China y Estados Unidos compiten por ganar miles de millones con la extracción de minerales de la Luna - World Energy Trade

China y Estados Unidos compiten por ganar miles de millones con la extracción de minerales de la Luna

China y Estados Unidos compiten por ganar miles de millones con la extracción de minerales de la Luna

La falta de cooperación en materia de exploración espacial es especialmente peligrosa

Minería

"Va a haber un nuevo orden mundial ahí fuera, y tenemos que liderarlo", dijo el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, después de que la guerra de Rusia en Ucrania pusiera patas arriba la geopolítica mundial. Lejos de la Tierra, esa transición ya está ocurriendo.

Al igual que en la época del Sputnik y el Apolo, hace más de medio siglo, los líderes mundiales vuelven a competir por conseguir el dominio del espacio exterior. Pero hay una gran diferencia: Mientras que EE.UU. y la Unión Soviética elaboraron un conjunto de normas comunes en las Naciones Unidas, esta vez las principales superpotencias del mundo ni siquiera se ponen de acuerdo sobre los principios básicos que regirán la próxima generación de actividades espaciales.

La falta de cooperación entre Estados Unidos y China en materia de exploración espacial es especialmente peligrosa en una época en la que el cosmos está cada vez más poblado.

Multimillonarios como Elon Musk y Jeff Bezos, junto con mercados emergentes como Ruanda y Filipinas, lanzan cada vez más satélites para salvar la brecha digital y explorar oportunidades comerciales.

Lo que está en juego es aún más importante cuando se trata de Estados Unidos y China, que están levantando barreras económicas en nombre de la seguridad nacional a medida que las divisiones ideológicas se amplían por la pandemia, la represión política y ahora la guerra de Vladimir Putin. Su incapacidad para cooperar en el ámbito espacial no sólo supone el riesgo de una carrera armamentística, sino también de enfrentamientos por la extracción de recursos por valor de cientos de miles de millones de dólares en la Luna y otros lugares.

"Nuestra preocupación en Occidente es más bien quién establece las reglas del juego, en particular el acceso a los recursos", dijo Malcolm Davis, un ex funcionario del departamento de defensa de Australia que ahora investiga la política espacial en el Instituto Australiano de Política Estratégica en Canberra.

"El mayor riesgo es que haya dos conjuntos de reglas opuestas", dijo. "Podrías tener una empresa china en la luna en la década de 2030 reclamando un territorio con un recurso en él, del mismo modo que los chinos han reclamado todo el Mar de China Meridional".

La geopolítica del espacio, antaño una frontera que unía a los rivales por el bien de la humanidad, refleja ahora la competencia en la Tierra que enfrenta a Estados Unidos y sus aliados con China y Rusia. Y al igual que Pekín y Moscú han culpado a las alianzas militares estadounidenses en Europa y Asia de avivar las tensiones en torno a Ucrania y Taiwán, los medios de comunicación estatales chinos han advertido que Estados Unidos quiere ahora crear una "OTAN basada en el espacio".

En el centro de la disputa están los Acuerdos Artemis, redactados por Estados Unidos, un conjunto de principios no vinculantes que regirán la actividad en la Luna, Marte y más allá.

La iniciativa, que según la NASA se basa en el Tratado del Espacio Exterior de 1967, constituye la base del esfuerzo de la agencia espacial por llevar astronautas a la Luna en esta década y poner en marcha operaciones de extracción de elementos lunares lucrativos.

Hasta el momento, 19 países han aceptado apoyar los acuerdos, entre ellos cuatro -Rumanía, Colombia, Bahrein y Singapur- que firmaron después de que la invasión de Putin impulsara un esfuerzo liderado por Estados Unidos para aislar a Rusia. Para subrayar la división, Ucrania fue uno de los primeros miembros del club Artemis después de que el gobierno del presidente Volodymyr Zelenskiy firmara a finales de 2020.

Los acuerdos forman parte de un esfuerzo del gobierno de Biden por establecer "un conjunto de normas más amplio y completo" para el espacio, dijo la vicepresidenta Kamala Harris en un discurso pronunciado el 18 de abril en la Base de la Fuerza Espacial Vandenberg, a unos 250 kilómetros al noroeste de Los Ángeles.

