¿Pueden las bombas de calor ser la respuesta al aumento de los costos de la energía? - World Energy Trade

¿Pueden las bombas de calor ser la respuesta al aumento de los costos de la energía?

¿Pueden las bombas de calor ser la respuesta al aumento de los costos de la energía?

Los sistemas de bomba de calor son los más adecuados para las nuevas construcciones, aunque la mayoría no son tan bonitos como éste

Estilo de Vida

Mientras el precio del petróleo y el gas se dispara en Europa, las bombas de calor podrían ser una alternativa significativa. En Alemania, las cuantiosas subvenciones estatales hacen que la idea sea aún más atractiva para las viviendas unifamiliares.

Con las temperaturas veraniegas tan altas que se registran en gran parte de Europa, puede ser difícil convencer a la gente de que piense en las bombas de calor. Pero el impulso a las energías renovables, los altos precios de la energía, la guerra en Ucrania y la reducción del gas y el petróleo rusos hacen que no haya un mejor y más apremiante momento.

Los equipos de bomba de calor geotérmica aprovechan la temperatura casi constante que hay bajo la superficie del suelo. Estas bombas de calor geotérmicas introducen el calor en un edificio en invierno y extraen el aire caliente en verano, actuando como un aire acondicionado. Este tipo de sistema utiliza una red de tuberías llenas de agua que se colocan horizontalmente a unos metros bajo tierra o tuberías perforadas verticalmente a mucha más profundidad en el núcleo de la Tierra.

Sus defensores afirman que pueden utilizarse en casi cualquier lugar y que su funcionamiento es más barato que el de otros sistemas de calefacción y aire acondicionado, como las calderas, los hornos y los radiadores eléctricos.

En un momento en que los costos de la energía se disparan, son una forma de acceder a la energía a nivel local. Lo más importante para muchos clientes es que las bombas de calor funcionan con electricidad y no con gas o petróleo.

Bombas de calor fabricadas en Alemania

El fabricante de calefacción y aire acondicionado Viessmann es uno de los líderes del mercado en Alemania. A principios de mayo, cuando la empresa presentó su informe anual de resultados, anunció que destinaría 1.000 millones de euros (1.050 millones de dólares) más a la producción de bombas de calor.

La empresa, que cuenta con 13.000 empleados en todo el mundo, registró un aumento de las ventas del 41% en el sector de las bombas de calor durante el pasado ejercicio, mientras que las ventas totales sólo crecieron un 21%, hasta los 3.400 millones de euros.

Estas cifras reflejan un giro hacia la tecnología de las bombas de calor eléctricas. No en vano, el gobierno federal ha concedido importantes subvenciones para apoyar esta tecnología.

En un principio, estas subvenciones estaban destinadas a reducir las emisiones de CO2 perjudiciales para el clima. Ahora, el aumento de los costos energéticos ha puesto estos incentivos en el punto de mira nacional.

El desembolso inicial de las bombas de calor

Las bombas de calor son mucho más caras que las calefacciones de gas o combustible de calefacción porque su tecnología y diseño son más complejos. La instalación también es más compleja y lleva más tiempo. Muchos de los componentes se encuentran fuera de los edificios.

Los propios edificios deben estar bien aislados. Los sistemas de calefacción por el suelo o los radiadores de gran tamaño hacen que la bomba de calor sea más eficiente.

"En casi todos los casos, la reconversión va acompañada de cambios estructurales y, a menudo, de una renovación más eficiente desde el punto de vista energético de todo el edificio", explica a DW Thomas Auer, profesor de tecnología de la construcción y construcción respetuosa con el clima en la Universidad Técnica de Múnich.

Las inversiones necesarias pueden ascender rápidamente a decenas de miles de euros. El Estado cubre hasta el 35% de los costos de instalación en edificios antiguos, y el 45% si se sustituye un quemador de gasoil. También se reembolsa la mayor parte de los costos de una revisión energética profesional.

Con estos incentivos, no es de extrañar que la demanda de bombas de calor está creciendo. Esto ha provocado largos tiempos de espera para una consulta energética o para que los trabajadores vengan a instalar un sistema.

El sector, como muchos otros, se enfrenta a la escasez de mano de obra, a problemas en la cadena de suministro y a repentinas subidas de precios.

La solución a un problema energético

La guerra de Rusia en Ucrania y el precio de los combustibles fósiles es otra de las razones por las que aumenta la presión para abandonar el petróleo y el gas para la calefacción. Pero, ¿pueden las bombas de calor eléctricas resolver los graves problemas energéticos?

