23
Lun, Sep
INNOVADORES

Energía de las mareas y la importancia que le da Europa al poder del mar

La energía de las mareas ofrece una forma predecible de energía limpia

La energía de las mareas ofrece una forma predecible de energía limpia

Investigación, Desarrollo e Innovación
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Los océanos cubren más de dos tercios de la superficie de nuestro planeta. La energía contenida en ellos tiene un potencial tremendo, incluso en forma de olas y mareas. Estas fuentes tienen un estimado de 337 GW. Las nuevas tecnologías y proyectos representan una oportunidad significativa para el desarrollo de energías renovables en varios países.

La isla francesa de Ushant en Bretaña, actualmente, no está conectada a la red nacional y depende del costoso combustible diésel con el fin de generar electricidad para sus 842 habitantes. Sin embargo, en poco más de una década, la isla planea depender completamente de las energías renovables

"Nos dimos cuenta de que tenemos a nuestro alrededor todo lo que necesitamos para producir energía: tenemos sol, a menudo tenemos viento, así como corrientes marinas alrededor de la isla", dice Denis Palluel, alcalde de Ushant.

Ushant se encuentra junto a una de las corrientes de marea más fuertes en Francia conocida como el Pasaje Fromveur. Aquí, la compañía francesa Sabella ha desplegado un dispositivo experimental. Ubicado en el fondo marino de 55 metros de profundidad, el sistema D10 convierte las corrientes de marea en electricidad que se entrega en tierra por un cable submarino.

"Básicamente es una turbina eólica submarina: utilizamos energía hidrocinética, la velocidad del agua. Por lo tanto, la corriente de las mareas ascendentes y descendentes hace girar el rotor que impulsa un generador de energía", explica el presidente de Sabella, Jean-François Daviau.

Desplegado en octubre pasado, el D10 es tan alto como un edificio de cinco pisos. Ha sido diseñado para resistir condiciones oceánicas extremas para evitar el mantenimiento frecuente que haría que los costos de funcionamiento sean desproporcionadamente altos. Las pruebas de confiabilidad continuarán durante dos años más, pero una vez que la tecnología llegue a la etapa comercial, los precios deberían caer a niveles competitivos.

“Las turbinas de marea alcanzarán la mayoría de edad cuando podamos demostrar que estas máquinas son extremadamente confiables. No sería económicamente viable si tuviéramos que levantarlos cada dos años ", dice Daviau.

En los próximos años, Sabella planea instalar más turbinas. El potencial estimado del Pasaje Fromveur es de 500 megavatios, mucho más allá de las necesidades de la isla. Parte de la energía podría ser suministrada por cables a Francia continental, reduciendo aún más la dependencia de los combustibles fósiles.

Muchos prototipos que alcanzan la fase de demostración se prueban en el Centro Europeo de Energía Marina en el norte de Escocia. Como parte de un proyecto financiado por la UE, la empresa española Magallanes Renovables tiene una plataforma flotante.

“Tenemos olas de más de 18 metros y corrientes de marea de más de cuatro metros por segundo, y eso es alrededor de 500 millones de toneladas de agua que pasan por el sitio por hora, explica Lisa MacKenzie, Gerente de Comunicaciones de EMEC. Tenemos condiciones muy duras, por lo que la idea es que si estas tecnologías pueden funcionar aquí, deberían poder hacerlo en cualquier parte del mundo", agrega.

Las empresas europeas son consideradas líderes mundiales en lo que respecta a la energía oceánica, un mercado que para 2050 tendrá un valor de 53 mil millones de euros al año. Se espera que genere 400,000 empleos en Europa e impulse la economía de las regiones costeras.

“Si se observa la cantidad de patentes que existen en todo el mundo, Europa está invirtiendo muy bien. Creo que es porque muchos países diferentes están jugando con sus diferentes fortalezas, y todos están viendo una forma en que pueden aprovechar al máximo esta tecnología", dice Neil Kermode, Director Gerente de EMEC.

La Comisión Europea ha invertido más de 300 millones de euros en los últimos 10 años en proyectos de energía de mareas y olas. Ahora el sector necesita inversionistas nacionales y privados para entregar tales tecnologías al mercado.

Kermode resume diciendo: "Esta es una industria importante y la UE lo entiende. Estas tecnologías tardan mucho en desarrollarse, pero ahora estamos viendo que estas tecnologías están entrando en el agua, y en realidad están comenzando a suministrar energía. Estamos viendo un apoyo muy fuerte, pero necesitamos mantener esto. No hay que rendirse y no debemos parpadear en este momento".

 

Noticia de: EuroNews / Traducción libre del inglés por WorldEnergyTrade.com

 

Te puede interesar: Transformación de aguas residuales en combustible renovable