¿Por qué se han agravado las interrupciones en las cadenas de suministro globales? - World Energy Trade

¿Por qué se han agravado las interrupciones en las cadenas de suministro globales?

Las interrupciones en la cadena de suministro están obstaculizando gravemente la recuperación económica mundial.

Las interrupciones en la cadena de suministro están obstaculizando gravemente la recuperación económica mundial.

Puertos y aduanas

Cuando las previsiones no son lo suficientemente específicas como para poder actuar, la respuesta del suministro no puede ajustarse de forma oportuna o eficiente. Como las cadenas de suministro globales tienen relativamente poca holgura, las grandes desviaciones de los patrones normales producen retrasos en la respuesta, escasez y cuellos de botella, como los actuales.

Los tipos de productos y servicios afectados por los retrasos y la escasez, abarcan desde las materias primas, pasando por una amplia gama de bienes intermedios hasta los semiconductores, y los productos finales. Se pudiera asemejar a lo que se vería en una economía de guerra.

A medida que se agravan las interrupciones de la cadena de suministro y aumentala inflación, los ejecutivos y los responsables políticos deben navegar por una delicada transición hacia una economía más normal.

Los riesgos que fueron advertidos

En el primer trimestre de este año, se preveía una aceleración del crecimiento de forma abrumadora, y los expertos no hicieron las advertencias de que la oferta no pudiera seguir el ritmo.

Ciertamente influyentes economistas advirtieron respecto de que la combinación de una política monetaria muy acomodaticia, los elevados saldos de ahorro de los hogares, la demanda reprimida y el enorme gasto fiscal aumentaban significativamente el riesgo de inflación.

Los problemas son especialmente graves en EE.UU., donde el estímulo fiscal de casi 6 billones de dólares ha impulsado el gasto de los consumidores un 9% por encima de su nivel anterior a la pandemia y donde los cuellos de botella de la oferta contribuyeron a elevar la inflación al 5,4% en septiembre, el nivel más alto en 13 años.

Las acertadas advertencias macroeconómicas implicaban que un aumento de la demanda agregada, alimentado por una avalancha de liquidez y unos precios de los activos en efervescencia, podría superar a la oferta.

La duración probable del desequilibrio seguía siendo desconocida, y muchos sostenían que la inflación y, por extensión, las interrupciones de la oferta serían transitorias.

Muchos observadores siguen convencidos de que es así. Pero los participantes en las cadenas de suministro mundiales predicen cada vez más que la escasez, los retrasos y los desequilibrios entre la oferta y la demanda persistirán hasta bien entrado el año 2022, y quizás más.

La oferta limitará el crecimiento económico

Parece claro que, durante un período significativo, el crecimiento económico mundial se verá limitado por la oferta, lo que supone un fuerte contraste con los años posteriores a la crisis financiera mundial de 2008.

Aunque el aumento de la demanda puede ser mayor de lo que indicaban las previsiones de mediados de la pandemia, fue la base de las proyecciones de alto crecimiento en el periodo de recuperación de la pandemia.

Esto hace que sea aún más importante abordar dos cuestiones fundamentales del lado de la oferta.

En primer lugar, ¿existen limitaciones subyacentes de la oferta que persistirán incluso después de que se eliminen los bloqueos relacionados con la pandemia? Y, en segundo lugar, ¿hay algo en la configuración y el funcionamiento de las cadenas de suministro mundiales que afecte a la respuesta del suministro?.

Cambios estructurales en el mercado laboral

Se puede argumentar razonablemente que la pandemia produjo cambios semipermanentes en algunos factores de la oferta. Para empezar, muchos trabajadores han abandonado el mercado laboral o han aplazado su reincorporación, a pesar del retroceso de los mecanismos de apoyo a la pandemia.

Esto probablemente tiene mucho que ver con las condiciones altamente estresantes o peligrosas en las que algunos, como el personal sanitario, trabajaron durante la pandemia.

Bajo estas circunstancias de pandemia, muchos trabajadores del sector de la carga estuvieron varados en los barcos durante meses.

