¿Podría haber minas de cobre de emisión cero a la vuelta de la esquina? - World Energy Trade

¿Podría haber minas de cobre de emisión cero a la vuelta de la esquina?

Este informe destaca las áreas que pueden abordarse con las nuevas tecnologías

Este informe destaca las áreas que pueden abordarse con las nuevas tecnologías

Cobre
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La Universidad de Sydney publicó recientemente un informe que muestra cómo las operaciones mineras de cobre de Australia podrían apuntar a cero emisiones en los próximos 30 años.

Creado por el Centro Warren de ingeniería avanzada de la universidad y la Asociación Internacional del Cobre de Australia (International Copper Association Australia, ICAA, por sus siglas en inglés), el informe destaca las áreas que pueden abordarse con las nuevas tecnologías. Se habló con Ashley Brinson, director ejecutivo del Centro Warren de Ingeniería Avanzada, para saber más acerca de lo que puede lograr un pensamiento de "tiro a la luna" como este.

El informe "Zero Emission Copper Mine of the Future", encargado por la Asociación Internacional del Cobre de Australia (ICAA) y realizado por el Centro Warren de Ingeniería Avanzada de la Universidad de Sydney, es aparentemente sólo el primero de tres planos.

Los informes tratan de identificar formas de reducir las emisiones de carbono de la industria australiana del cobre a cero en los próximos 30 años, profundizando en el problema con cada iteración.

La industria del cobre es parte integral de la revolución de la energía verde, utilizada en todo, desde paneles solares hasta baterías de vehículos eléctricos.

Sin embargo, la propia industria del cobre es, paradójicamente, relativamente intensiva en carbono y podría resultar una barrera para que los países alcancen los términos del Acuerdo de París si no se abordan.

Según John Fennell, Director General del ICAA, el logro de este objetivo de cero emisiones no sólo dependerá de las nuevas tecnologías, sino también de la colaboración a través de cinco palancas estratégicas: políticas y programas, redes industriales, facilitadores de capital, conocimientos futuros y una "mentalidad abierta". Entonces, ¿por qué es tan importante apuntar al cobre? ¿Y cómo puede la industria australiana promulgar un cambio significativo?

Es hora de innovar

Tesla extraerá sus propios metales de batería
METALES
Tesla extraerá sus propios metales de batería

En el prefacio del informe, se cita a Brinson diciendo que una mina de cobre de cero emisiones del futuro requerirá "cambios fundamentales en la forma en que se consume, se obtiene y se reduce la energía". Mientras que las soluciones variarán dependiendo del tipo de mineral y la ubicación de los sitios, cinco áreas clave para el cambio fueron identificadas en el informe: la exploración, el movimiento de materiales, la ventilación, el procesamiento y el uso del agua.

Las tecnologías destacadas van desde los sistemas de alineación de perforaciones y la tecnología de sensores de clasificación de materiales hasta los vehículos eléctricos híbridos de hidrógeno. Cada solución se clasifica en tres horizontes: el primero es la adopción de tecnología a corto plazo, y el tercero son los futuros avances tecnológicos. La segunda fase de investigación pretende ser una inmersión más profunda en las tecnologías identificadas como posibles medios para reducir las emisiones. Brinson advierte que se necesitará un trabajo duro antes de que se vea el cambio.

"No hay una bala de plata ahí", dice. "Pero tengo que pensar que hay muchas eficiencias que se pueden obtener de los sensores que son relativamente baratos, así como la inteligencia artificial y el aprendizaje automático - que están haciendo todo más rápido."

Sin embargo, para que estos métodos despeguen realmente y lleguen a las minas, se necesitarán los esfuerzos de una serie de miembros de la industria, incluyendo productores, proveedores, gobiernos, inversores, organizaciones sin ánimo de lucro e investigadores. Tal vez lo más importante, Brinson dice que se necesita un verdadero liderazgo en esta industria.

"Necesitamos entusiasmo en este sector - de los ingenieros y los geólogos y los robots que están entregando este futuro de energía verde que sabemos que necesitamos", dice. "Debería ser emocionante estar a la vanguardia de eso".

