La industria minera advierte que la transición energética no es sostenible - World Energy Trade

La industria minera advierte que la transición energética no es sostenible

La industria minera advierte que la transición energética no es sostenible

La industria minera ya está advirtiendo que no hay suficientes metales para todas las baterías que requerirá la transición

Minería

Hay un tema evidente del que no se habla mucho y es que la transición energética se está construyendo sobre la base de recursos finitos, y es que la mayoría de los metales y minerales ya escasean. Y esto es sólo el comienzo de los problemas de la transición.

La transición energética ha sido planteada por los políticos como el único camino para la civilización humana. No todos los países del planeta están de acuerdo con ella, pero los que sí lo están son los que tienen más voz.

Incluso en medio de la crisis de los combustibles fósiles que está empezando a paralizar las economías, la transición sigue siendo un objetivo. No es ningún secreto que la transición requerirá cantidades enormes de metales y minerales.

Los ejecutivos de la industria minera han advertido que no hay suficiente cobre, litio, cobalto o níquel para todas las baterías de los vehículos eléctricos que requeriría la transición. Y no han sido los únicos. Aun así, la Unión Europea se adelantó este mes y prohibió de hecho la venta de vehículos con motor de combustión interna a partir de 2035.

Debido a la escasez de oferta, los precios están subiendo, al igual que los de todos los sectores de materias primas. Según un cálculo de Barron's, el precio de una cesta de metales para baterías de vehículos eléctricos que el servicio rastrea se ha disparado un 50% en el último año como consecuencia de diversos factores, entre ellos las sanciones occidentales contra Rusia, que es uno de los principales proveedores de estos metales a Europa.

La combinación de escasez de oferta y aumento de precios está haciendo que la transición energética sea aún más costosa de lo previsto. También nos ha recordado a todos que, debido a estos metales y minerales, que son exactamente tan finitos como el petróleo crudo y el gas natural, la transición no es hacia un futuro de energía renovable.

Pareciera que realmente la transición es hacia un futuro con menos carbono. Y este futuro puede perpetuar algunos de los peores modelos del pasado que tanto se ha querido dejar atrás.

El lado oscuro de la revolución verde

Muchos de los metales para baterías que necesita la transición energética proceden de África, un continente plagado de pobreza, corrupción e incertidumbre política. También es un continente que actualmente está amenazado por un nuevo tipo de colonialismo debido a la transición energética.

En un reciente análisis para Foreign Policy, Cobus van Staden, investigador sobre China y África del Instituto Sudafricano de Asuntos Internacionales, escribió que el sucio secreto de la revolución verde es su insaciable hambre de recursos de África y otros lugares que se producen utilizando algunas de las tecnologías más sucias del mundo.

Y lo que es más importante, añadía van Staden, "lo que es más, el cambio acelerado a las baterías amenaza ahora con reproducir una de las dinámicas más destructivas de la historia económica mundial: la extracción sistemática de materias primas del sur global de una forma que hizo a los países desarrollados inimaginablemente ricos mientras dejaba un rastro de degradación medioambiental, violaciones de los derechos humanos y subdesarrollo semipermanente en todo el mundo en desarrollo".

Violaciones de los derechos humanos, corrupción y la perpetuación de las bajas normas laborales y medioambientales han sido una característica de casi todas las empresas extranjeras del sector minero africano.

Basándose en estas pruebas, parece que, además de no ser renovable, la transición energética no parece tener mucha conciencia social. En otras palabras, el movimiento de inversión ESG, que se centra en las empresas en transición, podría ser, de hecho, un movimiento que premia a las empresas que no son muy respetuosas con el medio ambiente ni con la sociedad. Al menos no en África.

Tal vez se pueda argumentar que, a diferencia de la última vez, como fue la Revolución Industrial, esta vez tenemos muchos más mecanismos para proteger los derechos humanos. Por muy cierto que sea, no se ha avanzado mucho en ese sentido en la República Democrática del Congo, por ejemplo, un país enorme que es clave para la transición por su riqueza en cobalto.

La buena noticia es que todos estos problemas de la transición eran más o menos tabú hasta hace poco. Ahora se habla cada vez más de ellos, y es de esperar que esto conduzca a un reajuste de los objetivos o al menos de los plazos para hacerlos más realistas. Tal vez la idea de la transición justa también cobre velocidad.

 

Inscríbase gratuitamente a nuestro boletín semanal aquí.

 

No dude en ponerse en contacto con nosotros para darnos sugerencias y noticias. Es suficiente con enviar un mensaje a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. para hacérnoslo saber.

 

 

 

Te puede interesar:

Si eres seguidor de World Energy Trade hoy puedes resultarnos más útil que nunca. La emergencia del coronavirus ha ocasionado un lógico desplome sin precedentes de la publicidad, nuestro único sustento económico para poder informar.

Necesitamos a todos y cada uno de nuestros trabajadores y colaboradores que, cada día, están demostrando su valía en un entorno de trabajo complicado por las restricciones que impone el virus. Jornadas laborales interminables y medios tecnológicos no habituales hacen aún más difícil y costosa nuestra labor. Con la publicidad en crisis, el lector de World Energy Trade puede ser un asidero de enorme importancia.

Danos tu apoyo aportando lo que quieras.

QUIERO COLABORAR

No pierdas la oportunidad de leer este reportaje:

Vehiculos Electrico Hidrogeno Foto Ref