"A medida que avancemos, seguiremos centrados en la redacción de nuevas normas para garantizar que todas las actividades espaciales se lleven a cabo de forma responsable, pacífica y sostenible", dijo. "Estados Unidos se ha comprometido a liderar el camino y a predicar con el ejemplo".

China y Rusia han liderado la oposición a los acuerdos, prometiendo una mayor cooperación espacial a principios de febrero como parte de una asociación "sin límites" cuando Putin visitó al presidente Xi Jinping en Pekín poco antes de que comenzara la guerra. Están promoviendo conjuntamente un proyecto alternativo en la Luna que dicen está abierto a todos los demás países: la Estación Internacional de Investigación Lunar.

Uno de los principales problemas de China con los Acuerdos Artemis es una disposición que permite a las naciones designar áreas de la Luna como "zonas de seguridad", es decir, regiones de la superficie lunar que otros deben evitar. Para los estadounidenses y sus socios de Artemis, las zonas exclusivas son una forma de cumplir con las obligaciones del Tratado del Espacio Exterior, que exige a los países evitar "interferencias perjudiciales" en el espacio.

Para China, sin embargo, las zonas de seguridad son apropiaciones de tierras apenas disimuladas que violan el derecho internacional. Pekín quiere que cualquier norma se resuelva en la ONU, donde puede contar con el apoyo de un grupo más amplio de países deseosos de establecer lazos amistosos con la segunda economía del mundo.

"Ya es hora de que Estados Unidos despierte y huela el café", proclamaba el diario oficial China Daily en un editorial de enero en el que criticaba cómo la NASA "inventó" el concepto de zonas de seguridad para permitir a los gobiernos o a las empresas reservar áreas de la Luna. "El mundo ya no está interesado en sus esquemas divisivos y hegemónicos".

China tiene buenas razones para desconfiar de los esfuerzos estadounidenses en el espacio. La legislación estadounidense aprobada por primera vez en 2011 impide a la NASA la mayor parte de las interacciones con su homóloga china, y Estados Unidos ha bloqueado a China para que participe en la Estación Espacial Internacional, una medida que simplemente impulsó a Pekín a construir la suya propia.

"China se quedó fuera de ese orden y ahora está siguiendo su propio camino", dijo Lincoln Hines, un profesor asistente en el Colegio de Guerra Aérea de Estados Unidos que ha estudiado el programa espacial chino. "Eso plantea el reto de si se puede tener un sistema coherente de reglas en el espacio exterior cuando se tienen dos visiones diferentes del orden y no hay ninguna cooperación".

El jefe del programa espacial ruso, el director de Roscosmos Dmitry Rogozin, sugirió a finales de abril que Rusia había decidido abandonar la Estación Espacial Internacional debido a las sanciones occidentales impuestas a Rusia por su invasión de Ucrania.

Mientras que el programa espacial ruso ya estaba en declive antes de la guerra de Putin, China está avanzando rápidamente hacia el objetivo de Xi de igualar las capacidades de Estados Unidos en el espacio. China se convirtió en el primer país en enviar una sonda a la cara oculta de la Luna en 2019, y el año pasado se convirtió en la segunda nación, después de Estados Unidos, en aterrizar un rover en Marte.

El 10 de marzo, China lanzó un cohete Long March desde la provincia insular meridional de Hainan para entregar carga a la Tiangong, la nave espacial en órbita que Pekín planea completar este año, convirtiendo a China en el único país que opera su propia estación espacial. Al mes siguiente, Xi ordenó a los funcionarios que construyeran en Hainan un centro de lanzamiento de naves espaciales líder en el mundo.

"Explorar el vasto cosmos, desarrollar la industria espacial y convertir a China en una potencia espacial es nuestro eterno sueño", dijo Xi en la introducción de un libro blanco sobre el programa espacial chino publicado en enero, en el que se afirmaba que China planea lanzar una misión lunar robótica hacia 2025. China podría enviar astronautas a la Luna por primera vez en 2030, según declaró entonces Ye Peijian, diseñador jefe de la primera sonda lunar china, a los medios de comunicación estatales.

"China quiere ser vista como la NASA del futuro", dijo Michelle Hanlon, codirectora del Centro de Derecho Aéreo y Espacial de la Universidad de Mississippi y redactora jefe del Journal of Space Law. "Quiere ser ese líder. China siente que es su momento".

A medida que EE.UU., China y otras naciones apuntan a la Luna, la necesidad de establecer normas para evitar conflictos se hace más urgente.

La NASA realizó en abril las pruebas para el lanzamiento de Artemis I, la primera nave espacial estadounidense que apunta a la Luna desde el Apolo 17 en 1972. Aunque esta misión será totalmente robotizada, el objetivo de la NASA es enviar astronautas a la Luna hacia 2025 -incluida la primera mujer- y construir un campamento base en la superficie lunar.

Space Exploration Technologies Corp., de Musk, realizará en los próximos meses un vuelo de prueba desde Texas del nuevo cohete Starship de la compañía, con el que SpaceX planea llevar a los humanos a la Luna y a Marte.

Japón y Corea del Sur, ambos firmantes de los Acuerdos de Artemis, están preparando misiones lunares. También lo hace la India, el mayor país espacial que aún no se ha comprometido con los equipos estadounidense o sino-ruso. Putin también prometió el mes pasado "restaurar el programa lunar".

"La Luna está en juego", dijo Steven Freeland, vicepresidente de un grupo de trabajo sobre los aspectos legales de la actividad de los recursos espaciales para la Comisión sobre los Usos Pacíficos del Espacio Exterior de la ONU. Freeland, profesor emérito de derecho internacional en la Universidad de Western Sydney, espera que a finales de la década se inicien los esfuerzos para extraer recursos de la superficie lunar.

A diferencia de la Tierra, la luna puede contener grandes cantidades de helio-3, un isótopo potencialmente útil como alternativa al uranio para las centrales nucleares porque no es radiactivo.

Los medios de comunicación estatales chinos dijeron en 2019 que la luna es "a veces referida como el Golfo Pérsico del sistema solar", y los expertos creen que 5.000 toneladas de carbón podrían ser reemplazadas por unas tres cucharadas de helio-3.

Aunque todavía no hay pruebas de que el helio-3 pueda hacer lo que afirman los impulsores, los investigadores chinos ya están buscando el elemento en las rocas lunares que traerá a la Tierra a finales de 2020 una de las misiones lunares de China. La Luna también podría resultar valiosa como fuente de agua, extraída del hielo de los polos lunares, para fabricar combustible para cohetes que podría impulsar misiones a Marte y otros lugares del sistema solar.

Por el momento, Estados Unidos parece llevar la delantera a la hora de ganarse a las naciones para su interpretación de las normas para operar en el espacio. Mientras los Acuerdos de Artemis ganan nuevos firmantes, China sigue esperando a otro líder además de Putin para asociarse a la Estación Internacional de Investigación Lunar.

 

Más información en: Bloomberg /  Traducción libre del inglés por World Energy Trade 

 

Inscríbase gratuitamente a nuestro boletín semanal aquí.

 

No dude en ponerse en contacto con nosotros para darnos sugerencias y noticias. Es suficiente con enviar un mensaje a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. para hacérnoslo saber.

 

 

 

Te puede interesar:

Si eres seguidor de World Energy Trade hoy puedes resultarnos más útil que nunca. La emergencia del coronavirus ha ocasionado un lógico desplome sin precedentes de la publicidad, nuestro único sustento económico para poder informar.

Necesitamos a todos y cada uno de nuestros trabajadores y colaboradores que, cada día, están demostrando su valía en un entorno de trabajo complicado por las restricciones que impone el virus. Jornadas laborales interminables y medios tecnológicos no habituales hacen aún más difícil y costosa nuestra labor. Con la publicidad en crisis, el lector de World Energy Trade puede ser un asidero de enorme importancia.

Danos tu apoyo aportando lo que quieras.

QUIERO COLABORAR

No pierdas la oportunidad de leer este reportaje:

Vehiculos Electrico Hidrogeno Foto Ref