La Estación Espacial Internacional podría caer del cielo en 2031. ¿Qué pasará después? - World Energy Trade

La Estación Espacial Internacional podría caer del cielo en 2031. ¿Qué pasará después?

La Estación Espacial Internacional podría caer del cielo en 2031. ¿Qué pasará después?

La ISS se ve desde el transbordador espacial Endeavour de la NASA

Ciencia Espacial

Desde los primeros días de la Estación Espacial Internacional, la NASA ha estado explorando formas de involucrar más al sector privado, con la esperanza de aportar un sesgo capitalista a un programa que se come un par de miles de millones de dólares del dinero de los contribuyentes cada año.

Pero ahora la ISS está envejeciendo, están apareciendo grietas en su fachada, los desechos espaciales están golpeando el exterior, y las tensiones entre Estados Unidos y su principal socio de la ISS, Rusia, están en su punto más alto. Todo ello hace que la planificación del futuro de la órbita terrestre baja en un mundo posterior a la ISS sea más urgente que nunca.

La hoja de ruta más reciente para el desmantelamiento de la ISS se ha publicado esta semana, y establece un plan para sacar la estación espacial de la órbita en enero de 2031, sumergiéndola en una tumba acuática en una zona remota del Océano Pacífico. Esto marcará el fin de una era para un programa emblemático que puso la investigación científica y la colaboración internacional en el centro.

Y la estación espacial también ha sido una incubadora temprana para las empresas que tantean el terreno para una posible actividad comercial en el espacio, sirviendo de plataforma para los contratos otorgados a una joven SpaceX -en un momento en que la empresa estaba casi en bancarrota- y a docenas de otras startups y corporaciones. Varias naves espaciales de propiedad privada están volando o se están desarrollando para dar servicio a la estación espacial. Y SpaceX posee ahora una de las únicas naves espaciales comerciales del mundo capaz de transportar astronautas de ida y vuelta a la ISS.

Todos estos proyectos forman parte del impulso de la NASA para fomentar la inversión privada en los vuelos espaciales, con la esperanza de que algún día el sector privado pueda hacerse cargo de toda la actividad en la órbita terrestre baja, o LEO, que es la esfera del espacio exterior que rodea directamente nuestro planeta y que actualmente alberga la ISS y la gran mayoría de nuestros satélites.

Pero no sabemos cuánto dinero propio están dispuestas a invertir las empresas en estos proyectos. Los costes de los vuelos espaciales están bajando, pero los viajes espaciales siguen siendo caros y relativamente peligrosos. Los expertos de la industria están de acuerdo en que, independientemente de los frutos que den estos esfuerzos de comercialización, la NASA y el gobierno de EE.UU. deben mantener una presencia en la órbita terrestre baja por razones científicas y de investigación, así como por razones políticas. Es posible que, independientemente de los logotipos que marquen el exterior de las futuras estaciones espaciales en LEO, el dinero de los contribuyentes siga siendo necesario para mantenerlas a flote.

Pero las empresas comerciales están haciendo grandes promesas, diciendo que están ansiosas por liderar el camino hacia esta nueva era, que podría incluir hoteles en órbita, estudios de cine, laboratorios e instalaciones de fabricación.

He aquí lo que podría significar el fin de la ISS para las empresas espaciales, y cómo podría ser este futuro propuesto.

Estaciones espaciales comerciales

La ISS ya cuenta con un módulo -unido a la columna vertebral de la ISS- que es propiedad de una empresa privada. El módulo BEAM, que sirvió principalmente como prueba para ver lo bien que aguantaría la estructura inflable en el espacio, fue instalado en 2016 por Bigelow Aerospace. Fue aclamado como un monumento al potencial comercial en el espacio exterior. Pero Bigelow quebró en 2020, y la propiedad del módulo se transfirió a la NASA este año, convirtiendo quizás a BEAM en un recordatorio de lo difícil que es mezclar los viajes espaciales con los beneficios.

la estacion espacial internacional podria caer del cielo en 2031 que pasara despues grafica 14289

Figura 1. La astronauta de la NASA e ingeniera de vuelo de la Expedición 66, Kayla Barron, se asoma a una ventana en el interior de la cúpula, la "ventana al mundo" de la Estación Espacial Internacional, el 16 de enero. Los componentes más destacados de esta fotografía son el módulo Tranquility, al que está unida la cúpula, y el módulo BEAM.

Sin embargo, en general, la industria espacial comercial está en pleno apogeo. La financiación está llegando al sector a un ritmo récord. Y varias empresas han propuesto sus ideas para dar vida a nuevas estaciones espaciales. Y la NASA ya ha dado financiación inicial a varias.

El primero es el proyecto de Blue Origin, de Jeff Bezos, llamado Orbital Reef -en el que trabajará junto a Boeing y una empresa emergente llamada Sierra Nevada- para crear una estación espacial casi tan grande como la ISS que podría utilizarse para albergar experimentos científicos, escapadas vacacionales y, potencialmente, incluso para la producción en el espacio.

Otro proyecto propuesto por la empresa Nanoracks, con sede en Houston, que ya cuenta con una importante infraestructura en la ISS, sugiere la creación de una base de investigación denominada StarLab que tendría un tercio del tamaño de la ISS y podría albergar hasta cuatro astronautas. Podría incluir "un laboratorio de biología, un laboratorio dedicado a la habitabilidad de las plantas, un laboratorio de investigación de ciencias físicas y materiales, y una zona de trabajo abierta", según la empresa, que planea trabajar con Lockheed Martin y una empresa llamada Voyager Space en el proyecto.

También hay una estación espacial de gran tamaño, propuesta por Northrop Grumman, que podría albergar de cuatro a ocho astronautas y que podría incluir un brazo robótico adosado para mantener el exterior de la nave en buen estado sin obligar a los astronautas a realizar largas y arduas caminatas espaciales.

Una empresa con sede en Houston llamada Axiom Space -la misma que está fletando vuelos a la ISS para clientes de pago este año- también tiene la intención de fabricar su propio módulo de la ISS antes de desplegar finalmente una estación espacial que viaje libremente. Podría albergar un laboratorio de investigación e incluso lujos como un estudio de cine. (Al parecer, Tom Cruise sigue planeando ir al espacio, ¿recuerdas?).

Todos estos proyectos cuentan con alguna financiación de la NASA, y otros tantos han sido propuestos por empresas de la talla de SpaceX, varias startups espaciales e incluso una empresa de entretenimiento. Pero el éxito no está garantizado ni siquiera para los que cuentan con el apoyo de la NASA. La construcción de una estación espacial puede ser peligrosa, larga e increíblemente cara.

Pero tampoco está claro que la NASA vaya a dejar que todos esos proyectos fracasen. Eso dejaría a Estados Unidos sin una presencia humana en la órbita baja de la Tierra después de que la ISS quede fuera del juego.

Sin embargo, el nivel de ayuda que pueda prestar la NASA también depende del Congreso. En los últimos dos años, la NASA ha solicitado 150 millones de dólares para financiar sus esfuerzos de comercialización de la órbita terrestre baja y ha recibido menos de 20 millones.

Transporte

Llevar a los astronautas y la carga a la Estación Espacial Internacional ha sido una importante fuente de negocio para SpaceX y otras empresas, como Northrop Grumman, Boeing y una compañía con sede en Colorado llamada Sierra Nevada Corporation. (Estas dos últimas aún están en la fase de desarrollo de sus naves espaciales).

Pero cuando la ISS deje de existir, esas líneas de negocio no necesariamente desaparecerán.

Todas sus naves espaciales podrían utilizarse para dar servicio a las nuevas estaciones espaciales desarrolladas por empresas privadas si estas futuras residencias orbitales utilizan adaptadores universales, lo que permitiría acoplar prácticamente cualquiera de estos vehículos. Los adaptadores universales ya se utilizan en la ISS, un beneficio clave de la NASA que coordina profundamente sus asociaciones comerciales mientras la ISS sigue en uso.

Cabe señalar que SpaceX también ha demostrado que puede encontrar clientes para su nave espacial Crew Dragon sin involucrar a la ISS en absoluto. En septiembre de 2021, llevó a una tripulación de cuatro turistas espaciales en un viaje de placer de tres días a la órbita.

Investigación y entretenimiento

La ISS ha sido el hogar de algunas investigaciones cruciales para la NASA, ayudando a la agencia a entender más sobre la microgravedad y cómo los vuelos espaciales afectan al cuerpo humano durante largos períodos de tiempo. También se han realizado miles de experimentos de investigación entre sus paredes.

La supresión de la ISS y el traspaso al sector privado ha suscitado la preocupación de que la órbita terrestre baja se convierta en un patio de recreo para los ricos, con sus hoteles orbitales y sus estudios cinematográficos.

Pero si las estaciones espaciales comerciales se ponen en marcha, el potencial de investigación en el espacio puede seguir existiendo siempre que el Congreso esté dispuesto a financiarlo, según los expertos del sector.

La NASA podría comprar espacio a bordo de un laboratorio comercial y mantener la investigación financiada con fondos públicos, una sugerencia incluida en el plan oficial de transición de la ISS publicado esta semana. Ya se han sentado algunas de las bases para esta posibilidad.

la estacion espacial internacional podria caer del cielo en 2031 que pasara despues grafica2 14289

Figura 2. La astronauta de la NASA e ingeniera de vuelo de la Expedición 66, Kayla Barron, comprueba los pimientos que crecen en el interior del Advanced Plant Habitat de la Estación Espacial Internacional antes de ser cosechados para el experimento de botánica espacial Plant Habitat-04, el 26 de noviembre de 2021.

El Center for the Advancement of Science in Space, o CASIS, es una organización que supervisa el National Lab de la ISS, que trabaja para llevar a la ISS investigaciones comerciales y académicas de todo tipo de empresas e instituciones. Y lo ha hecho: CASIS ha organizado proyectos de investigación a bordo de la ISS para empresas como Target, Goodyear Tires y grandes compañías farmacéuticas como Merck y Eli Lilly, así como organizaciones públicas como los Institutos Nacionales de Salud, según Patrick O'Neill, director de marketing y comunicaciones de CASIS.

"Hemos realizado más de 3.000 experimentos en la estación, y ahora hay más de 30 instalaciones comerciales operativas", dijo O'Neill, refiriéndose a proyectos como el de llevar una impresora 3D a la estación espacial para una empresa llamada RedWire.

El objetivo general es concienciar sobre el potencial de la investigación en el espacio exterior y cultivar la demanda, y CASIS podría seguir haciéndolo incluso después de que se elimine la ISS.

"En lugar de tener un laboratorio nacional en la ISS, quizá se podría crear un laboratorio nacional en la órbita terrestre baja o un laboratorio nacional que abarcara algunos de estos otros destinos comerciales", dijo O'Neill.

En resumen, el desmantelamiento de la Estación Espacial Internacional supondrá sin duda un momento de agitación para la NASA y sus socios comerciales. Pero si -y es un gran "si"- su visión de convertir la órbita terrestre baja en un centro comercial tiene éxito, las oportunidades de investigación seguirán existiendo.

 

Noticia tomada de: CNN /  Traducción libre del inglés por World Energy Trade 

 

 

Te puede interesar:

Si eres seguidor de World Energy Trade hoy puedes resultarnos más útil que nunca. La emergencia del coronavirus ha ocasionado un lógico desplome sin precedentes de la publicidad, nuestro único sustento económico para poder informar.

Necesitamos a todos y cada uno de nuestros trabajadores y colaboradores que, cada día, están demostrando su valía en un entorno de trabajo complicado por las restricciones que impone el virus. Jornadas laborales interminables y medios tecnológicos no habituales hacen aún más difícil y costosa nuestra labor. Con la publicidad en crisis, el lector de World Energy Trade puede ser un asidero de enorme importancia.

Danos tu apoyo aportando lo que quieras.

QUIERO COLABORAR

No pierdas la oportunidad de leer este reportaje:

Vehiculos Electrico Hidrogeno Foto Ref