Islas Salomón o en el movimiento separatista radicalizado por la minería en la región de Bougainville, en Papúa Nueva Guinea. El aumento de la presión para explotar minas en regiones combustibles es arriesgado.

¿Presionará esto a la unidad del Pacífico?

Los líderes del Pacífico comprenden estos riesgos. En el foro del mes pasado, aprobaron una nueva estrategia de 30 años para el Pacífico, que habla de este doble vínculo. La estrategia declara la necesidad urgente de actuar sobre el clima, al tiempo que pide una cuidadosa administración de los recursos naturales de la región para impulsar el crecimiento socioeconómico y mejorar la vida de sus ciudadanos.

Las campañas turísticas de los países del Pacífico suelen mostrar imágenes de gente feliz en entornos exuberantes. Pero la realidad es que gran parte de la región es crónicamente desigual.

Muchos líderes del Pacífico quieren oportunidades de desarrollo y se resisten a que los dirigentes de las naciones desarrolladas les digan qué hacer con sus recursos naturales. Otros, sin embargo, están preocupados por el daño que la minería puede causar a su medio ambiente.

Esta división emergente es la razón por la que los sueños de unidad regional siguen siendo esquivos. A pesar de los llamamientos a una voz unificada en el Pacífico, los distintos líderes tienen opiniones muy diferentes sobre la minería.

En los últimos meses, los Estados Federados de Micronesia se han unido a Samoa, Fiyi y Palau para pedir una moratoria sobre la minería de aguas profundas, mientras que Nauru, Tonga, Kiribati y las Islas Cook ya han apoyado proyectos en los fondos marinos.

En febrero de este año, las Islas Cook concedieron tres licencias para explorar en busca de nódulos polimetálicos -lotes lucrativos de múltiples metales- en los mares sobre los que tienen derechos económicos exclusivos.

Se puede ver el atractivo: se calcula que hay 8.900 millones de toneladas de nódulos esparcidos por el fondo del océano. Estos depósitos tienen un valor estimado de 14,4 billones de dólares australianos. Trillones, no mil millones. Se trata del mayor y más rico recurso conocido de nódulos polimetálicos en un territorio soberano, y de una parte masiva de los recursos de cobalto conocidos actualmente en el mundo.

Estos nódulos son tan ricos en cuatro metales esenciales necesarios para las baterías (cobalto, níquel, cobre y manganeso) que suelen llamarse "una batería en una roca".

Mientras tanto, el gobierno de Papúa Nueva Guinea está estudiando la posibilidad de abrir nuevas y enormes minas de oro y cobre en zonas ecológica y socialmente vulnerables. La población local, los ecologistas y los expertos ya han alertado sobre un proyecto previsto en la cabecera del intacto río Sepik. Nadie quiere que se repita el desastre minero de Ok Tedi.

En la isla de Bougainville hay debates similares sobre la reapertura de la lucrativa pero desastrosa mina de cobre de Panguna, mientras los líderes locales buscan formas de financiar su próxima independencia de Papúa Nueva Guinea.

Los responsables políticos deben prestar atención

Hasta la fecha, los responsables políticos australianos no han tenido en cuenta los riesgos de las nuevas y enormes explotaciones mineras en el Pacífico. En parte, esto se debe a que algunas de estas minas se enmarcan como una forma clave de abordar el cambio climático, la mayor amenaza para la región.

Esto tiene que cambiar. La acción contra el cambio climático es vital, pero los pueblos del Pacífico deben beneficiarse realmente de la explotación de sus recursos. Si esta fiebre minera no se lleva a cabo con cuidado, podríamos ver cómo los beneficios desaparecen en el extranjero y el desastre medioambiental queda para las naciones del Pacífico.

Este reto llega en un momento de mayor competencia geoestratégica, ya que China se adentra en la región en busca de influencia y materias primas que van desde la madera hasta el pescado y los minerales.

Si el nuevo gobierno de Australia se toma en serio la idea de utilizar su considerable influencia regional para hacer frente al cambio climático en el Pacífico, debe asegurarse de que lo hace de forma justa y equitativa. Debemos centrar nuestra atención política en el complicado nudo de la energía limpia y la intensificación de la minería.

 

Noticia tomada de: Phys /  Traducción libre del inglés por World Energy Trade 

 

Inscríbase gratuitamente a nuestro boletín semanal aquí.

 

No dude en ponerse en contacto con nosotros para darnos sugerencias y noticias. Es suficiente con enviar un mensaje a: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. / +1 786-448-7655 para hacérnoslo saber.

 

 

 

Te puede interesar:

Si eres seguidor de World Energy Trade hoy puedes resultarnos más útil que nunca. La emergencia del coronavirus ha ocasionado un lógico desplome sin precedentes de la publicidad, nuestro único sustento económico para poder informar.

Necesitamos a todos y cada uno de nuestros trabajadores y colaboradores que, cada día, están demostrando su valía en un entorno de trabajo complicado por las restricciones que impone el virus. Jornadas laborales interminables y medios tecnológicos no habituales hacen aún más difícil y costosa nuestra labor. Con la publicidad en crisis, el lector de World Energy Trade puede ser un asidero de enorme importancia.

Danos tu apoyo aportando lo que quieras.

QUIERO COLABORAR

No pierdas la oportunidad de leer este reportaje:

Vehiculos Electrico Hidrogeno Foto Ref