18
Dom, Ago
INNOVADORES

La lucha de poder de los países productores y exportadores de petróleo se refleja en la volatilidad del precio del crudo

Tanto el barril de crudo Brent, como el West Texas sufren la incertidumbre de la lucha política por el control del precio del petróleo

Tanto el barril de crudo Brent, como el West Texas sufren la incertidumbre de la lucha política por el control del precio del petróleo

Mercado
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La volatilidad en el precio del petróleo continua reflejando la lucha de poder de los países productores y exportadores. Tras este miércoles, en el que los inventarios de petróleo estadounidenses aumentaron más de lo previsto por el mercado, este viernes Arabia Saudita amenza con vender en otras divisas. A 70 dólares por barril, el valor anual de la producción mundial de petróleo es de 2,5 billones de dólares.

Tanto el barril de crudo Brent, como el West Texas sufren la incertidumbre de la lucha política por el control del precio del petróleo. La última en mover ficha ha sido Arabia Saudita, quien según ha confirmado hoy Reuters, amenaza con vender su petróleo en monedas distintas al dólar si Washington aprueba un proyecto de ley que expone a los miembros de la OPEP a demandas antimonopolio de Estados Unidos.

La agencia asegura que sus fuentes confirman que la opción había sido discutida internamente por altos funcionarios de energía saudíes en los últimos meses. Dos de las fuentes, en concreto, dijeron que el plan había sido discutido con los miembros de la OPEP y una fuente informó sobre la política petrolera saudita, diciendo que Riyadh también había comunicado la amenaza a altos funcionarios de energía de Estados Unidos.



Las posibilidades de que el proyecto de ley estadounidense conocido como NOPEC entre en vigor son escasas y es poco probable que Arabia Saudita siga adelante, pero el hecho de que Riad esté considerando un paso tan drástico es una señal de la molestia del reino sobre los posibles desafíos legales de Estados Unidos a la OPEP.

En el improbable caso de que Riad se deshiciera del dólar, socavaría su condición de principal moneda de reserva del mundo, reduciría la influencia de Washington en el comercio mundial y debilitaría su capacidad para imponer sanciones a los Estados nacionales.

"Los saudíes saben que tienen el dólar como opción nuclear", relata Reuters haciendo mención a una de las fuentes familiarizadas con el asunto. "Los saudíes dicen: dejen que los estadounidenses aprueben la NOPEC y será la economía de Estados Unidos la que se desmoronará", dijo otra fuente.

Por su parte, el Ministerio de Energía de Arabia Saudita no respondió a una solicitud de comentarios. Sin embargo, un funcionario del Departamento de Estado de los EE.UU. dijo: "como regla general, no hacemos comentarios sobre la legislación pendiente." Y el Secretario de Energía, Rick Perry, ha dicho que la NOPEC podría tener consecuencias imprevistas.

precio del petróleo

La hegemonía del dólar en el mercado del crudo

La NOPEC (No Oil Producing and Exporting Cartels Act) fue introducida por primera vez en el año 2000 y su objetivo es eliminar la inmunidad soberana de la ley antimonopolio de Estados Unidos, allanando el camino para que los estados de la OPEP sean demandados por reducir la producción en un intento de elevar los precios del petróleo.

Aunque el proyecto de ley nunca se ha convertido en ley a pesar de numerosos intentos, la legislación ha cobrado impulso desde que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, asumió el cargo. Trump dijo que apoyó a la NOPEC en un libro publicado en 2011 antes de ser elegido, aunque no ha expresado su apoyo a la NOPEC como presidente.

En cambio, Trump ha subrayado la importancia de las relaciones entre Estados Unidos y Arabia Saudita, incluidas las ventas de equipo militar estadounidense, incluso después del asesinato del periodista Jamal Khashoggi el año pasado.

Un movimiento de Arabia Saudita para deshacerse del dólar sería bien recibido por los grandes productores de petróleo no pertenecientes a la OPEP, como Rusia, así como por los principales consumidores, China y la Unión Europea, que han estado pidiendo que se tomen medidas para diversificar el comercio mundial, en lugar del dólar, para diluir la influencia de Estados Unidos sobre la economía mundial.

Rusia, que está sujeta a sanciones estadounidenses, ha intentado vender petróleo en euros y yuan chino, pero la proporción de sus ventas en esas monedas no es significativa.

Arabia Saudita y el control del petróleo

Arabia Saudita controla una décima parte de la producción mundial de petróleo, aproximadamente a la par de sus principales rivales - Estados Unidos y Rusia. Su empresa petrolera Saudi Aramco tiene la corona del mayor exportador de petróleo del mundo con ventas de 356.000 millones de dólares el año pasado.

Dependiendo de los precios, se estima que el petróleo representa entre el 2 y el 3 por ciento del producto interno bruto mundial. Al precio actual que ronda los 70 dólares por barril, el valor anual de la producción mundial de petróleo es de 2,5 billones de dólares.

No todos esos volúmenes de petróleo se negocian en la moneda de Estados Unidos, pero al menos el 60 por ciento se negocia a través de petroleros y oleoductos internacionales, y la mayoría de esas transacciones se realizan en dólares.

El comercio de derivados, como los futuros y opciones sobre petróleo, se realiza principalmente en dólares. Las dos bolsas de energía más importantes del mundo, ICE y CME, negociaron mil millones de lotes de derivados del petróleo en 2018 con un valor nominal de unos 5 billones de dólares.

 

Te puede interesar: Los dos principales contratos del futuro del petróleo continuaron su ascenso

Populares de Finanzas Energía