SpaceX lanza una cifra récord de 143 satélites en un solo cohete al tiempo que logra aterrizar - World Energy Trade

SpaceX lanza una cifra récord de 143 satélites en un solo cohete al tiempo que logra aterrizar

Es un nuevo récord para un solo cohete. Foto cortesía de SpaceX

Es un nuevo récord para un solo cohete. Foto cortesía de SpaceX

Ciencia Espacial

Con uno de sus veteranos cohetes, SpaceX ha lanzado con éxito una ambiciosa misión de transporte compartido, que ha permitido elevar al espacio 143 pequeños satélites, lo que supone un nuevo récord para un solo cohete, antes de aterrizar en el mar.

CABO CANAVERAL, Florida. - SpaceX lanzó con éxito una ambiciosa misión de transporte compartido, ya que uno de sus veteranos propulsores elevó 143 pequeños satélites -un nuevo récord para un solo cohete- al espacio antes de aterrizar en el mar.

El cohete Falcon 9 de dos etapas despegó en la mañana del domingo (24 de enero), elevándose hacia un cielo azul salpicado de nubes a las 10 a.m. EST (1500 GMT) desde el Complejo de Lanzamiento Espacial 40 en la Estación de la Fuerza Espacial de Cabo Cañaveral aquí en Florida.

En lo alto del veterano cohete hay una serie de 143 satélites que forman parte de la primera misión de SpaceX de transporte compartido, denominada Transporter-1. El vuelo permitió a SpaceX mostrar sus músculos de transporte compartido en un ballet orbital cuidadosamente coreografiado mientras su cohete insignia transportaba el mayor número de cargas útiles hasta la fecha.

Actuando como un coche cósmico compartido, SpaceX envió el grupo de pequeños satélites al espacio junto con 10 de sus propios satélites de Internet Starlink. La misión depositó los satélites Starlink en una órbita polar exclusiva, una primicia para su flota dedidaca al servicio de banda ancha que ayudará a dar cobertura a los clientes de Alaska y otras regiones polares.

INNOVACIÓN
7 datos que debes saber sobre el rover de la NASA que está a punto de aterrizar en Marte

El lanzamiento del domingo es la tercera misión de SpaceX este año y la segunda en una semana desde la Costa Espacial de Florida. El miércoles (20 de enero), SpaceX lanzó una colección completa de sus satélites Starlink sobre otro Falcon 9 como parte de una misión que batió el récord. (El cohete utilizado en esa misión se convirtió en el primero de la flota de SpaceX en lanzarse y aterrizar ocho veces).

El cohete que impulsó la misión de ayer también es un viajero frecuente, ya que realizó su quinto vuelo en la misión Transporter-1. Conocido como B1058, el cohete entró en servicio por primera vez en mayo de 2020 cuando lanzó a dos astronautas de la NASA -Bob Behnken y Doug Hurley- al espacio como parte de la primera misión tripulada de la NASA bajo el programa de Tripulación Comercial de la agencia. Llamado Demo-2, el vuelo marcó la primera misión de astronautas a la Estación Espacial Internacional lanzada desde suelo estadounidense desde la retirada del programa de transbordadores espaciales en 2011.

Anteriormente, el propulsor, adornado con el icónico logotipo de la NASA, también había transportado un satélite de comunicaciones para el ejército de Corea del Sur, un lote de satélites Starlink y una cápsula Dragon de abastecimiento en diciembre a la estación espacial para la 21ª misión de reabastecimiento de SpaceX.

La misión Transporter-1, cuyo despegue estaba previsto para el sábado por la mañana, se retrasó 24 horas debido a las malas condiciones meteorológicas en el lugar de lanzamiento. El domingo, esas condiciones lluviosas fueron sustituidas por nubes y sol, lo que permitió que el cohete Falcon 9 y su carga útil, despegaran a tiempo.

Tras un exitoso despegue, la primera etapa del Falcon 9 aterrizó en el barco autónomo de SpaceX "Of Course I Still Love You" en el Océano Atlántico. La captura supuso la 73ª recuperación de un cohete de primera etapa para SpaceX y la primera captura del año para la nave no tripulada principal de la empresa, tras recibir algunas reformas necesarias. (Los otros dos lanzamientos de SpaceX de este año hicieron aterrizar sus propulsores de primera etapa en una nave teledirigida distinta, "Just Read The Instructions").

 

Una enorme flota de pequeños satélites

En su quinto acto, que se produjo poco más de un mes después de su último vuelo, el veterano Falcon 9 actuó como un servicio de taxi espacial para poner en órbita los 143 satélites de la misión Transporter-1. La misión fue la primera de una serie dedicada a compartir viajes como parte de un programa que SpaceX creó para ayudar a los satélites más pequeños a llegar al espacio compartiendo un viaje y reduciendo los costes.

La compañía anunció en 2019 que ofrecería viajes en sus cohetes Falcon 9 en determinados intervalos a lo largo del año y por un millón de dólares por lanzamiento. Esos vuelos se pueden reservar a través de un sitio web dedicado que SpaceX creó.

Las misiones de viaje compartido no son exactamente nuevas para SpaceX. La compañía ha enviado cargas útiles al espacio para múltiples empresas, incluida una misión de viaje compartido similar en 2018. Ese vuelo, apodado SSO-A, entregó 64 satélites a la órbita terrestre baja, lanzando desde la plataforma de lanzamiento de SpaceX en California en diciembre de 2018.

Desde entonces, SpaceX ha compartido el espacio con otras cargas útiles al espacio en algunas de sus misiones Starlink. Esas misiones incluyeron pequeños satélites cubesat para Planet y BlackSky. También lanzó al espacio el módulo de aterrizaje lunar Beresheet para Israel en 2018.

Los 143 satélites de la misión Transporter-1 de SpaceX

Figura 1. Los 143 satélites de la misión Transporter-1 de SpaceX se ven en su posición antes del lanzamiento. Crédito: SpaceX / Planet.

A bordo de este vuelo habrá 133 satélites comerciales (es decir, clientes de pago para SpaceX) y 10 satélites de Internet Starlink de la propia empresa.

El complejo viaje compartido fue facilitado en parte por Spaceflight Inc, que ayuda a los pequeños satélites a reservar su viaje perfecto al espacio. La empresa Exolaunch también se encargó de hacer volar 30 satélites para los clientes. Tres pequeños CubeSats están volando para la misión V-Rx3 de la NASA para probar nuevas tecnologías de comunicación y navegación espacial.

Hasta hace poco, los satélites más pequeños tenían opciones limitadas y se colaban en las misiones donde había espacio. Pero a medida que los costes de lanzamiento disminuyen y con la llegada de lanzadores más pequeños, como el Electron de Rocket Lab y los servicios de Virgin Orbit, los satélites más pequeños tienen más opciones que nunca para viajar al espacio.

Sin embargo, lanzar tantos satélites a la vez no es tarea fácil. Cada uno de ellos debe desplegarse en una secuencia programada para evitar posibles colisiones. Para hacer frente a este desafío, se utilizan dispensadores de lanzamiento especializados, así como etapas de transferencia de vuelo libre que desplegarán las cargas útiles una vez que estén en una órbita determinada.

La secuencia de despliegue está cuidadosamente programada, con 48 pequeños satélites para la empresa de observación de la Tierra llamada Planet que comenzaron a desplegarse poco menos de 59 minutos después del despegue. Los últimos satélites en salir de la etapa superior del cohete fueron los 10 satélites Starlink de SpaceX, destinados a proporcionar una mejor cobertura a los habitantes de las regiones polares.

También fueron a bordo tres satélites Hawk 2 que formarán parte de una constelación global de radiosatélites que se utilizarán para ayudar a monitorizar y localizar indicadores de emergencia y mejorar los tiempos de respuesta en casos de emergencia.

También hay dos satélites taiwaneses, YUSAT e IDEASat, que mejorarán la navegación marítima y ayudarán a cartografiar la ionosfera de la Tierra, respectivamente. El IDEASat realizará mediciones de la estructura de la ionosfera, identificando las perturbaciones de plasma que podrían interferir con las comunicaciones por satélite y radio.

PlanetIQ enviará un Satélite de Navegación y Medición de Ocultaciones (Global Navigation and Occultation Measurement Satellite, GNOMES) que transmitirá datos para ayudar a la previsión meteorológica y a la investigación del clima, así como para ayudar a vigilar la meteorología espacial.

Hay docenas de otras cargas útiles a bordo, incluyendo una carga útil llamada Celestis 17 que contiene restos humanos incinerados, y una carga útil llamada Identificador Óptico de Recursos Extremadamente Bajos (Extremely Low Resource Optical Identifier, ELROI) que probará el uso de luces LED (que básicamente servirán de matrícula para un satélite) para ayudar a identificar objetos en órbita.

 

La particular trayectoria de la misión

La trayectoria de lanzamiento de esta misión también es un poco singular. Seguirá una trayectoria similar a la que se lanzó el verano pasado desde Cabo Cañaveral. Tras el despegue, el cohete bordeó la costa este de Florida, dirigiéndose al sur sobre el océano Atlántico para poder depositar su carga útil en lo que se conoce como órbita polar. Este tipo de órbita permite a los satélites sobrevolar los polos del planeta.

La órbita polar permite a los satélites sobrevolar los polos del planeta. Normalmente, este tipo de vuelos se lanzan desde la costa oeste, ya que pueden evitar más fácilmente las zonas pobladas. Sin embargo, el verano pasado, SpaceX recibió permiso para lanzar vuelos con destino a las órbitas polares por primera vez desde la década de 1960.

Esto se debe a que el caballo de batalla de SpaceX, el Falcon 9, está equipado con un sistema de terminación de vuelo automatizado que destruirá el cohete en caso de que algo vaya mal durante el vuelo. (Históricamente, habría un humano a cargo del sistema, que no es tan preciso como un ordenador). Y a finales de los años 60, los restos del cohete Thor habrían matado a una vaca en Cuba, poniendo fin al ciclo de lanzamientos polares desde Florida.

Momento en el que las dos naves de SpaceX recuperaban las cofias de los cohetes

Figura 2. Las dos naves de recuperación de carenado de cohetes recuperaron con éxito las cofias tanto de la misión Transporter-1 como la anterior, realizada el 20 de enero de este año. Crédito: SpaceX

Uno de los dos barcos de recuperación de carenados de SpaceX -llamado GO Ms. Chief- recuperará las dos mitades del carenado (cofias, como se le conoce también, se usan para proteger la carga util.) del cohete una vez que hayan amerizado en el océano. El barco sacará las piezas del agua y las llevará de vuelta a Puerto, junto con los carenados de la misión Starlink que se lanzó el 20 de enero. (Esos carenados ya están a bordo de la otra nave de carenado, GO Ms. Tree).

El siguiente paso de SpaceX es otra misión Starlink, que podría despegar la semana que viene. La empresa también tiene programadas otras dos misiones Transporter para 2021, una ya en junio y otra prevista para diciembre.

 

Noticia tomada de: Space.com / Traducción libre del inglés por World Energy Trade

 

 

 

 

Te puede interesar:

 

 

 

Si eres seguidor de World Energy Trade hoy puedes resultarnos más útil que nunca. La emergencia del coronavirus ha ocasionado un lógico desplome sin precedentes de la publicidad, nuestro único sustento económico para poder informar.

Necesitamos a todos y cada uno de nuestros trabajadores y colaboradores que, cada día, están demostrando su valía en un entorno de trabajo complicado por las restricciones que impone el virus. Jornadas laborales interminables y medios tecnológicos no habituales hacen aún más difícil y costosa nuestra labor. Con la publicidad en crisis, el lector de World Energy Trade puede ser un asidero de enorme importancia.

Danos tu apoyo aportando lo que quieras.

QUIERO COLABORAR

No pierdas la oportunidad de leer este reportaje:

Vehiculos Electrico Hidrogeno Foto Ref