Lo que la transición energética puede suponer para cinco metales de las baterías - World Energy Trade

Lo que la transición energética puede suponer para cinco metales de las baterías

Los analistas de ING desarrollaron tres escenarios que utilizan como base para evaluar el posible rendimiento de los metales

Los analistas de ING desarrollaron tres escenarios que utilizan como base para evaluar el posible rendimiento de los metales

Minería

ING Economics ha publicado un nuevo informe en el que sus expertos predicen lo que la transición energética en curso podría suponer para cinco metales clave: cobre, aluminio, níquel, cobalto y litio.

Teniendo en cuenta la situación de las distintas regiones del mundo en lo que respecta a la transición hacia un futuro con bajas emisiones de carbono en el que el calentamiento global se limite a 2 grados centígrados, los analistas de ING desarrollaron tres escenarios que utilizan como base para evaluar el posible rendimiento de los metales para baterías.

El "escenario de avance rápido" representa un mundo de cambio rápido hacia un futuro más sostenible, en el que la tecnología y la política se refuerzan mutuamente para eliminar los combustibles fósiles y limitar el calentamiento global a 2 grados Celsius.

El "escenario de esperar y ver", por el contrario, vería cómo la mayoría de las empresas siguen funcionando con normalidad, aumentando las emisiones y el calentamiento global, que podría aumentar entre 3 y 5 grados Celsius a finales de siglo.

Por último, el "escenario tecnológico probable" dibuja una trayectoria plausible para la transición energética mundial y la correspondiente demanda de metales.

La demanda de cobre siempre crecerá

Si analizamos cada materia prima por separado, ING cree que la demanda de cobre se beneficiará de una proporción creciente de vehículos eléctricos, junto con más infraestructuras renovables e inversiones en la red.

En la actualidad, las infraestructuras -que incluyen las redes de transmisión y distribución, así como las redes de telecomunicaciones- suponen el 16% de la demanda de cobre, mientras que el transporte es responsable del 13%, la mayor parte de la cual se requiere del transporte por carretera, aunque también hay una cantidad considerable que se destina al ferrocarril y al transporte marítimo.

"En nuestro escenario de 'esperar y ver', la demanda de cobre del transporte por carretera y del sector energético crece un 117% entre 2020 y 2040, lo que equivale a una tasa de crecimiento anual compuesta del 3,9%", dice el informe. "La demanda de cobre crece a una tasa anual del 6% en nuestro escenario de 'tecnología probable', mientras que en nuestro escenario más agresivo, 'fast forward', la demanda de estos dos sectores crece a una CAGR del 7,2% para totalizar casi 17mt en 2040."

Actualmente, el consumo mundial del metal rojo se estima en casi 29mt, creciendo a una tasa anual compuesta del 1,97% entre 2012 y 2019. Los equipos y la construcción de edificios son los mayores usuarios finales del cobre, representando el 31% y el 28% de la demanda total, respectivamente.

El peso del aluminio juega a su favor

Incluyendo el aluminio secundario, el consumo anual del metal asciende a unos 90mt, siendo el mayor usuario final el transporte, que supone el 25% de la demanda total, seguido de cerca por la construcción y la electricidad, que son responsables del 24% y el 12%, respectivamente.

Según ING, el aluminio ya se está beneficiando de la transición energética, ya que el impulso hacia el aligeramiento para mejorar la eficiencia de los vehículos, sobre todo en lo que respecta a los vehículos eléctricos, ha aumentado la demanda.

Del mismo modo, el aumento de la implantación de la energía eólica y solar en el sector energético también está acelerando la demanda de aluminio, ya que su menor peso y su ventaja de costes lo convierten en una opción preferible al cobre.

El analista de mercado ha constatado que casi todas las líneas de transmisión y distribución por encima del suelo utilizarán aluminio en un futuro próximo, y que es probable que una mayor parte de los cables de aluminio se utilicen bajo tierra debido a su precio más barato.

