La carrera de los productores de aluminio por volverse ecológicos podría fracturar el mercado - World Energy Trade

La carrera de los productores de aluminio por volverse ecológicos podría fracturar el mercado

Es uno de los metales críticos para la revolución verde

Es uno de los metales críticos para la revolución verde

Aluminio
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Tesla está encargando prensas de fundición de aluminio gigantes para su línea de montaje en Alemania.

El “Gigapress” es del tamaño de una casa pequeña y reemplazará con un solo módulo alrededor de 70 piezas que actualmente están pegadas y remachadas en el chasis del automóvil.

El aluminio es uno de los materiales elegidos por el pionero de los vehículos eléctricos debido a su peso ligero y resistencia, lo que significa un kilometraje adicional y una mayor seguridad.

Los metales clave de las baterías necesitan más inversión para cumplir los objetivos climáticos
METALES
Los metales clave de las baterías necesitan más inversión para cumplir los objetivos climáticos

De hecho, el aluminio va a ser uno de los metales críticos para la revolución verde que se desarrolla, no solo por su papel en el transporte, sino también por su uso en fuentes de energía renovables, particularmente paneles solares.

El problema es que la fabricación de aluminio puede ser un negocio intensivo en carbono. El sector representa casi el 3% de las emisiones globales.

La carrera para producir aluminio con bajo contenido de carbono ha comenzado, ya que los productores buscan diferenciar su producto en un panorama cambiante de consumidores.

Pero esta brecha cada vez mayor entre el aluminio "verde" y "negro" corre el riesgo de fracturar el modelo de precios actual del mercado porque una "prima ecológica" no solo está llegando mucho más rápido de lo que piensan muchos actores de la industria, sino que ya puede estar aquí.

El rocoso camino hacia el cero

La fundición de aluminio es un negocio que consume mucha energía, la huella de carbono de cada productor se determina principalmente por la fuente de energía que utiliza. La hidroeléctrica tiene una puntuación baja. El carbón tiene una puntuación alta. El gas está en algún lugar en el medio.

El promedio es de alrededor de 10 toneladas de carbono por tonelada de aluminio producido, pero el rango global puede ser de 4 a 18 toneladas, según Antti Koulumies, Vicepresidente de la línea de aluminio del proveedor de equipos Metso Outotec .

La eficiencia energética del sector se ha deteriorado este siglo, ya que cada vez más de la producción mundial de aluminio ha emigrado a China, donde el carbón es la fuente de energía predominante, dijo Koulumies.

Él estaba hablando en la Conferencia Mundial del Aluminio (Virtual) de CRU esta semana, donde los productores se alineaban en algo así como un desfile de belleza de bajo carbono.

 

 carrera productores aluminio por volverse ecologicos podria fracturar mercado figura 8778

Figura 1. Fuente de energía para las fundiciones de aluminio en 2018

Alvance, el negocio de aluminio del magnate británico de las materias primas Sanjeev Gupta, está creciendo rápidamente a través de la adquisición de fundiciones de bajo carbono como Lochaber en Escocia (hidroeléctrica) y Dunkerque en Francia (nuclear). Está buscando más.

La empresa india Hindalco parte de la desventaja de ser dependiente del carbón, pero está construyendo un suministro solar suplementario en sus fundiciones con un objetivo de 100 megavatios para marzo de 2021, según el director general Satish Pai. Es una forma relativamente barata de reducir el conteo de carbono por tonelada de metal.

Hongqiao, uno de los mayores productores del mundo, ha optado por la misma solución china de desmantelar dos millones de toneladas de capacidad en la provincia de Shandong (carbón) y construir una nueva fundición y un centro de aluminio "verde" en Yunnan, rica en energía hidroeléctrica.

El traslado se completará en tiempo superrápido a finales del primer trimestre de 2021, según Ron Knapp, anteriormente director del Instituto Internacional del Aluminio y ahora asesor especial del presidente de Hongqiao.

El objetivo final de la industria es la neutralidad del carbono para el 2050, un objetivo que puede requerir la redefinición del proceso de fundición de Hall-Heroult en sí mismo.

ELYSIS, una empresa conjunta entre Rio Tinto y Alcoa ya está allí, utilizando un proceso que elimina todas las emisiones directas de gases de efecto invernadero de la fundición. Apple, socio del proyecto, ya ha hecho su primera compra, según Tolga Egrilmezer, jefe de la división de marketing de aluminio de Rio.

Sin embargo, muchos productores, en particular los de China, van a encontrar que el camino hacia las cero emisiones es largo y sinuoso, si no imposible.

La división emergente entre el aluminio "verde" y "negro" sólo va a ampliarse.

La división del mercado

A pesar de la prisa de los productores (principalmente hidroeléctricos) por diferenciar su producto, hasta ahora ha resultado difícil conseguir un "premio verde".

Eso se debe en parte a la falta de acuerdo sobre cómo calcular exactamente el metal "verde". Los productores de bajo carbono son mutuamente cautelosos de las metodologías de cada uno.

Más fundamentalmente, no hay todavía suficiente demanda para generar una prima física.

Las marcas de consumo occidentales como Apple y Tesla están relativamente bien abastecidas con aluminio de bajo carbono de fundiciones canadienses y europeas.

Dejado a las fuerzas del mercado, no se sabe cuánto tiempo tardará la demanda en crecer hasta el punto de que los compradores tengan que pagar una prima física para asegurar el suministro.

Sin embargo, no se dejará en manos de las fuerzas del mercado.

“Los responsables políticos astutos y con visión de futuro están considerando cambios en las prácticas de contratación pública para valorar los materiales con bajo contenido de CO2 (y) las fronteras verdes”, dijo Jean Simard. Simard es el director de la Asociación de Aluminio de Canadá, que da algunas pistas sobre los responsables políticos que puede tener en mente.

Pero es la Unión Europea la que está liderando el camino acelerando su estrategia de reducción de carbono y buscando formas de penalizar las importaciones de productos con alto contenido de carbono como una forma de prevenir la "fuga de carbono".

Dividiendo el precio

Si bien es posible que una “prima verde” aún no se haya negociado en el mercado físico del aluminio, está comenzando a tomar forma en el mercado financiero, que anticipa la curva hacia adelante tanto de la regulación del carbono como de la demanda de los consumidores.

La casa comercial Trafigura acaba de anunciar una línea de financiación de aluminio bajo en carbono de hasta $ 500 millones con el respaldo de Natixis y Rabobank. El interés será "a una tasa preferencial", lo que permite a Trafigura pagar a los productores con bajas emisiones de carbono una prima por su producto.

Es probable que la instalación también se utilice para financiar el inventario. El aluminio es un metal que históricamente ha tenido existencias elevadas, que se financian a través de la curva a plazo de la Bolsa de Metales de Londres (LME).

Estos acuerdos pueden durar solo unos meses o pueden estructurarse a lo largo de años, en cuyo caso los financieros ahora se enfrentan a un dilema.

"Las casas de comercio, que gestionan la mayor parte de los acuerdos de efectivo y acarreo, son conscientes de que los productos con alto contenido de carbono pueden negociarse con un descuento frente a sus pares con bajas emisiones de carbono cuando estos acuerdos se cancelen en 1 o 2 años", explican los analistas de Citi.

A medida que el carbono avanza rápidamente en la agenda de los inversores institucionales, "los bancos occidentales pueden, con el tiempo, verse más limitados a la hora de financiar materiales con alto contenido de carbono", según Citi.

Ese diferencial en los requisitos de financiamiento de acciones será negociable en la plataforma spot que la LME lanzará el próximo año. La iniciativa complementa un movimiento hacia la notificación voluntaria de la huella ambiental de un metal.

Es una forma elegante de lidiar con la complejidad de los "estándares" en competencia en un mercado del aluminio en rápida evolución. La esperanza es que el mercado mismo estandarice la prima para el metal bajo en carbono con el tiempo.

Pero con diferentes regiones moviéndose por el camino de la reducción de carbono a diferentes velocidades, parece poco probable que haya una única “prima verde” global, sino más bien una serie de primas regionales bajas en carbono que se intercambian en conjunto con las primas regionales tradicionales existentes.

El precio del aluminio parece que se volverá mucho más complejo.

Trafigura afirma que fue la primera casa comercial en establecer una mesa comercial de aluminio con bajo contenido de carbono en 2019 y no será el último.

 

Noticia tomada de: MINING / Traducción libre del inglés por World Energy Trade

No pierdas la oportunidad de leer este reportaje: 

Vehiculos Electrico Hidrogeno Foto Ref

Te puede interesar: