El COVID-19 empeora el panorama para la industria del carbón estadounidense - World Energy Trade

El COVID-19 empeora el panorama para la industria del carbón estadounidense

Disminución de cuota de mercado: El carbón podría representar solo el 10% de la generación de electricidad de EE.UU. en 2024.

Disminución de cuota de mercado: El carbón podría representar solo el 10% de la generación de electricidad de EE.UU. en 2024.

Minería
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

El uso del carbón en Estados Unidos disminuyó drásticamente en marzo de 2020 en comparación con el gas natural y la energía eólica, lo que sugiere que la pandemia pudiera estar afectando a la ya tambaleante industria. 

Las condiciones impuestas por la pandemia están siendo parte del problema de la industria de generación de energía basada en carbón. Las plantas de carbón de EE.UU. están envejeciendo, lo cual las hace menos eficientes y más costosas, ahora la débil demanda de electricidad solo ha intensificado la competencia con el gas y las energías renovables.

METALES
Minería neutra de carbono en Australia

El clima también ha sido un lastre para los mineros estadounidenses; Un invierno cálido ayudó en el primer trimestre de 2020 a impulsar a la baja la generación basada en carbón en aproximadamente un tercio interanual, según S&P Global Platts. 

El inicio del coronavirus tiene como consecuencia una crisis lenta para la industria del carbón. 

Un bloqueo en la actividad económica en la mayoría de los Estados Unidos está erosionando la demanda de electricidad, y la generación basada en carbón está reflejando el declive. 

La generación de carbón estadounidense disminuyó un 36% en marzo en comparación con el mismo mes del año pasado, según una revisión de E&E News de cifras federales, incluso cuando la generación de gas natural y eólica aumentó durante ese período de tiempo. 

La Administración de Información de Energía de Estados Unidos (EIA) espera que la generación de carbón disminuya un 20% en 2020. 

El resultado ha sido una acumulación constante en las reservas de carbón en las compañías de servicios públicos. A principios del verano, según los analistas, las compañías eléctricas podrían quedarse sin espacio para almacenar envíos adicionales de carbón. 

Como se observa en la figura 1, la generación de carbón en marzo ya estaba por debajo de los niveles de 2019 antes de que muchos estados tomaran medidas para cerrar sus economías. Ha disminuido aún más a medida que los bloqueos se expandieron en todo el país, especialmente después de que los estados con sistemas eléctricos dependientes del carbón instituyeron los cierres. 

 Figura 1. Generación de energía basada en carbón, marzo 1 – abril 4

Figura 1. Generación de energía basada en carbón, marzo 1 – abril 4

Los peligros para el carbón son varios. Grandes reservas ejercen presión sobre los precios y aumentan la presión sobre los mineros para reducir la producción. La EIA está proyectando que la producción de carbón caerá 153 millones de toneladas, o 22%, a 537 millones de toneladas en 2020. 

El análisis de IHS Markit

METALES
Las minas más profundas del mundo tardarán semanas en reabrir después del cierre

La mayor amenaza para la industria es que la recesión actual podría afectar la recuperación proyectada del carbón, dijo Jim Thompson, analista en IHS Markit. 

Sin embargo, Los pronosticadores piensan cada vez más que los precios del gas natural aumentarán el próximo año, ya que una desaceleración en la perforación de petróleo lleva a detener el torrente de gas producido a partir de pozos petroleros. Eso sería una bendición para las compañías de carbón. 

El caso es que muchas empresas mineras tienen dificultades para acceder al capital, lo que dificulta que las empresas reabran minas o aumenten la producción. Y si los problemas con los inventarios de carbón comienzan a plagar las cadenas de suministro, existe el riesgo de que el sistema de transporte se incorpore a la lista de los problemas. 

En última instancia, la industria del carbón podría encontrarse en una situación de tormenta perfecta en la que la demanda de carbón se recupere en 2021, pero los mineros no pueden responder lo suficientemente rápido como para satisfacerla. 

El carbón ya estaba experimentando dificultades antes de que surgiera el coronavirus. Las plantas de energía a carbón de EE.UU. funcionaron dos tercios del año en 2010 y funcionaron un poco menos de la mitad en 2019. 

Con una tendencia creciente, varias compañías mineras en Estados Unidos se han declarado en bancarrota, incluidas 3 del top 10, como Murray Energy Corp., la compañía de carbón privada más grande de los EE.UU., que anunció en 2019 que estaba al borde de la liquidación como resultado del mercado históricamente bajista del carbón. 

 Tabla 1. Lista de las empresas mineras en EE.UU. que han ido a la bancarrota

Tabla 1. Lista de las empresas mineras en EE.UU. que han ido a la bancarrota

El coronavirus solo ejerce más presión sobre la industria. La caída de la demanda significa que se necesitan menos plantas de energía para cubrir las necesidades de energía del país. 

Con los precios del gas cerca de los mínimos de varias décadas y las energías renovables con un costo de combustible cero, eso deja al carbón como un generador de electricidad de mayor costo. 

La tendencia es evidente en los datos. La generación de gas y eólica aumentó en un 9% y 15%, respectivamente, en marzo en comparación con el mismo mes del año pasado, según una revisión de E&E News de los datos de la EIA. 

La generación de energía a gas y eólica se mantuvo estable durante marzo, incluso cuando grandes partes del país cerraron para contener el coronavirus. 

La combinación de solar, eólica e hidráulica 

El Instituto de Análisis Económico y Financiero de la Energía (Institute for Energy Economics and Financial Analysis - IEEFA), un grupo de investigación que apoya una transición a la energía limpia, estima que la energía eólica, solar e hidráulica produjeron más energía combinada que el carbón durante los primeros tres meses del año. 

 Figura 2. Generación de energía basada en solar y eólica, marzo 1 – abril 4

Figura 2. Generación de energía basada en solar y eólica, marzo 1 – abril 4

El gas natural y la eólica han podido resistir mejor la disminución de la demanda de electricidad asociada con los cierres de coronavirus. La generación promedio diaria de viento fue mayor del 29 de marzo al 4 de abril que la primera semana de marzo. La generación de gas disminuyó un 11% durante ese tiempo.

La generación de Energía eólica en marzo de 2020 

METALES
Declaran fuerza mayor en mina gigante de cobre de Perú

La producción diaria promedio de energía eólica fue más alta en la última semana de marzo (29-03 al 04-04) con 984,000 megavatios-hora, comparado con la primera semana de marzo que llegó a 906,000 MWh. 

La generación de gas disminuyó un 11% durante ese período. La producción de carbón cayó un 23% durante marzo, desde un promedio diario de 1.6 teravatios- hora la primera semana del mes a casi 1.3 TWh desde el 29 de marzo hasta el sábado. 

En pocas palabras, los bajos precios del gas a largo plazo y la expansión de la capacidad de los sectores solar y eólico continuarán tomando participación de mercado del carbón. La importancia del carbón seguirá disminuyendo, a medida que la erosión del mercado gane impulso en toda la industria. 

 

Te puede interesar: Rusia critica la orden de Trump de extraer recursos de la Luna