"Aunque habrá un crecimiento significativo de la demanda de aluminio por parte de los vehículos eléctricos, habrá un desplazamiento por la reducción de las ventas de vehículos con motor de combustión interna. Por lo tanto, el crecimiento de la demanda para el transporte total por carretera será mucho más modesto que el crecimiento observado en el segmento de los vehículos eléctricos", dice el expediente. Nuestro escenario de "avance rápido" prevé que la demanda de aluminio para el transporte por carretera y el sector energético crezca algo más del 3% anual de aquí a 2040, es decir, de poco más de 20 millones a 38 millones en 2040. Nuestro escenario de "tecnología probable" ve un crecimiento anual similar durante el periodo, mientras que en nuestro escenario de "esperar y ver", la demanda crece a una media del 2,5% anual".

La producción de acero inoxidable sigue impulsando la demanda de níquel

A pesar de la creciente importancia del sector de los vehículos eléctricos, la industria de las baterías sigue representando una pequeña proporción de la demanda de níquel, con sólo un 6% de los 2,4 millones de toneladas que se utilizan actualmente en todo el mundo.

En realidad, la demanda de níquel está dominada por el acero inoxidable, con un 70%, e ING cree que seguirá siendo así, dado su creciente uso en infraestructuras renovables.

"La demanda de níquel del transporte por carretera y del sector energético crece un 13,2% anual de aquí a 2040 según nuestro escenario de "esperar y ver", un 15,3% anual según nuestro escenario de "tecnología probable" y un 16,8% en nuestro escenario de "avance rápido"", dice el informe.

Los vehículos eléctricos respaldan la demanda de litio

Aunque los avances tecnológicos se consideran un riesgo para cualquier perspectiva alcista de la demanda de litio, el documento de ING afirma que la tendencia al alza de la demanda de litio -que actualmente se sitúa en 290 kt LCE- seguirá produciéndose, impulsada principalmente por las ventas de vehículos eléctricos.

"El sector de la energía experimentará un crecimiento gracias al aumento de la capacidad de almacenamiento de energía estacionaria, pero las cifras absolutas son una fracción de lo que se verá en los vehículos eléctricos", dice el informe. En nuestro escenario de "esperar y ver", vemos que la demanda total de litio de los vehículos eléctricos y del sector eléctrico crecerá un 13% anual hasta 2040.

Mientras que en nuestro escenario de "avance rápido", el crecimiento de la demanda anual será de alrededor del 14% para dejar la demanda de estos dos sectores en 1,6 millones de LCE en 2040".

La incertidumbre rodea al cobalto

En todos los escenarios de ING, la demanda de cobalto -que actualmente se sitúa en torno a los 135 ktpa- se verá impulsada en gran medida por el sector del transporte, mientras que el sector energético tendrá una demanda mucho más modesta.

Sin embargo, el analista de mercado considera que las predicciones exactas son complicadas si se tiene en cuenta que el 66% de la oferta actual procede de la República Democrática del Congo, lo que preocupa al sector de los vehículos eléctricos por los riesgos sociales y medioambientales que entraña la minería artesanal de cobalto en el país africano.

Esta preocupación ha impulsado la reducción del uso de cobalto en las baterías de iones de litio e incluso la producción de baterías sin cobalto. Esto significa que la química de las baterías utilizada en el futuro es una incertidumbre clave a la hora de prever la demanda de cobalto.

"En nuestro escenario de 'avance rápido', prevemos que la demanda de cobalto del transporte por carretera y del sector energético crezca a un ritmo anual del 13,6% hasta 2040", señala el informe. "La demanda bajo el escenario 'tecnología probable' crece a una CAGR del 13,2%, mientras que bajo nuestro escenario más pesimista, 'esperar y ver', la demanda de cobalto crece un 12,8% al año".

 

Noticia tomada de: MINING /  Traducción libre del inglés por World Energy Trade 

Te puede interesar:

Si eres seguidor de World Energy Trade hoy puedes resultarnos más útil que nunca. La emergencia del coronavirus ha ocasionado un lógico desplome sin precedentes de la publicidad, nuestro único sustento económico para poder informar.

Necesitamos a todos y cada uno de nuestros trabajadores y colaboradores que, cada día, están demostrando su valía en un entorno de trabajo complicado por las restricciones que impone el virus. Jornadas laborales interminables y medios tecnológicos no habituales hacen aún más difícil y costosa nuestra labor. Con la publicidad en crisis, el lector de World Energy Trade puede ser un asidero de enorme importancia.

Danos tu apoyo aportando lo que quieras.

QUIERO COLABORAR

No pierdas la oportunidad de leer este reportaje:

Vehiculos Electrico Hidrogeno Foto Ref