23
Lun, Sep
INNOVADORES

Producción petrolera en el mundo: ¿Se dirige hacia una transición energética?

Conferencia de BP sobre la transición energética realizada el 10 octubre 2018 en Canarias

Conferencia de BP sobre la transición energética realizada el 10 octubre 2018 en Canarias

General
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Las industrias del crudo son una importante fuente de ingresos para los países con campos petroleros. Dado que la mayoría de las economías del mundo dependen de las formas de energía de carbono, el petróleo y los productos derivados del mismo, se comercializan con buenos precios, lo que genera ingresos para los países


El petróleo es fundamental para las industrias y es sumamente vital para mantener y administrar la civilización industrial como lo es hoy. El mundo consume 30 mil millones de barriles de petróleo al año, con los países desarrollados a la cabeza. En 2007, solo los Estados Unidos consumió el 25% del petróleo que se produjo ese año.

En el mundo existen muchos países productores del oro negro, pero algunos no están reglamentados por la Organización de Países Exportadores de Petróleo, OPEP. Una estructura formada por iniciativa de Venezuela, cuando en 1960, cinco naciones, de las más grandes del mundo, se reunieron en Bagdad y fundaron la Organización. Actualmente cuenta con trece países, que representan el 45% de producción de todo el globo.

Hay más de 200 empresas de petróleo y gas en el mundo. En los últimos años, se ha visto una fuerte competencia por parte del creciente número de Compañías Petroleras Nacionales, entidades estatales que cada vez más toman los derechos exclusivos de las principales reservas petroleras.

¿Quiénes son los actores clave en la industria del sector petrolero y qué empresas pueden tener el mayor efecto en los mercados internacionales? Finalizando el año 2018 se realizó un análisis, el cual fue reportado por el portal Oil and Gas IQ, donde es posible observar los ingresos netos y la producción diaria del top de las cinco empresas petroleras más grandes del mundo, ver figura 1.

Ingresos netos y producción diaria al cierre del año 2018 de las 5 primeras empresas petroleras más grandes del mundo.

Figura 1. Ingresos netos y producción diaria al cierre del año 2018 de las 5 primeras empresas petroleras más grandes del mundo.

Desafortunadamente, en su exploración y negocios diarios, estas compañías petroleras dejan un impacto negativo en el medio ambiente, especialmente por la liberación de gases que son responsables del calentamiento global y, en última instancia, del cambio climático. Pero ¿se están preparando estas industrias a la transición energética?

El gran problema de “Big Oil”, la transición hacia "Big Energy"

Cada vez más, las grandes petroleras están intentando convertirse en empresas que apoyan a la energía alternativa. Royal Dutch Shell Plc, por ejemplo, que tiene sus raíces en el siglo XIX, acaba de adquirir Greenlots, una compañía de software de California que atiende al sector de recarga de vehículos eléctricos. Esto sigue a otras ofertas de Shell, junto con BP Plc, Chevron Corp. y Total SA, para invertir en energía renovable, baterías y otros negocios de combustibles no fósiles.

El plan de Shell para invertir $ 1-2 mil millones al año en oportunidades de "nueva energía" es un cheque fuerte, pero menos del 10 por ciento de su presupuesto de gastos de capital. Además de todo lo demás, hay una razón directa para tomarlo con calma: los retornos.



La incertidumbre en torno a la demanda de petróleo y gas a largo plazo ha agravado la erosión de la confianza cuando se trata de los planes de gasto de las grandes empresas. En una encuesta reciente de inversionistas institucionales, el Instituto de Estudios de Energía de Oxford descubrió que las tasas de obstáculos requeridas para los nuevos proyectos de petróleo convencional han aumentado apreciablemente, en comparación con las tasas de rendimiento históricas, debido a que los inversores valoran los riesgos en torno a la transición energética.

Las compañías de petróleo y gas están acostumbradas a asumir grandes riesgos, pero también se han habituado a los grandes beneficios. Ese paradigma no necesariamente se traduce fácilmente al mercado de las energías renovables, donde el riesgo relativamente mínimo se traduce en rendimientos bajos, pero en su mayoría garantizados.



"Ese es el rechazo clave que recibimos cuando hablamos con compañías como ExxonMobil, Total o cualquiera de las principales empresas de petróleo y gas", dijo Tom Heggarty, analista senior de energía solar de Wood Mackenzie Power&Renewables.

"Aunque entienden desde una perspectiva de riesgo, los proyectos tienen una inseguridad mucho más baja del que estarían acostumbrados en el espacio de petróleo y gas, pero los retornos también suelen ser bastante más bajos", acotó Heggarty.


Para las grandes petroleras que investigan la energía limpia, se trata de equilibrar el riesgo y el rendimiento


Hay gran cantidad de petróleo, no hay que preocuparse por ello a corto plazo, dirán las grandes empresas petroleras, pero el problema es justamente ese: la abundancia de petróleo, por más crudo que se siga descubriendo, hay que parar la utilización de este combustible fósil que está haciendo tanto daño al medio ambiente. El mundo, tarde o temprano quedará sin él, así que habrá que encontrar otro sustituto.

Quizás muchos piensen en que falta mucho para que el oro negro se acabe, lo que queda es poco comparado con los 200 años en que el crudo ha sido extraído del suelo a ritmos implacables para satisfacer el consumo energético industrial de la humanidad.

 

Te puede interesar: Shell - Escenarios energéticos: ¿cómo prepararnos para el 2050?