SpaceX pierde decenas de nuevos satélites Starlink por una "tormenta geomagnética" - World Energy Trade

SpaceX pierde decenas de nuevos satélites Starlink por una "tormenta geomagnética"

SpaceX pierde decenas de nuevos satélites Starlink por una "tormenta geomagnética"

Foto del lanzamiento de Falcon 9 de la misión NROL-87. Crédito: SpaceX

Ciencia Espacial

SpaceX afirma que docenas de los 49 satélites Starlink a bordo de su más reciente lanzamiento Starlink pueden haber sido condenados por una "tormenta geomagnética" ocurrida al día siguiente.

En una actualización publicada en SpaceX.com, la compañía reveló que "hasta 40 de los [49 satélites Starlink V1.5] [lanzados el 3 de febrero] reingresarán o ya han reingresado en la atmósfera terrestre" después de que la "severidad de la tormenta provocara un aumento de la resistencia atmosférica de hasta un 50 por ciento" en relación con anteriores lanzamientos de Starlink.

El incidente es probablemente la primera vez en la historia de los vuelos espaciales que una tormenta geomagnética - meteorología solar - ha hecho fracasar a los satélites debido a sus efectos en la atmósfera terrestre.

En la declaración de SpaceX hay cierta ambigüedad en cuanto a la forma exacta en que la tormenta provocó el fallo de hasta 40 satélites Starlink o si esos satélites realmente fallaron, per se.

Según SpaceX, una tormenta geomagnética que comenzó el 4 de febrero hizo que "la atmósfera se calentara y la densidad atmosférica en las bajas altitudes de despliegue [de la misión] aumentara [hasta un 50%]", incrementando así la resistencia de cada satélite Starlink en la misma medida.

SpaceX lanza intencionadamente casi todos los lotes de satélites Starlink a órbitas de estacionamiento muy bajas, con perigeos (el punto de la órbita más cercano a la Tierra) de unos 200 kilómetros.

A esa altitud, tanto la etapa superior del Falcon 9 como los satélites Starlink que funcionen mal volverán a entrar de forma natural en la atmósfera terrestre en cuestión de semanas o incluso días, garantizando así que los satélites que fallen pronto no se conviertan en basura espacial.

Sólo los satélites Starlink que superan las pruebas iniciales en órbita pueden elevarse a órbitas operativas en torno a los 550 kilómetros, donde, en cambio, un satélite fallido tardará años en salir de órbita. A 500 kilómetros más arriba, la descomposición natural tarda décadas o incluso siglos.

En el caso de Starlink 4-7, es ambiguo si el entorno de radiación creado por la tormenta geomagnética o los días de exposición al borde de la atmósfera realmente dañaron docenas de satélites Starlink más allá de la recuperación o si simplemente se desorbitaron tan rápidamente en el entorno inusual que cayeron más allá del punto de no retorno.

En este último caso, el incidente es una casualidad imprevista de la naturaleza, sobre todo si se tiene en cuenta que otras tres docenas de lanzamientos de Starlink no han tenido problemas de este tipo en los últimos tres años. En el escenario de la casualidad, tampoco está claro si SpaceX podría haber predicho, y por tanto evitado, la anomalía.

SpaceX afirma que "ordenó a los satélites que pasaran a un modo seguro en el que volarían de costado (como una hoja de papel) para minimizar la resistencia" tan pronto como fue consciente del problema, pero que "el aumento de la resistencia... impidió que los satélites salieran del modo seguro para iniciar las maniobras de elevación de la órbita".

Basándose en esta frase, la explicación más obvia es que la resistencia añadida hizo que hasta 40 de los satélites cayeran lo suficientemente lejos en la atmósfera como para que sus propulsores iónicos no pudieran elevar sus órbitas más rápido de lo que la resistencia los hacía descender.

La elevación de sus paneles solares hasta la posición necesaria para la máxima generación de energía (y, por tanto, el máximo empuje sostenido) también aceleraría drásticamente la reentrada.

Los 40 satélites que SpaceX cree que se perderán probablemente costaron a la empresa entre 10 y 40 millones de dólares, lo que supone una lección muy cara. La anomalía también significa que SpaceX probablemente tendrá que tener en cuenta otra condición meteorológica -tormentas geomagnéticas- en la planificación de los lanzamientos de Starlink.

Si un poco más de tiempo podría haber salvado a Starlink 4-7, es posible que la compañía también considere elevar ligeramente las órbitas bajas de estacionamiento utilizadas para Starlink, intercambiando reentradas naturales ligeramente más lentas para reducir el riesgo de volver a perder docenas de satélites completamente nuevos.

 

Noticia tomada de: Tesla Rati /  Traducción libre del inglés por World Energy Trade 

 

 

Te puede interesar:

Si eres seguidor de World Energy Trade hoy puedes resultarnos más útil que nunca. La emergencia del coronavirus ha ocasionado un lógico desplome sin precedentes de la publicidad, nuestro único sustento económico para poder informar.

Necesitamos a todos y cada uno de nuestros trabajadores y colaboradores que, cada día, están demostrando su valía en un entorno de trabajo complicado por las restricciones que impone el virus. Jornadas laborales interminables y medios tecnológicos no habituales hacen aún más difícil y costosa nuestra labor. Con la publicidad en crisis, el lector de World Energy Trade puede ser un asidero de enorme importancia.

Danos tu apoyo aportando lo que quieras.

QUIERO COLABORAR

No pierdas la oportunidad de leer este reportaje:

Vehiculos Electrico Hidrogeno Foto Ref