21
Jue, Mar
INNOVADORES

Shell planea convertirse en la mayor compañía eléctrica del mundo

Imagen tomada de Axios

Imagen tomada de Axios

General
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Royal Dutch Shell planea convertirse en la mayor compañía eléctrica del mundo dentro de 15 años, una medida que sugiere que ve el cambio climático como una amenaza mayor para su negocio que los rendimientos históricamente débiles de la electricidad.

Según el director de Maarten Wetselaar, director, el segundo explorador de petróleo del mundo por valor de mercado está gastando hasta $ 2 mil millones al año en su división de nuevas energías, principalmente para crecer en un sector eléctrico que prevé rendimientos anuales del 8% al 12%. de la unidad integrada de gas y nuevas energías de Shell.

"Creemos que podemos ser la compañía eléctrica más grande del mundo a principios de los años 2030", dijo Wetselaar en una entrevista con Bloomberg Television el lunes. “No estamos interesados ​​en el negocio de la energía porque nos gusta lo que vimos en los últimos 20 años; Estamos interesados ​​porque creemos que nos gusta lo que vemos en los próximos 20 años ".

Los inversionistas están presionando a las compañías para que protejan sus negocios de un cambio a combustibles con menor contenido de carbono, impulsados ​​por nuevas leyes y elecciones de los consumidores. Esa presión es especialmente grave en Europa, donde la semana pasada el Ministerio de Finanzas de Noruega ordenó a su fondo de riqueza soberana de 1 billón de dólares para deshacerse de algunas compañías de petróleo y gas para protegerlo de una "disminución permanente" en los precios del crudo.

BP, Total

Las mayores petroleras de la región, como Shell, BP y Total, se salvaron de la decisión, en parte porque están reforzando sus inversiones en energías renovables. Además del movimiento de Shell hacia la energía, BP ha comprado la mayor compañía de carga de automóviles del Reino Unido, mientras que Total ha comprado el proveedor de electricidad Direct Energie. También han invertido en la producción de energía solar y eólica.

Para Shell, el negocio de la electricidad todavía está en una fase experimental. El mes pasado, el vicepresidente de su unidad de nuevas energías, Mark Gainsborough, se negó a estimar cuándo logrará mayores rendimientos, pero indicó que introducirá nuevas combinaciones de productos de energía que son más rentables que las de una empresa de servicios tradicional.

"Ser más inteligente con sus moléculas en la cadena de valor es importante", dijo Christyan Malek, jefe de investigación de petróleo y gas en Europa, Oriente Medio y África en JPMorgan Chase & Co. "Pero generar un rendimiento tan bueno como su negocio de petróleo y gas ser el reto clave ".

Las adquisiciones de Shell en el poder hasta ahora incluyen al proveedor de electricidad del Reino Unido First Utility, el operador de carga de automóviles NewMotion y una participación en la compañía solar estadounidense Silicon Ranch Corp. También ha anunciado su oferta por la utilidad holandesa Eneco, que proporciona energía baja en carbono a usuarios industriales y Ofrece aplicaciones y otras tecnologías para gestionar el consumo eléctrico.

Incluso con esas compras, lograr sus objetivos en torno al poder probablemente requerirá una "revisión importante" de sus prioridades de inversión, según Will Hares, un analista de energía de Bloomberg Intelligence. La mitad del capital de Shell se asigna a su negocio Upstream, que encuentra y bombea petróleo y gas, con solo un 5% dedicado a nuevas energías.

La compañía sigue siendo cautelosa al hacer grandes cambios en los gastos, según Wetselaar, quien dijo que "queremos demostrarnos que la hipótesis funciona antes de escalarla más allá de nuestros compromisos actuales".

Las carreras europeas se están diferenciando cada vez más de sus contrapartes estadounidenses, como ExxonMobil y Chevron, debido a la presión de los reguladores e inversores.

BP, Shell, Total y Equinor han realizado declaraciones e inversiones específicas en torno a los combustibles bajos en carbono. En la Semana Internacional del Petróleo a fines de febrero, el jefe de Petróleo y gas aguas arriba de Total dijo que el petróleo puede representar solo el 30% de la cartera de la compañía en 2040, con un gas natural más limpio que representa el 50% y las energías renovables y energía para el resto.

Mientras tanto, Exxon y Chevron han sido más lentos para hacer cambios. Ambos fueron más tarde que sus pares europeos para unirse a una iniciativa de inversión climática clave en toda la industria, mientras que cada uno se ha duplicado en la producción de petróleo en esquisto. Ambos han dicho que están comprometidos a ayudar a deshacerse de la energía, pero han dudado de la conveniencia de alterar su modelo de negocio.

El tema se abordó esta semana en la conferencia CERAWeek de IHS Markit, que reúne a ejecutivos petroleros de todo el mundo en Houston. El director general de Equinor, Eldar Saetre, tomó un momento en el escenario principal para decir que el negocio de los combustibles fósiles es cada vez más problemático.

"En conjunto, no estamos haciendo lo suficiente en el cambio climático", dijo. "No tomar acción es insostenible".

 

Te puede interesar: Shell y Total abogan por las energías renovables

Publicidad