Minería submarina: ¿consecuencias inimaginables? - World Energy Trade

Minería submarina: ¿consecuencias inimaginables?

El proyecto minero Mirador es uno en el que redujo al máximo las operaciones

El proyecto minero Mirador es uno en el que redujo al máximo las operaciones

Minería
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Los geólogos saben desde hace tiempo que el fondo marino está lleno de metales: cobre, níquel, plata, oro, platino e incluso diamantes. Estos ocurren como costras de sulfuro alrededor de respiraderos oceánicos profundos, en capas de sedimentos delgados y como trozos que yacen en el fondo del mar.

METALES
Lundin Gold suspende la mina de oro Fruta del Norte por COVID-19

Mucha gente imagina que el fondo marino es una vasta extensión de arena, pero es un paisaje irregular y dinámico con tanta variación como cualquier lugar en tierra. Las montañas surgen de las llanuras submarinas, los cañones se extienden a kilómetros de profundidad, las aguas termales surgen a través de fisuras en la roca, y las corrientes de salmuera pesan en las laderas, que se acumulan en lagos submarinos.

Estos picos y valles están unidos con la mayoría de los mismos minerales que se encuentran en la tierra. Los científicos han documentado sus depósitos desde al menos 1868, cuando un barco de dragado extrajo un trozo de mineral de hierro del fondo marino al norte de Rusia.

Cinco años después, otro barco encontró pepitas similares en el fondo del Atlántico, y dos años después descubrió un campo de los mismos objetos en el Pacífico. Durante más de un siglo, los oceanógrafos continuaron identificando nuevos minerales en el fondo marino: cobre, níquel, plata, platino, oro e incluso piedras preciosas, mientras que las compañías mineras buscaron una forma práctica de desenterrarlos. 

Minería submarina: regulaciones 

Las regulaciones para la minería oceánica nunca se han establecido formalmente. Las Naciones Unidas han encomendado esa tarea a una oscura organización conocida como la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos, que se encuentra en un par de edificios de oficinas grises en el borde del puerto de Kingston, en Jamaica. 

A diferencia de la mayoría de los organismos de la ONU, la ISA recibe poca supervisión. Está clasificado como "autónomo" y está bajo la dirección de su propio secretario general, quien convoca su propia asamblea general una vez al año, en la sede de la ISA. Su misión no es evitar la minería en el fondo marino, sino mitigar su daño: seleccionar lugares donde se permita la extracción, realizar un Código de Minería Submarino. 

Escribir el código ha sido difícil. Los miembros de ISA han tenido problemas para acordar un marco regulatorio. Mientras debaten las minucias de la eliminación de residuos y la preservación ecológica, la ISA ha otorgado permisos exploratorios en todo el mundo. 

Unos 30 contratistas de minerales ya tienen licencias para trabajar en amplias regiones de los océanos Atlántico, Pacífico e Índico. Un sitio, a unas 2.300 millas al este de Florida, contiene el sistema más grande de aguas termales subacuáticas jamás descubierto, un paisaje fantasmal de torres blancas altísimas que los científicos llaman la "Ciudad Perdida". 

Otro se extiende a través de 4.500 millas del Pacífico, o aproximadamente una quinta parte de la circunferencia del planeta. Las compañías con permisos para explorar estas regiones han recaudado sumas impresionantes de capital de riesgo. Han diseñado y construido vehículos experimentales, los han bajado hasta el fondo y han comenzado a probar métodos de dragado y extracción, mientras esperan que la ISA complete el Código de Minería y abra las compuertas para la extracción comercial. 

¿Cuál es el plan? 

A plena capacidad, estas compañías esperan dragar miles de millas cuadradas al año. Sus vehículos de recolección se arrastrarán por el fondo en filas sistemáticas, raspando las cinco pulgadas superiores del fondo del océano. Las naves de arriba extraerán miles de libras de sedimento a través de una manguera hacia la superficie, eliminarán los objetos metálicos, conocidos como nódulos polimetálicos, y luego arrojarán el resto al agua. 

Parte de esa suspensión contendrá toxinas como el mercurio y el plomo, que podrían envenenar el océano circundante durante cientos de millas. El resto derivará en la corriente hasta que se asiente en los ecosistemas cercanos. Un estudio anterior realizado por la Real Academia de Ciencias de Suecia predijo que cada barco minero liberará alrededor de 2 millones de pies cúbicos de descarga todos los días, suficiente para llenar un tren de carga que tiene 16 millas de largo. 

METALES
Barrick Gold revela plan a 10 años para convertirse en la minera de oro más valiosa del mundo

Los autores llamaron a esto "una estimación conservadora", debido a que otras proyecciones habían sido tres veces más altas. En cualquier medida, concluyeron, "un área muy grande estará cubierta por sedimentos de tal manera que muchos animales no podrán hacer frente al impacto y comunidades enteras se verán gravemente afectadas por la pérdida de especies". 

En la reunión de ISA en 2019, los delegados se reunieron para revisar un borrador del código. Los funcionarios esperaban que el documento fuera ratificado para su implementación en 2020.  

Conclusión - Comprender el impacto de la minería en aguas profundas 

“A medida que la sociedad avance hacia la conducción de más vehículos eléctricos y la utilización de energía renovable, habrá una mayor demanda de estos minerales, para fabricar las baterías necesarias y así descarbonizar la economía", dice Peacock, profesor de ingeniería mecánica y director de Dinámica Ambiental del MIT. 

Forma parte de un equipo internacional de investigadores que ha estado tratando de comprender mejor el impacto ambiental de la recolección de nódulos polimetálicos, un proceso conocido como minería en aguas profundas. 

 

Te puede interesar: El estudio de expansión de una refinería de Cobalto se encuentra en su etapa final