"La respuesta es muy sencilla: Las bombas de calor pueden sustituir por completo a las tecnologías de calefacción actuales, si se tienen en cuenta las bombas de calor híbridas que combinan gas y electricidad", según Thomas Nowak, de la Asociación Europea de Bombas de Calor, con sede en Bruselas, que dice representar a la mayoría del sector europeo de bombas de calor.

Las bombas de calor son uno de los elementos clave para la transición energética y para conseguir que el sector de la construcción sea neutro desde el punto de vista climático, explica a DW Christian Stolte, de la Agencia Alemana de la Energía. "Las bombas de calor utilizan energías renovables y pueden generar de tres a cuatro unidades de calor a partir de una unidad de electricidad", dijo.

A largo plazo y acelerando el ritmo

De los muchos millones de aparatos de calefacción que hay en los edificios alemanes, algo más de un millón son bombas de calor, frente a más de 19 millones de sistemas de gas y petróleo.

Para cumplir los objetivos climáticos actuales, se necesitarían entre 4,5 y 6 millones de bombas de calor de aquí a 2030. El Gobierno alemán ha fijado un objetivo de 6 millones. Se trata de un objetivo muy ambicioso. En los últimos 10 años, sólo se instalaron 880.000 bombas de calor en el país, según la agencia federal de estadísticas, Statista.

"En 2021 se instalaron 154.000 bombas de calor. Esto supone al menos un 28% más que en el año anterior. Este ritmo debe acelerarse", dijo Stolte. Sin embargo, ni siquiera el enorme aumento del número de bombas de calor podrá compensar a corto plazo la elevada proporción de calefacción de gas y petróleo en los edificios.

En las nuevas construcciones, las bombas de calor son la tecnología de calefacción más utilizada en Alemania, muy por delante de los sistemas de calefacción de petróleo o gas natural.

Pero los edificios nuevos representan sólo una pequeña parte de los aproximadamente 20 millones de edificios residenciales del país. En los edificios más antiguos, la readaptación de las bombas de calor es una solución cara, tanto en términos de inversión inicial como de costes de funcionamiento.

Ni siquiera las enormes subvenciones del gobierno cambian esta situación, según Frondel, que dirige el departamento de Medio Ambiente y Recursos de Raíces y Alas. Calcula que, si se subvencionaran 2 millones de bombas de calor para los edificios más antiguos de aquí a 2024, le costaría al Gobierno al menos 42.000 millones de euros. "Semejante suma no se puede justificar con nada, y menos con argumentos de protección del clima".

Evitar el frío con un mejor aislamiento

Para empeorar las cosas, no hay garantía de que los hogares con un aislamiento deficiente obtengan realmente suficiente calor de una bomba de calor. "Por eso, los técnicos de calefacción con experiencia desaconsejan instalar una bomba de calor en casas mal aisladas, y con razón", afirma Frondel. Esta falta de eficiencia significa que los edificios pueden tener que mantener su sistema de calefacción tradicional además de cualquier bomba de calor nueva.

Para cada hogar, cambiar a una bomba de calor es, por supuesto, un gran paso adelante en términos de independencia del gas natural.

Hay que fomentar el uso de más energías renovables para calentar y aplicar más medidas para que los edificios sean energéticamente eficientes, aunque sólo tengan efecto a medio plazo. Hasta entonces, los clientes tendrán que hacer cola para actualizar sus sistemas de calefacción y pueden esperar una gran factura de instalación después.

 

Inscríbase gratuitamente a nuestro boletín semanal aquí.

 

No dude en ponerse en contacto con nosotros para darnos sugerencias y noticias. Es suficiente con enviar un mensaje a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. para hacérnoslo saber.

 

 

 

Te puede interesar:

Si eres seguidor de World Energy Trade hoy puedes resultarnos más útil que nunca. La emergencia del coronavirus ha ocasionado un lógico desplome sin precedentes de la publicidad, nuestro único sustento económico para poder informar.

Necesitamos a todos y cada uno de nuestros trabajadores y colaboradores que, cada día, están demostrando su valía en un entorno de trabajo complicado por las restricciones que impone el virus. Jornadas laborales interminables y medios tecnológicos no habituales hacen aún más difícil y costosa nuestra labor. Con la publicidad en crisis, el lector de World Energy Trade puede ser un asidero de enorme importancia.

Danos tu apoyo aportando lo que quieras.

QUIERO COLABORAR

No pierdas la oportunidad de leer este reportaje:

Vehiculos Electrico Hidrogeno Foto Ref