Si los trabajadores tienen que aceptar esos puestos ahora, probablemente exigirán una mejor compensación y cambios en las condiciones de trabajo. Asimismo, muchos de los que pasaron a trabajar a distancia durante la pandemia se resisten a volver a la oficina a tiempo completo.

Estos cambios en las demandas y preferencias implican cambios en la oferta en muchos segmentos del mercado laboral, con efectos desconocidos a largo plazo.

¿Por qué se vieron sorprendidas las cadenas de suministro mundiales?

Los efectos de la oferta de trabajo son sólo una parte de la historia. Estaba también claro que avecinaba un aumento de la demanda.

Una de las razones es que la demanda reprimida se desató antes de que la pandemia terminara realmente. Así que, mientras la demanda aumentaba, las interrupciones relacionadas con la pandemia seguían afectando a los principales puertos e instalaciones de fabricación, lo que frenaba la respuesta de la oferta.

Otro factor es que la demanda parece haber aumentado más allá de la capacidad de carga máxima del sistema. Ampliar esa capacidad requerirá inversiones y, lo que es más importante, tiempo.

Pero, si bien la capacidad de carga máxima es crucial en servicios como la electricidad, que es difícil de almacenar, es menos importante en el caso de las mercancías, cuya demanda debe gestionarse con un sistema que funcione bien, que anticipe los picos y reparta el flujo de pedidos.

Las redes mundiales de suministro, tal y como están constituidas actualmente, son complejas, descentralizadas y están muy bien conectadas, con el fin de maximizar la eficiencia y minimizar el desperdicio.

Sin embargo, este enfoque funciona en tiempos normales, no puede hacer frente a los choques o perturbaciones importantes. La descentralización, en particular, conduce a la subinversión en resiliencia, porque los rendimientos privados de tales inversiones son mucho más pequeños que los rendimientos o beneficios de todo el sistema.

Las redes mundiales de suministro son muy complejas e interconectadas. Aunque seamos capaces de anticipar tendencias generales, como que la demanda aumentará, y tomar algunas previsiones, no existe algún modelo o conjunto de modelos que permita predecir con precisión cómo esas tendencias podrían afectar a elementos concretos de las cadenas de suministro.

No hay forma de saber, por ejemplo, dónde se producirán nuevos cuellos de botella, y mucho menos cómo deben ajustar su comportamiento los participantes en el mercado.

Cuando las previsiones no son lo suficientemente específicas como para poder actuar, el sistema no puede ajustarse de manera oportuna o eficiente.

El sistema es esencialmente miope, ya que descubre los atascos cuando se producen. Y como hay relativamente poca holgura en él, las grandes desviaciones de los patrones normales producen retrasos en las respuestas, escasez, atrasos y cuellos de botella, como los que estamos viendo hoy.

La conclusión es clara

Se necesita mejores modelos para predecir cómo evolucionarán las cadenas de suministro, incluidas sus probables respuestas a las perturbaciones. Estas previsiones deben estar disponibles públicamente para que todos los participantes puedan verlas y adaptarse.

La inteligencia artificial sería probablemente la clave del éxito, de hecho, se trata de una aplicación natural de la tecnología. Pero también sería necesaria la cooperación internacional, con países que compartan los datos en tiempo real generados por las redes de la cadena de suministro.

 

Te puede interesar:

Si eres seguidor de World Energy Trade hoy puedes resultarnos más útil que nunca. La emergencia del coronavirus ha ocasionado un lógico desplome sin precedentes de la publicidad, nuestro único sustento económico para poder informar.

Necesitamos a todos y cada uno de nuestros trabajadores y colaboradores que, cada día, están demostrando su valía en un entorno de trabajo complicado por las restricciones que impone el virus. Jornadas laborales interminables y medios tecnológicos no habituales hacen aún más difícil y costosa nuestra labor. Con la publicidad en crisis, el lector de World Energy Trade puede ser un asidero de enorme importancia.

Danos tu apoyo aportando lo que quieras.

QUIERO COLABORAR

No pierdas la oportunidad de leer este reportaje:

Vehiculos Electrico Hidrogeno Foto Ref
 

Populares de Logística