La creciente importancia del cobre

Según la investigación del Centro Warren, el uso mundial de cobre se situó en 23,5 millones de toneladas en 2018, y se prevé que esta cifra aumente a más de 25 millones de toneladas en 2021. Hablando con Brinson, dice que la mayoría de la demanda proviene de Asia.

"Estamos viendo grandes cambios macroeconómicos en la generación de energía, especialmente en China e India", dice. "Con el crecimiento de la población, también hay una migración masiva de las granjas a las ciudades en estos países, la gente se traslada de sus casas individuales en las zonas rurales a apartamentos de gran altura en las ciudades, y también estamos viendo un movimiento hacia el transporte público electrificado y el ferrocarril de alta velocidad. Todas estas cosas en realidad crean una nueva demanda de cobre".

El auge simultáneo de la energía solar fotovoltaica y la energía eólica está haciendo del cobre una de las industrias más integrales para un futuro más limpio. El informe cita una estimación del Banco Mundial para el año 2019 que dice que se han producido 550mt de cobre en los últimos 5.000 años - la misma cantidad que se requiere para satisfacer la demanda global del material en los próximos 25 años.

Australia está llamada a desempeñar un papel central en el futuro panorama de la minería del cobre. El país ocupa actualmente el séptimo lugar en la producción mundial de cobre, y se prevé que una serie de nuevos proyectos en tramitación impulsen su situación.

Sin embargo, si bien la demanda del metal parece ser una garantía, la cuestión radica en que la industria no ha utilizado hasta ahora las tecnologías emergentes para reducir las emisiones.

"En el lado de la minería, tienen algunos malos hábitos. Y no entienden cómo tienen que encajar en este futuro de energía verde", dice Brinson. "La energía en Australia es muy política, y la minería es un área polémica. Aunque a mucha gente le encantaría tener mucha más energía verde, más turbinas de viento y más paneles solares, para construir ese equipo tenemos que producir mucho cobre".

"Hay un tremendo salto adelante en las tecnologías provenientes del espacio comercial y privado, pero la aspiración de la industria en la reducción del carbono necesita cierto liderazgo", añade.

¿Una visión optimista?

La industria del cobre ya ha hecho progresos para promulgar un cambio significativo desde una perspectiva ética, con la introducción de la marca del cobre, y Brinson señala esto como evidencia de que el cambio sistémico es posible - aunque a veces lento.

"El cobre que aparece en la Bolsa de Metales de Londres podría provenir de una mina en Australia, o del Congo o Nigeria, o de una zona mineral conflictiva donde la gente pierde la vida por los metales que se comercian en las guerras civiles", dice Brinson. "También podría haber una huella de carbono en el tipo de cobre que aparece en la Bolsa de Metales de Londres. Así que la industria está estudiando esto y emprendiendo una reforma".

Y la reforma parece estar en las cartas para la huella ambiental del cobre, con Brinson diciendo que la rama europea de la Asociación del Cobre, así como las empresas mineras dentro de Australia, están actualmente en discusiones a la luz de las conclusiones del informe. Por lo tanto, la tracción para la segunda ronda de investigación parece estar en marcha.

"En la segunda fase se examinarán algunas de las áreas de tecnología y se profundizará en la revisión de las mismas", dice Brinson. "Entonces podremos empezar a colaborar para crear algunos cambios reales, y tal vez ayudar a correr la voz o emprender proyectos que puedan aportar innovación donde se necesite para resolver los problemas".

Si bien parece que estamos al comienzo de una nueva etapa en la industria del cobre, la innovación tecnológica ofrece oportunidades siempre asequibles para racionalizar las operaciones, y el optimismo de que este cambio sea posible parece alto.

"Estamos hablando con los sitios mineros de Australia sobre la posibilidad de emprender la siguiente etapa de investigación tecnológica", añade Brinson. "Queremos ver una actividad económica que construya un futuro significativo para nuestros hijos y nietos". Hay mucha necesidad de innovación abierta, colaboración y elevación técnica de la comunidad. Todavía queda mucho trabajo por hacer pero soy optimista al respecto".

 

Noticia tomada de: Mining Technology / Traducción libre del inglés por World Energy Trade

No pierdas la oportunidad de leer este reportaje: 

Vehiculos Electrico Hidrogeno Foto Ref

 

Te puede interesar: