Cinco desafíos que enfrentan los vehículos eléctricos en UK - World Energy Trade
27
Lun, Ene
INNOVADORES

Cinco desafíos que enfrentan los vehículos eléctricos en UK

Todavía hay algunas señales de que el futuro podría ser brillante para la industria automotriz de UK

General
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

En medio de una serie sombría de anuncios que apuntan a los fabricantes de automóviles que se retiran del Reino Unido, todavía hay algunas señales de que el futuro podría ser brillante para la industria automotriz de UK.

ENERGÍAS ALTERNATIVAS
Europa aprueba 3,200 millones de euros para la Investigación y Desarrollo de baterías

La creciente presencia de vehículos eléctricos es innegable, pero todavía representan menos del 1 % de los mil millones de vehículos que se conducen hoy. A medida que se le da mayor importancia a la reducción de las emisiones de carbono, más países están ofreciendo incentivos para construir infraestructura integrada y alentar a los conductores a cambiar a vehículos eléctricos.

Los fabricantes chinos de automóviles Beijing Electric Vehicle y BYD, el fabricante estadounidense de automóviles eléctricos Tesla y el japonés Nissan fueron los principales productores. Fabricaron aproximadamente 560.000 de los autos totalmente eléctricos del mundo.

Vehículos eléctricos: prudencia ante su avance

En el Reino Unido realizan esfuerzos para enfrentar el cambio climático y su objetivo es alentar a más personas a usarlos. Esto se debe a que el transporte representa el 23 % de las emisiones de CO2, más que cualquier otro sector.

Las ventas de vehículos totalmente eléctricos aumentaron un 70 % respecto al año pasado, lo que lleva a sugerir que se ha llegado a un punto de inflexión. Pero el gobierno de UK tiene buenas razones para seguir siendo cautelosos, por lo tanto es conveniente conocer los 5 desafíos que enfrentan:

1. La adaptación al cambio lleva tiempo

Uno de los autos más vendidos en el Reino Unido es el Tesla Model 3, totalmente eléctrico. Pero su éxito no cambia el hecho de que solo alrededor del 1.1 % de los autos nuevos vendidos este año son eléctricos, y que el mercado de vehículos eléctricos usados apenas existe.

Como a la mayoría de los conductores del Reino Unido les lleva entre uno y 15 años cambiar sus vehículos, muchos no piensan en comprar un modelo eléctrico en el corto plazo.

Las personas y las empresas también deben estar convencidas de que este tipo de automóvil se adaptan a sus necesidades. Esta es quizás la parte más difícil. Pero incluso, si se cumplen estos objetivos, es probable que pasen décadas antes de que los vehículos más comunes en las carreteras de UK sean los eléctricos.

2. Elección limitada

El número de furgonetas en las carreteras del Reino Unido está aumentando más rápido que cualquier otro tipo de vehículo, en parte, debido al rápido crecimiento de las compras en línea. Las pequeñas furgonetas electrónicas ya están disponibles y es probable que la elección ofrecida aumente.

Es difícil comparar precios de diésel y furgonetas electrónicas. Sin embargo, puede ser significativamente más costoso arrendar una versión eléctrica de una camioneta popular que una diésel. Es probable que esto signifique que las camionetas eléctricas permanecen inaccesibles para muchas pequeñas empresas y conductores de reparto independientes por algún tiempo.

Hay más opciones para aquellos que buscan un auto nuevo, pero los vehículos eléctricos están desproporcionadamente dirigidos al extremo superior del mercado. Pocos modelos totalmente eléctricos están disponibles por menos de £ 20.000, y comprar un nuevo Tesla Model 3 cuesta alrededor de £ 37.000.

Es probable que los precios continúen bajando y operar un vehículo eléctrico tiende a ser más barato que un equivalente de gasolina o diésel. Pero los costos iniciales más altos pueden impedir que muchos conductores compren vehículos eléctricos en el futuro previsible, incluso, cuando surge un mercado de segunda mano vibrante.

3. Carga de VEH, escogiendo la tecnología correcta

Hay rápidos desarrollos en la tecnología de batería y carga, pero esto está causando una profunda incertidumbre. ¿Qué tecnologías de carga se convertirán en el estándar de oro? Este es un problema particular para las personas que viven en bloques de apartamentos o casas sin un espacio de estacionamiento privado. ¿Deberían esperar que la carga esté disponible en postes de luz a lo largo de su calle?

Quizás cargar en casa no será tan importante como lo es ahora. ¿Deben los conductores usar las instalaciones en las estaciones de servicio, sus oficinas o en los estacionamientos vacíos de los supermercados por la noche? Otras opciones que se están explorando incluyen almohadillas de inducción incrustadas en las carreteras principales, que cargan los automóviles a medida que pasan sobre ellos.

Esta incertidumbre sobre qué enfoque se volverá más común ralentiza la inversión del sector privado en la carga de infraestructura. También hace que el papel de las autoridades locales sea más difícil.

Actuar demasiado pronto podría significar apostar por la tecnología equivocada. Esperar demasiado podría alentar a más personas a utilizar vehículos híbridos, que dependen menos de la infraestructura de carga, pero que aún usan combustibles fósiles.

4. Implantación del diseño de carga: ¿Quién asume el gasto?

cuando surge un diseño estándar para la carga, la antigua pregunta de quién pagará por instalarlo permanece. Se asume ampliamente que el sector privado construirá, operará y mantendrá la infraestructura de carga en el Reino Unido.

Pero las empresas han tardado mucho en involucrarse, en parte porque los márgenes de ganancia siguen siendo pequeños y el gobierno ha subsidiado en gran medida el desarrollo de puntos de recarga. Esto está cambiando lentamente: BP y Shell se han apoderado de los líderes del mercado Chargemaster y Newmotion, y Tesla está desplegando activamente su propia red de carga en las estaciones de servicio de autopistas.

ENERGÍAS ALTERNATIVAS
El Reino Unido en su estrategia para prohibir los coches diésel

Sin embargo, la pregunta sigue siendo: ¿qué tan grande debe ser la contribución del gobierno en el futuro desarrollo de infraestructura? Si llevar personas a los vehículos eléctricos es para el bien público, ¿debería el gobierno local pagar los puntos de recarga en áreas donde la demanda es demasiado baja para ofrecer beneficios saludables?

5. ¿Carbono cero?

Incluso los vehículos 100 % eléctricos no son una solución sin carbono. Es posible que no produzcan las emisiones habituales de los tubos de escape, pero incluso, si toda la electricidad del Reino Unido fuera de fuentes renovables, todavía habría un costo ambiental.

La obtención de los minerales utilizados para las baterías, el desmantelamiento de las baterías que se han deteriorado y la construcción y entrega de vehículos a clientes en todo el mundo, implican emisiones sustanciales de CO2. Es imposible romper todos los enlaces.

Los vehículos eléctricos son una parte crucial de los intentos del Reino Unido de reducir drásticamente las emisiones del transporte. Sin embargo, no son la panacea. Un gran alejamiento de los vehículos motorizados es la única forma de reducir fundamentalmente la contribución del transporte al cambio climático, por difícil y políticamente desagradable que pueda ser.

 

Te puede interesar: Aumento de vehículos eléctricos en Latinoamérica