Vaca Muerta y las energías alternativas, pilares del éxito del G20 en la Argentina - World Energy Trade
18
Lun, Nov
INNOVADORES

Vaca Muerta y las energías alternativas, pilares del éxito del G20 en la Argentina

Imagen tomada de Revista Petroquimica

Imagen tomada de Revista Petroquimica

General
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Entre los días 30 de noviembre y 1 de diciembre, el país fue sede de la Cumbre de Líderes del G20. La Secretaría de Energía aprovechó ese marco para rubricar importantes convenios internacionales de inversión, integración y seguridad energética.

En el cierre de un año política y económicamente convulsionado, el Gobierno nacional halló en la exitosa realización de la Cumbre de Líderes del G20 un motivo para celebrar. La potencialidad argentina en el ámbito energético desempeñó un rol clave en el encuentro, lo que quedó refrendado en la firma de distintos acuerdos de financiamiento y cooperación con potencias de la talla de Estados Unidos, China, Rusia y Japón.

Según informó la Secretaría de Energía de la Nación, los convenios sellados con Estados Unidos, tasados en más de u$s 800 millones, apuntan a fortalecer la cadena de valor e infraestructura del segmento. “Facilitarán las inversiones de capital privado a lo largo de toda la cadena de valor del sector energético, incluida la producción de hidrocarburos; el desarrollo de mercados para el gas natural licuado (GNL); la infraestructura gasífera; la generación, transmisión y distribución de electricidad; las interconexiones internacionales, y la promoción de políticas de eficiencia energética y de smart grids”, precisó la cartera de Javier Iguacel.



El país también suscribió cartas de intención con la Corporación de Inversión Privada en el Extranjero (OPIC, por sus siglas en inglés) para favorecer la concreción de proyectos de infraestructura energética por más de u$s 500 millones, incluyendo el gasoducto que vinculará Vaca Muerta con San Nicolás, y la instalación de plantas de generación eólica y solar en Chubut y San Juan.

Con China, en tanto, la Argentina rubricó un plan de acción para cooperar con la exploración y el desarrollo de petróleo y gas no convencional, la provisión de equipos y servicios de ingeniería, nuevas obras de infraestructura y operación en el campo del GNL, y acciones conjuntas en materia de energías renovables. Ambas naciones se comprometieron, además, a conjugar esfuerzos para garantizar el uso pacífico de la tecnología nuclear.

Específicamente en el ámbito solar, sobresalió la confirmación de la ampliación del parque solar Caucharí. Ubicado en Jujuy, el complejo elevará su capacidad desde los 300 hasta los 500 megawatts (Mw).

Con la Corporación Estatal de Energía Atómica (Rosatom) de Rusia, por su parte, se suscribió un documento estratégico de integración nuclear. Aparte de estimular la producción de uranio, el convenio abarca el suministro de radioisótopos, los reactores de investigación y sus aplicaciones y el ciclo de combustible nuclear, entre otros ítems.

En cuanto a Japón, quedó sellado un Acuerdo para la Promoción y Protección de Inversiones que busca dar más previsibilidad y seguridad jurídica a los inversores.

Apoyo estadounidense

Más allá de que las principales inversiones energéticas prometidas por Donald Trump se focalizarán en Vaca Muerta, el respaldo financiero de Estados Unidos se extenderá a diversos proyectos de fuentes renovables. El Parque Eólico Cañadón León, en Santa Cruz; el Parque Solar Ullum I, II y III, en San Juan; y el Parque Eólico Chubut Norte III y IV, en Chubut, figuraron entre esas propuestas. Éstas ampliarán la capacidad instalada en más de 320 megawatts (Mw).



Otras obras de gran relevancia para el sector que tendrán apoyo norteamericano serán el corredor vial Buenos Aires-Mendoza, cotizado en u$s 250 millones; y el proyecto de ampliación de parques logísticos en el Gran Buenos Aires (GBA), valuado en u$s 45 millones.

Swap chino

Una vez concluido el G20, el presidente Mauricio Macri ratificó junto con su par chino Xi Jinping un swap por u$s 19.000 millones y ultimó detalles sobre las dos obras más emblemáticas que capitales del gigante asiático financiarán en la Argentina: las represas hidroeléctricas del río Santa Cruz y la central nucleoeléctrica de Atucha III.

La novedad más interesante del encuentro entre los mandatarios pasó por el compromiso de que todos los trabajadores involucrados en dichos proyectos sean de origen local. El anuncio fue recibido con beneplácito por la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (UOCRA). ©

 

Te puede interesar: G20: Los países europeos son los más atractivos para invertir en energías renovables, con China, India y Brasil entre los 10 primeros