Los satélites de Internet Starlink de SpaceX se ven obligados a esquivar basura espacial - World Energy Trade

Los satélites de Internet Starlink de SpaceX se ven obligados a esquivar basura espacial

Los satélites de Internet Starlink de SpaceX se ven obligados a esquivar basura espacial

Pero a Elon Musk no le preocupa demasiado...

Ciencia Espacial

Los restos procedentes de la prueba de misiles antisatélites realizada por Rusia el mes pasado han obligado a algunos satélites de Internet Starlink de SpaceX a esquivar para evitar colisiones en órbita, según declaró el martes (30 de noviembre) el director ejecutivo de la empresa, Elon Musk.

La prueba de misiles antisatélites rusos, que el 15 de noviembre destrozó en miles de pedazos al satélite de vigilancia Cosmos 1408, de casi dos toneladas, provocó la indignación de la comunidad espacial internacional.

Empresas y organizaciones gubernamentales, como la NASA, la Agencia Espacial Europea (ESA) y la empresa Planet especializada en la observación de la Tierra, emitieron declaraciones en las que condenaban el acto de Rusia por considerarlo irresponsable y malicioso.

Hasta ahora, SpaceX, el mayor operador de satélites en la zona afectada del espacio, había permanecido en silencio.

Elon Musk lo admite

En respuesta a un hilo de Twitter en el que se discutía la decisión de la NASA, el 30 de noviembre, de cancelar una caminata espacial prevista por el riesgo de los desechos espaciales, Musk admitió que los satélites de su compañía sí se acercaron a los desechos de la prueba antisatélite rusa (ASAT).

Tuvimos que cambiar las órbitas de algunos satélites Starlink para reducir la probabilidad de colisión. No es genial, pero tampoco es terrible. La estación espacial y la Dragon cuentan con escudos contra micrometeoritos (absorción de impactos a ultra alta velocidad), pero los trajes EVA no, de ahí el mayor riesgo de la caminata espacial del 30 de noviembre de 2021.

"Tuvimos que cambiar algunas órbitas de los satélites Starlink para reducir [la] probabilidad de colisión", dijo Musk en el tuit. "No es genial, pero tampoco es terrible".

Los satélites Starlink -actualmente hay más de 1.800 en órbita ahora mismo- giran alrededor de la Tierra a la altura de 340 millas (550 kilómetros), unos 50 millas (80 km) por encima de la órbita del satélite Cosmos 1408 destruido.

El ataque de Rusia con un misil ASAT no se limitó a destrozar el Cosmos 1408, sino que hizo que los fragmentos de escombros siguieran diversas trayectorias, algunas más bajas y otras más altas que la órbita original.

Los expertos estiman que los operadores que vuelan con satélites en la región afectada tendrán que realizar el doble de maniobras para evitar los desechos espaciales para mantener sus satélites a salvo.

"La carga de trabajo aumentará sin duda", dijo Tim Flohrer, jefe de la oficina de desechos espaciales de la ESA, a Space.com poco después de la prueba antisatélite. "En particular, para todo lo que se encuentra hasta la órbita de 600 kilómetros [370 millas]".

Según muchos expertos en sostenibilidad espacial, la propia constelación Starlink supone un riesgo para otros operadores. Los satélites actualmente en órbita sólo representan una pequeña parte de lo que SpaceX prevé en última instancia.

La primera generación de la constelación está pensada para incluir 12.000 satélites, y la empresa ya ha solicitado un permiso para lanzar otros 30.000. Son muchos más de los que se han lanzado en los más de 60 años transcurridos desde el primer satélite Sputnik.

Los satélites Starlink ya están implicados en más del 50% de los encuentros cercanos entre dos satélites en órbita, según declaró Hugh Lewis, director del Astronautics Research Group de la Universidad de Southampton y principal experto europeo en desechos espaciales, en una entrevista anterior realizada por Space.com. Esta cifra aumentará hasta el 90% una vez que se hayan desplegado los 12.000 satélites de la constelación Starlink de primera generación, expresaLewis.

SpaceX confía en un sistema autónomo de prevención de colisiones para mantener su flota alejada de otras naves espaciales y de piezas conocidas como basura espacial. Sin embargo, este enfoque es a veces criticado por las contrapartes de la empresa, ya que puede introducir nuevas incertidumbres. Los ajustes orbitales automáticos modifican la trayectoria prevista y, por tanto, complican las predicciones de colisión, según Lewis.

"Starlink no hace públicas todas las maniobras que realiza, pero se cree que está haciendo un montón de pequeñas correcciones y ajustes todo el tiempo", dijo Lewis en su momento. "Pero eso causa problemas a todos los demás porque nadie sabe dónde va a estar el satélite y qué va a hacer en los próximos días".

Con las consecuencias de la prueba ASAT rusa, parece que puede haber muchas más maniobras automatizadas de Starlink y, con ello, aún más incertidumbre para los demás.

 

Noticia tomada de: Space / Traducción libre del inglés por World Energy Trade

 

Te puede interesar:

Si eres seguidor de World Energy Trade hoy puedes resultarnos más útil que nunca. La emergencia del coronavirus ha ocasionado un lógico desplome sin precedentes de la publicidad, nuestro único sustento económico para poder informar.

Necesitamos a todos y cada uno de nuestros trabajadores y colaboradores que, cada día, están demostrando su valía en un entorno de trabajo complicado por las restricciones que impone el virus. Jornadas laborales interminables y medios tecnológicos no habituales hacen aún más difícil y costosa nuestra labor. Con la publicidad en crisis, el lector de World Energy Trade puede ser un asidero de enorme importancia.

Danos tu apoyo aportando lo que quieras.

QUIERO COLABORAR

No pierdas la oportunidad de leer este reportaje:

Vehiculos Electrico Hidrogeno Foto Ref