15
Mar, Oct
INNOVADORES

China, la superpotencia mundial de energías renovables

Actualmente, tiene casi 500 GW de energía renovable.

Actualmente, tiene casi 500 GW de energía renovable.

General
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

China está cambiando su 'Qi' (energía vital) a favor del medio ambiente y se ha convertido en la superpotencia mundial de energía renovable. Pero, a diferencia de muchos otros países del mundo, todavía queda mucho camino por hacer para que las energías renovables sean la nueva carga base. Te contamos por qué.

'Ningún país se ha puesto en una mejor posición para convertirse en la superpotencia mundial de energía renovable que China. En conjunto, ahora es el mayor productor, exportador e instalador de paneles solares, turbinas eólicas, baterías y vehículos eléctricos del mundo, situándolo a la vanguardia de la transición energética global'', elabora un informe de la Comisión Global sobre la Geopolítica de la Transformación Energética. 

La comisión, presidida por el ex presidente de Islandia Ólafur Ragnar Grímsson y convocada por la Agencia Internacional de Energía Renovable (IRENA) con los gobiernos de Alemania, Noruega y los Emiratos Árabes Unidos, descubrió que China también es, con mucho, el mayor fabricante mundial de tecnologías de energía limpia, y lidera el mundo en patentes de energía renovable.

Según la comisión, los esfuerzos concertados de China para investigar, desarrollar e invertir en energía renovable y transporte limpio ofrecen a su industria la oportunidad de superar a las empresas estadounidenses y europeas, que han sido dominantes en sectores como automóviles y maquinaria energética. Esto, señala el informe, le dará a China una ventaja comparativa en el comercio y le dará un impulso al crecimiento económico del país.

“En los últimos años, China había subvencionado las energías renovables, lo que condujo a un ritmo de crecimiento muy rápido. Actualmente, tiene casi 500 GW de energía RE (excluyendo la hidroeléctrica) y ha llegado a un punto donde las energías renovables son factibles sin subsidios. China ahora está presionando por un sector renovable sin subsidios basado en los precios del mercado", explica Kari Punnonen , Director Regional, Nordeste de Asia, Wärtsilä Energy Business.

De nubes oscuras y revestimientos plateados

El impulso de China por la supremacía en las energías renovables se debe al hecho de que también es el mayor consumidor mundial de carbón y, por lo tanto, el mayor emisor de CO2. Con más del 25 % de las emisiones totales de CO2 del mundo anualmente (más que las emisiones combinadas de CO2 de EE. UU. y Europa), el país tiene un papel masivo que desempeñar para reducir el cambio climático y está a la altura del desafío a lo grande.

El año pasado, el Consejo de Estado de China prometió el regreso de los 'cielos azules' a través de un plan de acción de 3 años para frenar la contaminación del aire para 2020. El país también es signatario del Acuerdo de París sobre el cambio climático y tiene el objetivo de aumentar la proporción de -la energía fósil en su consumo total de energía primaria al 20 % para 2030.

"China desea mostrar liderazgo en la batalla de combatir el calentamiento global, para eso debe cumplir con su compromiso de alcanzar el 15 % de consumo de energía de combustibles no fósiles en el consumo total de energía primaria para 2020", dice Rhonin Zhou , Gerente de Desarrollo de Mercado, Wärtsilä Energy Negocio.

"Los problemas ambientales, especialmente la contaminación del aire en los últimos años, han cambiado la estrategia de desarrollo de la nación y la energía renovable es la mejor solución para reducir las emisiones y la contaminación", agrega.

Bloomberg New Energy Finance (BNEF) New Energy Outlook 2018, estima que para 2050, China tendrá 1.1 TW de energía fotovoltaica (que será el 21 % de toda la energía fotovoltaica del mundo) y 1 TW de energía eólica (que es un tercio de toda la energía eólica instalada a nivel mundial). El informe predice que China continuará siendo el mayor mercado de energía eólica y solar, que crecerá del 7 % al 46 % de la energía total combinada de la generación total de energía para 2050.

Los peligros de la transformación.

En septiembre del año pasado, un proyecto de plan de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma (NDRC) del país impulsó el objetivo de las energías renovables para representar al menos el 35 % del consumo de electricidad para 2030.

El gran tamaño, escala y magnitud de lo que eso implicaría es inimaginable teniendo en cuenta que China tiene el sistema de energía más grande del mundo. Además, todavía depende del carbón para el 60 % de su generación de energía. Por lo tanto, aumentar la participación de las energías renovables plantea varios desafíos obvios, incluida una sobreoferta de carbón y el uso continuo de plantas a carbón para una mayor confiabilidad durante la transición a las energías renovables. Esto a menudo resulta en la reducción de la generación de fuentes de energía eólica.

“Actualmente, China depende principalmente de la energía térmica para realizar el pico y el afeitado, lo que ha causado una flexibilidad deficiente del sistema, baja eficiencia y más contaminación y emisiones. Falta el equilibrio de energía de gas flexible en el sistema. Con la mayor expansión de la energía eólica y solar, la adopción de energía renovable se enfrenta a una mayor presión", dice Zhou.

A medida que aumenta la presión sobre las energías renovables, China tendrá que tomar varias decisiones que involucren nuevas infraestructuras, plantas, inversiones, tecnologías, períodos de gestación y costos de funcionamiento para proyectos que también pueden ser alimentados por fuentes alternativas como el gas natural.

El factor de flexibilidad

Aquí es donde Wärtsilä, que ha ayudado a construir 3 GW de plantas de energía que involucran diversas tecnologías en China durante las últimas dos décadas, puede desempeñar un papel importante. Los motores y el almacenamiento proporcionarán la flexibilidad necesaria para integrar las energías renovables y garantizar la fiabilidad. La tecnología Smart Power Generation de la compañía, que comprende una mayor flexibilidad operativa, eficiencia energética y flexibilidad de combustible, puede ayudar al país a lograr el equilibrio adecuado para lograr resultados óptimos.

“La situación de costo-beneficio para diferentes tecnologías en el sector de servicios públicos en China necesita ser analizada a nivel sistémico en general y no a nivel de una planta de energía individual. Cuando agrega flexibilidad a su sistema, funciona de manera más eficiente y en condiciones mucho mejores, lo que significa que consume menos dinero”, dice Punnonen.

"Lo que estamos tratando de hacer en China es trabajar en un sistema flexible al nivel de un ciclo de vida en lugar de solo el nivel inicial para hacer que todo el sistema sea más efectivo", explica.

Los expertos dicen que la flexibilidad desempeñará un papel clave en la remodelación del futuro energético del país porque se sabe que la generación de energía renovable es de naturaleza intermitente. Esto significa que, más pronto que tarde, China tendrá que explorar fuentes alternativas y alejarse de su legado alimentado con carbón.

 

Te puede interesar: China lidera la caída de las energías renovables en 1S del 2019