Ante el aumento de la inflación, Biden apunta al transporte marítimo - World Energy Trade

Ante el aumento de la inflación, Biden apunta al transporte marítimo

Ante el aumento de la inflación, Biden apunta al transporte marítimo

El coste de enviar un contenedor a la Costa Oeste desde China es 12 veces mayor que hace dos años. Fuente: The New York Times

Transporte

El presidente apunta a las compañías navieras que han subido los precios durante la pandemia, pero los críticos dicen que hay fuerzas económicas más importantes en juego.

Con el aumento de la inflación a su ritmo más rápido en 40 años, el presidente Biden ha identificado un nuevo culpable que, según él, está ayudando a alimentar el aumento de los precios en Estados Unidos: Los buques marítimos que transportan contenedores llenos de productos extranjeros a las costas de Estados Unidos cada año.

Los precios del transporte marítimo se han disparado desde la pandemia, ya que el aumento de la demanda de alimentos, mobiliario, productos electrónicos y otros bienes ha chocado con el cierre de fábricas y puertos, lo que ha provocado una escasez de espacio en los buques marítimos, ya que los países compiten por llevar los productos desde las costas extranjeras a las suyas.

El precio de transportar un contenedor desde China hasta la costa oeste de Estados Unidos cuesta 12 veces más que hace dos años, mientras que el tiempo que tarda un contenedor en hacer ese viaje casi se ha duplicado. Esto ha hecho subir los costes de las empresas que se abastecen de productos o piezas en el extranjero, lo que se refleja en el precio que pagan los consumidores.

Biden se ha comprometido a intentar reducir los costes aumentando la competencia en el sector del transporte marítimo, dominado por un puñado de transportistas marítimos de propiedad extranjera. Ha citado los beneficios récord del sector y ha ordenado a su administración que preste más apoyo a las investigaciones sobre violaciones de la legislación antimonopolio y otras prácticas desleales.

El Congreso también está estudiando una ley que otorgaría más poder a la Comisión Federal Marítima, un organismo independiente que controla el transporte marítimo internacional en nombre de las empresas y los consumidores estadounidenses.

El proyecto de ley, que cuenta con apoyo bipartidista, autorizaría a la comisión a tomar medidas contra las conductas anticompetitivas, exigir a las empresas de transporte marítimo el cumplimiento de determinadas normas de servicio y regular la forma en que imponen determinadas tarifas a sus clientes. Biden está presionando a los legisladores para que añadan una disposición que permita a la comisión y al Departamento de Justicia revisar las solicitudes de nuevas alianzas entre empresas por cuestiones antimonopolio, y rechazar las que no sean de interés público.

La Cámara de Representantes aprobó su versión del proyecto de ley en diciembre; debe conciliarse con la versión del Senado.

Pero no está claro hasta qué punto una mayor supervisión y aplicación de la ley por parte del gobierno reducirá realmente los costes de transporte, impulsados en gran parte por la creciente demanda de los consumidores y los persistentes cuellos de botella. Las cadenas de suministro mundiales siguen plagadas de retrasos e interrupciones, incluidas las derivadas de la invasión rusa de Ucrania y los amplios cierres de China en Shenzhen, Shanghai y otros lugares.

"Como cuestión estándar de economía, si se tiene una oferta inelástica y se experimenta un aumento de la demanda, se verá un aumento de los precios", dijo Phil Levy, economista jefe de Flexport, una empresa de logística.

Se espera que el efecto se agrave en los próximos meses. Las tarifas de transporte suelen tardar entre 12 y 18 meses en repercutir plenamente en los precios al consumo, según Nicholas Sly, economista del Banco de la Reserva Federal de Kansas City.

"Los bienes que se ven afectados por los costes de envío hoy son realmente los bienes que los consumidores y los hogares estadounidenses van a comprar dentro de muchos meses, y por eso esos costes tienden a aparecer más tarde", dijo.

Algunos de los aumentos de precios de finales del verano pasado todavía no han llegado a los consumidores, dijo, y el conflicto en Ucrania está causando más interrupciones.

Los precios del transporte se han disparado tanto que, en el caso de algunos productos, han eliminado los márgenes de beneficio de las empresas.

El coste de enviar un contenedor de mercancías desde Asia a la costa oeste de Estados Unidos se disparó hasta los 16.353 dólares el 11 de marzo, casi el triple que el año pasado, según datos de Freightos, una plataforma de reservas de transporte.

Aunque la congestión de la cadena de suministro mostró algunos signos de alivio en enero y febrero, la invasión rusa de Ucrania ha empeorado rápidamente la situación, junto con los cierres en China que han hecho que se cierren fábricas y almacenes.

Los analistas de Capital Economics, en una nota de investigación publicada el miércoles, afirmaron que todavía es posible que China suprima las infecciones por coronavirus sin causar una interrupción generalizada de las cadenas de suministro mundiales. "Pero el riesgo de que los vínculos de las cadenas de suministro mundiales dentro de China se corten es el más alto que ha habido en dos años", dijeron.

Las empresas estadounidenses que utilizan los transportistas marítimos han estado presionando para que se ejerza una mayor supervisión de lo que dicen que es una industria opaca y poco regulada.

Una de las principales quejas de los importadores y exportadores es que los transportistas marítimos están cobrando a los clientes unas tasas enormes e inesperadas por los retrasos en la recogida o devolución de los contenedores de envío, que a menudo están atascados en los puertos o en los almacenes.

Los agricultores estadounidenses, que han tenido dificultades para hacer llegar sus mercancías al extranjero, dicen que los transportistas marítimos se han negado a esperar en el puerto para cargar la mercancía saliente o se han saltado algunos puertos congestionados por completo. Como resultado, algunos no han podido sacar periódicamente sus productos de Estados Unidos.

Eric Byer, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Distribuidores de Productos Químicos, dijo que las empresas estadounidenses estaban teniendo problemas para conseguir cloro para limpiar piscinas, ácido cítrico para hacer refrescos y ácido fosfórico para añadir a los fertilizantes a través de los puertos estadounidenses.

"Están tardando semanas y meses, y se les están recortando los costes. Se están imponiendo muchas tasas a los productos que esperan en la bahía de San Pedro", dijo, refiriéndose a la masa de agua fuera de los concurridos puertos californianos de Los Ángeles y Long Beach.

 

Noticia tomada de: NYTimes / Traducción libre del inglés por World Energy Trade

 

 

Te puede interesar:

Si eres seguidor de World Energy Trade hoy puedes resultarnos más útil que nunca. La emergencia del coronavirus ha ocasionado un lógico desplome sin precedentes de la publicidad, nuestro único sustento económico para poder informar.

Necesitamos a todos y cada uno de nuestros trabajadores y colaboradores que, cada día, están demostrando su valía en un entorno de trabajo complicado por las restricciones que impone el virus. Jornadas laborales interminables y medios tecnológicos no habituales hacen aún más difícil y costosa nuestra labor. Con la publicidad en crisis, el lector de World Energy Trade puede ser un asidero de enorme importancia.

Danos tu apoyo aportando lo que quieras.

QUIERO COLABORAR

No pierdas la oportunidad de leer este reportaje:

Vehiculos Electrico Hidrogeno Foto Ref
 

Populares de Logística