25
Dom, Ago
INNOVADORES

El aceite de palma ya no se considera 'biocombustible' en Francia

Total's biorefinery in La Mède, France. Imagen tomada de Euractiv

Total's biorefinery in La Mède, France. Imagen tomada de Euractiv

Biomasa
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

En una revuelta poco común contra el gobierno, la Asamblea Nacional francesa aprobó un proyecto de ley que dice explícitamente que el aceite de palma "no es un biocombustible" y no será elegible para exenciones fiscales a partir del 1 de enero de 2020. En Europa, se espera una decisión en el las próximas semanas.

La lucha contra la deforestación importada está progresando lentamente. Como parte del proyecto de ley de finanzas de Francia para 2019, los parlamentarios franceses han votado a favor de poner fin a las ventajas fiscales que benefician a los agrocombustibles derivados del aceite de palma.

Actualmente, el aceite de palma importado en Francia para producir agrocombustibles se beneficia de una reducción en el impuesto general a las actividades contaminantes (TGAP). Esta disposición, cuyo objetivo era promover el desarrollo de los biocombustibles, ya no beneficiará al aceite de palma a partir del 1 de enero de 2020.

Esto se debe a que los agrocombustibles a base de aceite de palma "no son biocombustibles", según los diputados franceses que escribieron la enmienda.

"La expansión de las plantaciones de aceite de palma contribuye a la deforestación en los países del sur", subrayaron los parlamentarios franceses en su enmienda.

"Además, si el efecto del cambio indirecto en el uso de la tierra (ILUC) se incluyera en el balance de gases de efecto invernadero, el aceite de palma sería el biocombustible más perjudicial para el clima", agregaron.

Sin embargo, no es del todo seguro que esta ventaja fiscal se elimine de una vez por todas. De hecho, los parlamentarios franceses votaron a favor de la exclusión del aceite de palma como parte de la ley de finanzas de 2019. Y la prohibición solo comenzará a aplicarse a partir del 1 de enero de 2020.

"Esto significa que la disposición se discutirá nuevamente durante el proyecto de ley de finanzas para 2020", explicó Clément Sénéchal, oficial de la campaña sobre el clima y los bosques en Greenpeace Francia.

Y el aceite de palma probablemente será apoyado nuevamente en esa ocasión por el gobierno y el Senado francés, que rechazó la enmienda que fue votada por la Asamblea Nacional.

Según Greenpeace, el movimiento del gobierno francés tenía como objetivo favorecer a Total, que actualmente procesa 300,000 toneladas de aceite de palma importado cada año en su refinería La Mède, en el sur de Francia.

Sin acuerdos fiscales favorables, la refinería de Total podría enfrentar pérdidas de "€ 100 millones al año", según Christine Lavarde, una diputada francesa del partido conservador Les Républicains (LR).

"A pesar de los esfuerzos del gobierno por proteger los intereses de Total, los parlamentarios franceses han elegido la causa ambiental. La red se está cerrando en la biorrefinería de Total en La Mède”, dijo Sénéchal.

Progreso europeo

A nivel europeo, la lucha contra la deforestación importada relacionada con el aceite de palma también está avanzando. El 17 de diciembre, la Comisión Europea publicó una hoja de ruta sobre la deforestación y la degradación de los bosques. El texto está abierto a una consulta pública durante cuatro semanas.

Al final de este procedimiento, se espera que Bruselas presente una comunicación sobre el tema en el segundo trimestre de 2019.

En su hoja de ruta, la Comisión Europea nombró a la producción de soja, aceite de palma, carne de res, café y cacao como responsable del 80% de la deforestación en los países tropicales. La hoja de ruta también destacó la responsabilidad de Europa, señalando que la UE importa el 25% de la producción mundial de aceite de palma.

Sin embargo, la hoja de ruta no considera la introducción de legislación a nivel europeo para frenar los productos importados derivados de la deforestación.

Por el momento, solo las iniciativas voluntarias están sobre la mesa. En la lista de iniciativas previstas, la Comisión Europea mencionó la creación de "asociaciones efectivas con los países productores" y la promoción de "cadenas de suministro sostenibles y transparentes".

Los activistas ambientales dicen que esto no es suficiente. "La futura acción europea en materia de deforestación no debe limitarse a promover cadenas de suministro sostenibles", dijo Nicole Polsterer, de FERN, una ONG forestal. "Para lograr su objetivo de detener la deforestación para 2020, la Comisión tiene que presentar una nueva ley para garantizar que las cadenas de suministro de la UE estén libres de productos derivados de la deforestación", dijo.

Agrocombustibles vs biocombustibles

Además de la hoja de ruta de la deforestación, también se espera que la Comisión Europea decida en las próximas semanas una definición de los riesgos relacionados con el cambio indirecto del uso de la tierra (ILUC), que ocurre cuando los agricultores abandonan el cultivo de alimentos en favor de los cultivos combustibles.

Los criterios deberían ayudar a eliminar progresivamente los agrocombustibles que contribuyen a la deforestación, de conformidad con las disposiciones de la Directiva de Energía Renovable de la UE (RED II), que se revisó en 2018.

La decisión de la UE sobre los criterios de ILUC también es esperada por la Asamblea Nacional.

Los parlamentarios franceses dijeron que la enmienda sobre el aceite de palma envía "un fuerte mensaje a Europa" sobre su determinación de combatir los agrocombustibles que más contribuyen a la deforestación.