Perspectivas para los vehículos eléctricos, una visión hasta 2030 - World Energy Trade
21
Jue, Nov
INNOVADORES

Perspectivas para los vehículos eléctricos, una visión hasta 2030

El mercado de la movilidad eléctrica se está expandiendo muy rápido

El mercado de la movilidad eléctrica se está expandiendo muy rápido

General
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

El crecimiento del sector de los combustibles para el transporte se reducirá a partir de 2025 por el impacto de los vehículos eléctricos y los autónomos, así como las restricciones selectivas sobre el uso de diésel, sin embargo, no parece probable que esto afecte las decisiones de inversión en curso de las compañías de energía a nivel global.

En comparación con la energía tradicional y los motores de combustión interna (ICE), el mercado de la movilidad eléctrica se está expandiendo a un ritmo cada vez más rápido: la flota de automóviles superó los cinco millones en 2018 y las ventas de coches nuevos casi se duplicó en comparación con el año anterior.

ENERGÍAS ALTERNATIVAS
Tesla Model 3 se mide en prueba con Toyota Supra, Audi e-tron y Jaguar I-PACE

Los pronósticos para los vehículos eléctricos difieren significativamente. De acuerdo con el Escenario EV30@30 (Escenario de nuevas políticas de la Agencia Internacional de la Energía), el objetivo es alcanzar el 30 % de la cuota de mercado para vehículos eléctricos en 2030, lo que significa que las ventas globales deberían alcanzar los 23 millones y el stock superar los 130 millones de vehículos.

En el escenario proyectado, esto afectaría la demanda de productos petroleros en 127 millones de toneladas de petróleo equivalente (Mtoe). Esto no es algo planeado, pero es fácil de entender. Los coches eléctricos apenas representan el 0,1 % del mercado mundial. Hoy en día, sigue siendo extraño ver los coches eléctricos en la mayoría de los países y todavía cuestan mucho más que los que consumen gasolina.

La OPEP mantiene que los vehículos eléctricos (EVs) representarán un 1 % de los automóviles en el 2040. El año pasado, el CEO de ConocoPhillips, Ryan Lance dijo que los vehículos eléctricos no tendrán un impacto en los próximos 50 años, ni probablemente en toda su vida.

Pero hasta este momento esto es lo que resalta: en los próximos años, los modelos de Tesla, ‘Chevy’ (Chevrolet) y Nissan comenzarán a vender coches eléctricos de largo alcance a un precio en torno a los 30.000 dólares. Otros fabricantes de automóviles y empresas tecnológicas están invirtiendo miles de millones en docenas de nuevos modelos. En 2020, algunos de ellos costarán menos y obtendrán mejores resultados que sus homólogos de gasolina. El objetivo sería igualar el éxito que el Model S de Tesla, que ahora vende más coches que sus competidores en la clase de lujo de gran tamaño en EE. UU.

La pregunta que surge, entonces, es cuánto se reducirá la demanda de petróleo por la implantación de los coches eléctricos y cuándo la reducción de la demanda alcanzará el volumen suficiente para inclinar la balanza y provocar la próxima crisis del petróleo.

ENERGÍAS ALTERNATIVAS
Kia suspende ventas de vehículos eléctricos este año pero se maximizarán para el 2020

Para ello, lo primero que se necesita es una estimación de lo rápido que crecerán las ventas de coches eléctricos. Y el último dato es que las ventas de coches eléctricos crecieron un 60 % en todo el mundo en 2015. Es una cifra interesante porque coincide con la tasa de crecimiento anual de ventas que Tesla prevé para el año 2020.

Bloomberg estima que que para 2023 los vehículos eléctricos podrían reducir la demanda de petróleo en 2 millones de barriles al día. Esa cantidad crearía un exceso de petróleo equivalente a la que desencadenó la crisis de precios de 2014.

Las tasas de crecimiento anual del 60 % no parece que se puedan sostener durante mucho tiempo, por lo que resulta un pronóstico excesivamente alto. Por ello, BNEF adopta un enfoque más metódico en su análisis actual, tratando de prever cuándo se producirá la caída de los costes de los vehículos eléctricos suficiente para atraer al comprador medio de coches. Y según el modelo de BNEF, el punto en el que la reducción de la demanda de petróleo alcanzaría los 2 millones de barriles diarios se alcanzaría en el 2028.

El análisis de BNEF se centra en el coste total de los vehículos eléctricos, incluyendo cosas como el mantenimiento, los costos de la gasolina, y, lo más importante, el coste de las baterías.

Las baterías representan una tercera parte del costo de la construcción de un coche eléctrico y para que se produzca una apuesta generalizada por los coches eléctricos, BNEF considera que deben suceder cuatro cosas:

  • Es necesario que los entes gubernamentales ofrezcan incentivos para reducir los costos.
  • Los fabricantes deben estar conscientes que los márgenes de beneficio son muy bajos y, por lo tanto, deben aceptarlos.
  • Las personas que desean adquirir un coche eléctrico deben entender que tienen que pagar más.
  • El costo de las baterías tiene que bajar.

Los tres primeros alegatos ya se están cumpliendo, sin embargo, es imposible que se mantenga en el tiempo. Afortunadamente, el coste de las baterías se encamina en la dirección correcta. Sin embargo, todavía hay quienes siguen siendo recelosos, debido a:

  • A los fabricantes les queda mucho para reducir el precio de los coches eléctricos.
  • Todavía no hay suficientes estaciones de carga rápida para realizar viajes a larga distancia de una manera cómoda.

Muchos de los nuevos conductores en China e India seguirán optando por la gasolina y el diésel, y el aumento de la demanda en estos países podría superar el impacto de los coches eléctricos, especialmente si los precios del crudo se mantienen en los niveles actuales.

Independientemente de los escenarios planteados, cada año que pase, habrá más coches eléctricos en las carreteras y, definitivamente, la demanda de petróleo será menor.

Te puede interesar: Tesla inaugura ventas de Model 3 en Corea del Sur