Una importante minera de cobre advierte de una "enorme crisis" en el suministro mundial - World Energy Trade

Una importante minera de cobre advierte de una "enorme crisis" en el suministro mundial

Una importante minera de cobre advierte de una "enorme crisis" en el suministro mundial

No hay suficientes minas nuevas, y mucho menos de gran tamaño.

Cobre

Acompañados de música de fondo y trabajadores vestidos con monos, los ejecutivos del Grupo Rio Tinto y las autoridades mongolas se reunieron a principios de año a un kilómetro de profundidad bajo el gélido desierto de Gobi para inaugurar una de las minas subterráneas de cobre más ricas del mundo.

Fue una celebración que ha durado cuatro décadas.

Oyu Tolgoi, en el sur de Mongolia, justo al norte de la frontera con China, es clave para los esfuerzos de Río por superar su dependencia del mineral de hierro y expandirse en el cobre, el metal que sustenta la transición hacia una energía limpia. También es un vasto yacimiento cuyas vicisitudes empresariales, políticas y técnicas dejan entrever el turbulento futuro del metal rojo.

A medida que aumenta la demanda de cobre, es cada vez más probable que el suministro proceda de minas como ésta de la árida estepa: caras, técnicamente complejas, fuera de las jurisdicciones tradicionales del cobre y que operan bajo la mirada de gobiernos celosamente guardianes de sus recursos naturales.

"Hay una crisis enorme", dice Doug Kirwin, uno de los primeros geólogos que trabajó en el yacimiento que se convirtió en Oyu Tolgoi, o Colina Turquesa, llamada así por las rocas de la zona, manchadas de cobre oxidado.

"No hay forma de que podamos suministrar la cantidad de cobre en los próximos 10 años para impulsar la transición energética y el carbono cero. No va a ocurrir", añade Kirwin, ahora geólogo consultor independiente. "Simplemente no se encuentran ni se explotan suficientes yacimientos de cobre".

Los analistas de Wood Mackenzie calculan que en un mundo más ecológico faltarán unos seis millones de toneladas de cobre para la próxima década, lo que significa que 12 nuevas Oyu Tolgois tendrían que entrar en funcionamiento en ese periodo.

Pero no es así: no hay suficientes minas nuevas, y mucho menos de gran tamaño. El resultado es un vacío: BloombergNEF estima que el apetito por el cobre refinado crecerá un 53% hasta 2040, pero la oferta minera sólo aumentará un 16%.

Los mayores mineros del mundo no se quedan de brazos cruzados. Después de más de una década de arrepentimiento por el exceso que siguió al auge de la demanda impulsado por China en la década de 2000, los acuerdos están de vuelta, con los metales verdes en el punto de mira de los compradores. La inminente escasez de metales verdes ha animado a Glencore Plc a lanzarse a por Teck Resources Ltd, un codiciado objetivo de cobre desde hace tiempo, y a Newmont Corp, la minera de oro más importante, a presentar una oferta récord por su homóloga australiana Newcrest Mining Ltd, una operación que añadirá lingotes, pero también cobre, a su perfil de producción. BHP Group Ltd acaba de completar la adquisición del productor de cobre Oz Minerals, su mayor operación en más de una década.


Síguenos en nuestro canal de YouTube, subimos contenido a diario.


Ninguna de estas operaciones, aunque tenga éxito, alterará el equilibrio global.

Construir minas, en lugar de comprarlas, sigue siendo un quebradero de cabeza demasiado doloroso. Los precios no brillan lo suficiente para cubrir los crecientes costes, y abundan los riesgos. Tomemos como ejemplo Oyu Tolgoi, donde la construcción ha supuesto añadir un laberinto de 200 km de túneles de hormigón a la mina a cielo abierto, pero también carreteras, un aeropuerto e infraestructuras de transmisión de energía y agua. No hay que olvidar el comedor más grande de Mongolia, para unos 20.000 trabajadores, y, según espera Mongolia, una central eléctrica.

Y lo que es más preocupante, aunque la exploración ha aumentado últimamente, es que el gasto sigue siendo muy inferior al necesario. Y lo que aparece suele ser más pequeño y de menor ley, lo que significa que el porcentaje de metal en el mineral es más leve, por lo que se requiere más esfuerzo (y residuos) para alcanzar los mismos niveles de producción. El último descubrimiento de peso, sin duda, se produjo hace aproximadamente una década: la explotación combinada de Kamoa-Kakula, en la República Democrática del Congo, propiedad de Ivanhoe Mines, del empresario Robert Friedland.

"Las minas son cada vez más viejas, más profundas y de menor calidad", afirma David Radclyffe, director gerente de Global Mining Research. "Además, se añaden las complicaciones de la necesidad de cumplir los requisitos medioambientales. Y, además, el riesgo político".

El escepticismo del geólogo Kirwin procede de una profunda experiencia. Fue su equipo el que, hace más de dos décadas, descubrió el megayacimiento que acabó atrayendo a Río a Mongolia.

Friedland, que buscaba cobre en Asia, llegó a Ulán Bator en 1996, tras un encuentro casual en China con un geólogo mongol. Mongolia apenas había salido de su pasado comunista como Estado satélite de la Unión Soviética. Era, como le habían prometido, el paraíso de los geólogos, y ofrecía perspectivas tentadoras, como los alrededores de Oyu Tolgoi, en el sur, donde se habían visto afloramientos por primera vez a mediados de los ochenta.

Magma Copper, posteriormente adquirida por el gigante minero BHP, había empezado a explorar el desierto de Gobi a mediados de los noventa. Cuando la minera decidió reorientarse, Kirwin estaba allí para conseguir la licencia de exploración de Oyu Tolgoi. Friedland describe el momento como una "tormenta perfecta". Actuó con rapidez y las perforaciones pronto dieron lugar a uno de los mayores descubrimientos de cobre de alta ley del mundo.

La magnitud del hallazgo y la incesante promoción del expansivo Friedland, que se había hecho famoso con el gigantesco yacimiento de níquel de Voisey's Bay en la década de 1990, llamaron la atención y, en 2006, Rio Tinto adquirió una participación en la empresa de Friedland.

"No había duda de que era exactamente el tipo de proyecto que Rio Tinto busca: primer nivel, gran tamaño, larga vida útil y bajo coste de explotación. Así que esa era la base de su interés", afirma David Paterson, que se convirtió en director de Rio Tinto para Mongolia en 2010.

Pero el camino no fue fácil. Hubo problemas en el consejo de administración, ya que Rio empezó a aumentar su participación y Friedland trató de impedir que se hiciera con el control con una defensa contra la adquisición mediante una píldora venenosa, que la minera angloaustraliana acabó rechazando. Friedland, que se atribuyó el mérito del tajo abierto y de la primera fase de la mina, se marchó con una cuantiosa indemnización.

También hubo turbulencias con el gobierno mongol, cuando la mina saltó a los titulares locales. El acuerdo por el que se concedía al país una participación del 34% en la mina -con un pago, más intereses, con cargo a los beneficios futuros- empezó a parecer menos generoso a medida que la expansión sufría retrasos, lo que retrasó las ganancias inesperadas previstas.

El resultado fue tan turbio y la financiación tan complicada que una resolución en 2015 ayudó al entonces jefe de cobre, Jean-Sebastien Jacques, a convertirse en consejero delegado al año siguiente. Y los contratiempos continuaron hasta 2019, cuando los desafíos técnicos significaron que los costes de la mina subterránea aumentaron a más de 7.000 millones de dólares, un tercio más de lo previsto inicialmente.

"Ambas partes jugaban la carta de que se marcharían", dijo Paterson, que para entonces había dejado Rio y observaba desde lejos. "Nunca lo creí". La disputa acabó resolviéndose cuando Rio acordó en diciembre de 2021 condonar la deuda del gobierno mongol con la empresa, por valor de 2.400 millones de dólares.

Cuando el consejero delegado de Rio, Jakob Stausholm, y el primer ministro mongol, Oyun Erdene Luvsannamsrai, se encontraron codo con codo bajo el desierto de Gobi en marzo, ninguno de los dos fue capaz de ignorar el pasado, pero ninguno se detuvo en él.

Bold Baatar, jefe de la división del cobre de Río de Janeiro, de origen mongol y durante mucho tiempo el hombre en la punta de lanza de las negociaciones, deja hoy de lado las nuevas preocupaciones políticas: "Hay mucha apertura en la forma en que el gobierno trabaja con la sociedad en general", dijo en el aeropuerto de Oyu Tolgoi tras la ceremonia de la mina subterránea.

Pero incluso las democracias pueden tener desacuerdos en cuestiones críticas, desde la carga fiscal al uso del agua y los residuos. "Creo que también habrá debate en el futuro", declaró Oyun Erdene a Bloomberg en una entrevista.

Se avecinan otros problemas. El gobierno mongol quiere que Rio construya una central eléctrica para la mina, en lugar de utilizar electricidad procedente del otro lado de la frontera, generada en China. También desea que el cobre se funde en el país en lugar de enviarlo en camiones, una idea que sería cara y requeriría mucha agua, y por la que Río ha mostrado poco entusiasmo.

Estas exigencias resultarán familiares a todos los grandes mineros, ya que los países intentan crear más valor dentro de sus fronteras para proteger los recursos y aumentar los beneficios fiscales, desde Chile, que se replantea las exigencias fiscales para satisfacer las acuciantes necesidades de gasto social, hasta Panamá, donde una disputa con el Gobierno obligó a paralizar la mina Cobre Panamá de First Quantum Minerals Ltd.

 

Más información en: Bloomberg /  Traducción libre del inglés por World Energy Trade 

 

Añade a nuestra página World Energy Trade a tu feed de Google News AQUÍ

 

No dude en ponerse en contacto con nosotros para darnos sugerencias y noticias. Es suficiente con enviar un mensaje a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. para hacérnoslo saber.

 

 

 

Te puede interesar:

Si eres seguidor de World Energy Trade hoy puedes resultarnos más útil que nunca. La emergencia del coronavirus ha ocasionado un lógico desplome sin precedentes de la publicidad, nuestro único sustento económico para poder informar.

Necesitamos a todos y cada uno de nuestros trabajadores y colaboradores que, cada día, están demostrando su valía en un entorno de trabajo complicado por las restricciones que impone el virus. Jornadas laborales interminables y medios tecnológicos no habituales hacen aún más difícil y costosa nuestra labor. Con la publicidad en crisis, el lector de World Energy Trade puede ser un asidero de enorme importancia.

Danos tu apoyo aportando lo que quieras.

QUIERO COLABORAR

No pierdas la oportunidad de leer este reportaje:

Vehiculos Electrico Hidrogeno Foto Ref