22
Jue, Ago
INNOVADORES

COP24: Las inversiones en I + D son claves para impulsar el liderazgo de la Unión Europea en energías renovables

Imagen tomada de Wind Europe

Imagen tomada de Wind Europe

Electricidad
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Es la semana número 2 en la COP24 y los paises luchan por alcanzar elementos claves para cambiar la perspectiva sobre el cambio climático, entre ellas está la energía eólica que según el último informe de perspectivas de mercado de WindEurope, para 2022 habrá 253 GW de energía eólica instalados en Europa. Y todo puede apuntar mejor si las innovaciones tecnológicas y los costos en las energías renovables siguen bajando sus precios.

En particular, el debate ahora se centra en preguntas sobre el marco operacional (el llamado 'libro de reglas') y el nivel de ambición que desplegarán los Estados miembros de la UE en el esfuerzo por combatir el cambio climático.

Hablando durante una mesa redonda en Katowice en el Día de la Energía en la UE, el CEO de WindEurope, Giles Dickson, enfatizó la necesidad de ambición tanto en inversiones como en colaboración en Europa. El panel de discusión tuvo como objetivo abordar cómo la UE puede mantener su papel principal en energías renovables a la luz del crecimiento significativo en la competencia global. Dickson recordó a la audiencia de la COP que el viento es una fuente gratuita, confiable y local de electricidad verde que contribuye a la seguridad e independencia energética al tiempo que impulsa la economía de la UE a la vez que genera empleos y crecimiento.

También destacó el consenso generalizado de que la energía eólica crecerá exponencialmente en toda Europa. Los 173 GW de energía eólica instalada en la UE ahora satisfacen el 12% de la demanda total de energía de la UE. Pero según el último informe de perspectivas de mercado de WindEurope, para 2022 habrá 253 GW de energía eólica instalados en Europa. Y el informe más reciente de la AIE dice que la energía eólica será la tecnología de generación de energía número uno de Europa para 2027. No solo esto, sino que la Hoja de ruta de la Comisión Europea para la descarbonización de 2050 dice que la energía eólica representará más del 50% de la producción de energía total de la UE. En todos los escenarios de descarbonización de la UE. Esto hace que el viento sea "claramente la tecnología dominante" para la energía de la UE en 2050.

Pero esto, advirtió Dickson, no es motivo de complacencia. Con la innovación tecnológica y las economías de escala, los costos de la energía eólica están disminuyendo considerablemente. Y esta rápida reducción de costos está ejerciendo presión sobre toda la cadena de suministro de energía eólica. La industria está importando cada vez más componentes de China y otras economías, mientras que subcontrata cada vez más la producción de elementos clave, como las cajas de cambios, a las economías emergentes.

Para asegurarnos de que la UE se mantenga a la vanguardia a nivel mundial y sea un verdadero líder en energías renovables, debemos apoyar a la industria eólica en la UE con los volúmenes correctos y un canal claramente visible para futuras instalaciones. Aquí es donde los próximos Planes Nacionales de Energía y Clima (NECP) juegan un papel clave. Debemos evitar los escenarios de 'parar y seguir' en el despliegue de energía eólica para garantizar que la cadena de suministro pueda desarrollarse sin problemas.

Dickson también tuvo en claro la necesidad de apoyar las actividades de I + D en sectores y procesos que son importantes para una descarbonización de toda la economía, como el almacenamiento y la electrificación. Equilibrar un sistema dominado por renovables variables requerirá cantidades crecientes de almacenamiento. La potencia a X mediante electrólisis, por ejemplo, tiene un potencial enorme pero requiere inversión de la UE.

Las llamadas de ambición de Dickson, y de hecho la totalidad de los debates de la COP24, se ubican en un contexto muy cargado: el reciente Informe Especial del IPCC advirtió sobre daños irreparables a nuestro planeta y nuestra sociedad con una diferencia de apenas 0,5 ° en el calentamiento global. Los pedidos de ambición han sido repetidos por el comisionado de la UE para la acción climática, Miguel Arias Cañete, junto con varios gobiernos de la UE y de fuera de la UE. En la forma de una "Coalición de alta ambición", una iniciativa iniciada en París, Cañete ahora solicita a todos los países que aumenten su ambición de luchar contra el calentamiento global y el cambio climático y que reconozcan a 1.5 ° C como el nuevo objetivo.

Leer más:  El Banco Mundial elogia el éxito de las energías renovables en muchos países