GM y Volkswagen dicen que el futuro es eléctrico - World Energy Trade
16
Lun, Dic
INNOVADORES

GM y Volkswagen dicen que el futuro es eléctrico

División en la industria automotriz, GM y VW desincorporan en EE.UU el ensamblaje de híbridos mientras que Ford y Toyota amplían su oferta.

General
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Durante 2 décadas los fabricantes de vehículos se han apoyado en vehículos híbridos para cumplir con las regulaciones de consumo de combustible y para ofrecer en las exhibiciones alternativas para los clientes ambientalistas. Ahora 2 de los más grandes fabricantes de vehículos han manifestado que no ven futuro para los híbridos en sus líneas de ensamblaje. General Motors y Volkswagen están moviendo buena parte de sus inversiones hacia los vehículos eléctricos.

La tecnología de los vehículos híbridos permite ahorrar combustible al combinar un motor de combustión interna con un motor eléctrico, han alcanzado popularidad debido a sus costos de operación más bajos y mayor durabilidad. Ahora General Motors (GM) y Volkswagen (VW) están viendo a los híbridos como una solución temporal que ha permitido cumplir con los requerimientos de emisiones de gases y eficiencia en uso de combustible, especialmente en China y Europa.

La nueva visión de General Motors y Volkswagen  

Este cambio para GM representa planes de lanzamiento a nivel mundial de 20 vehículos completamente eléctricos en los próximos 4 años, esto incluye los modelos recargables (plug-in) en EEUU de la marca Cadillac y Chevy. Por su parte VW ha realizado grandes inversiones en producir más modelos impulsados por baterías (battery-powered), incluyendo la introducción en 2020 de utilitarios SUV (Sport Utility Vehicle) en el mercado norteamericano y una versión eléctrica de su minibús en 2022.  

GM y VW se están enfocando en vehículos completamente eléctricos principalmente a causa del mercado en China, en donde las nuevas regulaciones establecen que las compañías fabricantes de vehículos deben incluir en sus opciones de venta un mínimo número de vehículos cero-emisiones para así evitar sanciones financieras. Para VW, los planes son utilizar la expansión de sus modelos eléctricos en China para consolidar una economía de escala que permita reducir más rápidamente los precios en el mercando norteamericano. 

Algunos fracasos para GM en el mercado de híbridos 

Los resultados desfavorables de ventas para GM de algunos de sus modelos más destacados consolidó la decisión de suspender la producción de modelos híbridos en Estados Unidos. Modelos SUV de gran tamaño en versión híbrida, como la Cadillac Escalade y Chevy Tahoe, fueron un fracaso y como consecuencia se descontinuaron. Posteriormente, el Chevy Volt, un híbrido que se moviliza con electricidad y tiene un motor a gasolina de respaldo, tuvo éxito pero fue considerado muy costoso y GM finalizó su producción este año así como la producción de su modelo híbrido Cadilac CT6 sedan. 

Diferentes puntos de vista dentro de la industria automotriz 

El punto de vista de General Motors y Volkswagen contrasta con el de otros grandes de la industria automotriz, incluyendo Ford Motor Co. y Toyota Motor Corp., las cuales están enfocando esfuerzos en modelos completamente eléctricos pero también continúan expandiendo su oferta de híbridos en el mercado norteamericano.  

Ford y Toyota siguen apostando a los modelos híbridos, con Ford realizando mayores inversiones en sus modelos como la F-150 híbrida y Toyota que apuesta por mantener la popularidad de su modelo Prius, el híbrido de mayor venta a nivel mundial. 

Toyota tiene planes de largo plazo para vehículos completamente eléctricos, pero en el corto plazo los planes son expandir su línea de producción con base en el éxito del modelo Prius. Esto incluye fabricar versiones híbridas de modelos existentes como la SUV Highlander. El objetivo es que los híbridos representen el 15% del total de ventas en los EE.UU. 

Esta diferenciación en las estrategias muestra una división dentro de la industria automotriz respecto a cuál es el mejor camino hacia una electrificación completa.

La industria automotriz mundial es muy competitiva y ha desarrollado su tecnología con base en la dependencia por más de un siglo en los combustibles fósiles, es comprensible entonces que ante un cambio disruptivo como éste, existan diferentes puntos de vista y estrategias. 

La apuesta es en grande en la electromovilidad 

Las compañías automotrices están invirtiendo US$ 225 millardos en el desarrollo de más de 200 nuevos modelos de vehículos del tipo recargables hasta el año 2023, en estos números no están incluidos los vehículos híbridos.  

Por el momento, los vehículos híbridos y los modelos totalmente eléctricos son más costosos que los de motor a gasolina. Un sistema híbrido puede agregar US$ 2.000 en costos al vehículo, mientras que una versión totalmente eléctrica adiciona entre US$ 6.000 y US$ 10.000. 

 Las alternativas de propulsión para vehículos

La infografía muestra las diferentes fuentes y tipo de energía para impulsar los vehículos convencionales, híbridos y eléctricos. 

 

Figura 1. Opciones de propulsión Fuente: wsj.com 

 

Te puede interesar: Chevrolet presentará nuevo coche eléctrico en China