Mercados de envío: consecuencias de un cambio importante en el consumo de energía - World Energy Trade

Mercados de envío: consecuencias de un cambio importante en el consumo de energía

La transición energética de los hidrocarburos expone a la industria naviera a riesgos financieros

La transición energética de los hidrocarburos expone a la industria naviera a riesgos financieros

Offshore
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El sector marítimo es una industria global importante. De hecho, un artículo publicado por el Banco Mundial informa que el envío representa el 80 % del volumen total de todo el comercio en el mundo.

LOGÍSTICA
Argentina: la gestión de Macri destaca hitos importantes en el ámbito portuario

A medida que más empresas cambien a fuentes de energía renovables, la industria naviera global sentirá efectos significativos. Esto se debe a que la descarbonización de los suministros mundiales de energía para cumplir con los objetivos de cambio climático del Acuerdo de París, provocará lo que un nuevo informe llama "implicaciones radicales para la base de carga de combustible fósil que sirve el envío". 

Las consecuencias para los mercados de envío por un cambio importante en el consumo de energía, lejos de los hidrocarburos y hacia energías renovables y biocombustibles es el tema de un informe preparado por MSI en nombre de la European Climate Foundation (ECF)

Los modelos contenidos en el informe muestran cómo los cambios en la demanda de energía afectarán los flujos de comercio de productos básicos entre las regiones. Eso, a su vez, forzará un cambio en la capacidad de envío requerida, las ganancias de la industria y los precios de los activos. 

¿Por qué son tan importantes los mercados de envío? 

Son parte integral de las cadenas de suministro mundiales, transportando energía, productos básicos, intermedios y manufacturados en grandes volúmenes. El envío es un intermediario clave para facilitar el procesamiento y el consumo de energía de hidrocarburos. 

La transición energética de los hidrocarburos a las energías renovables significa que los inversores en transporte marítimo y puertos están expuestos en este momento a riesgos financieros sustanciales. La acción acelerada a nivel gubernamental, los avances tecnológicos, el mayor uso de renovables, la presión pública y las mayores restricciones regulatorias y financieras contribuirán a este movimiento. 

La pregunta planteada por muchos es: ¿qué tan rápido? ¿Cuáles serán los efectos en la industria naviera? Pues, veamos: 

  • El cambio de ruta se vuelve más común: debido a que el hielo continúa derritiéndose alrededor del Polo Norte, los niveles del mar están aumentando, la erosión costera está empeorando y los patrones de sedimentación están cambiando, esto ha impactado en gran medida los canales de los barcos. Por lo tanto, deben planificarse nuevos cursos. Los cambios de ruta pueden ser muy inconvenientes, el aumento en el tiempo de tránsito afectará sus entregas. 
  • Mayor riesgo de daños en la infraestructura portuaria: por razones obvias, la infraestructura portuaria está situada al nivel del mar; así que cuando el agua finalmente suba drásticamente, la infraestructura será sumergida y destruida. En realidad, se están desarrollando cambios en las prácticas de construcción y desarrollo estructural; pero a partir de ahora, la amenaza de destrucción de infraestructura no puede ser eliminada. 
LOGÍSTICA
¿Cómo se prepara el sector marítimo para la entrada en vigor de la IMO 2020?
  • Baja productividad: el aumento del nivel del mar, en combinación con mareas de tormenta e inundaciones, será perjudicial para la seguridad de la tierra. Además, los daños no se limitarán a la infraestructura portuaria. Las inundaciones también afectarán significativamente las operaciones de muchas instalaciones portuarias. Los retrasos y el aumento de los costos de reparación, restauración o, lo que es peor, la reubicación de algunas instalaciones pueden afectar aún más la rentabilidad. 
  • Costos de operación adicionales: debido a que los niveles de temperatura están aumentando, los costos de refrigeración también pueden aumentar. Las duras condiciones, como los períodos prolongados de mal tiempo, pueden conducir a viajes prolongados y rutas de envío menos rentables. Por último, los eventos extremos de lluvia pueden retrasar otras tareas esenciales de envío, como la carga y descarga. 
  • Disminución de la demanda de servicios: debido a la sequía y al calor intensificado, el cultivo se convierte en una empresa más difícil y menos sostenible. La producción de productos naturales como la soja, el trigo y el maíz en Illinois, Iowa, Missouri y otros estados disminuirá significativamente. Por lo tanto, con menos mercancías para transportar, habrá menos demanda de los servicios de las compañías navieras. Los beneficios generados por los puertos pueden caer en picada, debido a que la cantidad de empresas disponibles también cae. 

Conclusión – Cambiando de pensamiento 

La industria naviera quema el combustible más sucio del mundo para mover cargas y pasajeros alrededor del globo. Es uno de los mayores contribuyentes al cambio climático. El ser humano es consumidor y el hecho de comprar, requiere el envío de millones de contenedores a través del mar para satisfacer las necesidades materiales. Es necesario cambiar esa ruta. 

Si los gobiernos cumplen con sus compromisos y promulgan la transición baja en carbono, la industria naviera misma deberá sufrir un cambio total en su mentalidad. Los inversores deben sentarse rápidamente y re conceptualizar cómo se transportan los bienes para que la industria se adapte a la emergente demanda de energía renovable. Si no lo hacen, pueden unirse a un grupo creciente cuyas carteras están llenas de activos varados. 

es hora de que las agencias de transporte marítimo respondan a la resolución de los problemas del cambio climático y diseñen e implementen acciones para disminuir las repercusiones. Un ejemplo es tomar medidas para reducir su huella de carbono utilizando fuentes de energía renovables. La IMO 2020, efectiva desde el 1 de enero de 2020, es una de esas iniciativas de la industria naviera. 

 

Te puede interesar: El puerto de Malmö se une para el desarrollo de la sostenibilidad