Mercado - World Energy Trade - Page #3

La subida del dólar acelera la caída de los metales

La subida del dólar acelera la caída de los metales

Un cliente revisa un collar de oro antes de comprarlo en una sala de exposición de joyas. Foto cortesía de: Reuters

El oro y otros metales preciosos cayeron el jueves, y el paladio se desplomó más de un 8%, ya que los inversores acudieron en masa al dólar por las expectativas de que la Reserva Federal de EE.UU. siga subiendo agresivamente los tipos de interés.

La AIE mantiene su previsión de demanda de petróleo para 2022

La AIE mantiene su previsión de demanda de petróleo para 2022

Excluyendo a Rusia, la agencia prevé que la oferta crezca en 5,2 millones de b/d este año

La AIE ha mantenido sin cambios su previsión de la demanda mundial de petróleo para este año en un nivel superior a su estimación de la oferta actual, pero dijo que con los riesgos de su previsión "probablemente a la baja", es poco probable que haya un déficit agudo.

La media nacional de gasolina en EE. UU. alcanza el récord de 4,37 dólares por galón

Los precios de la gasolina alcanzaron el martes el nivel más alto registrado, mientras el petróleo se mantiene por encima de los 100 dólares el barril, contribuyendo a las presiones inflacionarias en toda la economía. La media nacional del galón de gasolina normal (regular) alcanzó el martes un máximo histórico de 4,374 dólares, según la AAA, es de mencionar que el precio no está ajustado a la inflación.  La Administración de Información Energética (EIA) informó de un promedio semanal de precios de la gasolina al por menor en todos los grados de 4,41 dólares por galón. Esta fue la media semanal más alta jamás comunicada por la EIA. Anteriormente, la media semanal más alta comunicada tuvo lugar en julio de 2008, cuando los precios del crudo alcanzaron casi 150 dólares el barril. Los precios han subido a un ritmo rápido, y el ascenso se aceleró después de que Rusia invadiera Ucrania, haciendo tambalearse a los mercados energéticos. La media nacional superó los 4 dólares en marzo por primera vez desde 2008, y se ha mantenido por encima desde entonces. Los consumidores pagan ahora 1,41 dólares más en el surtidor que el año pasado. En algunos lugares, el movimiento es mucho más extremo. En California, por ejemplo, la media estatal se sitúa ahora en 5,84 dólares. Un puñado de condados del estado ha superado los 6 dólares. Por su parte, los precios del gasoil también están subiendo. La media nacional alcanzó el martes los 5,55 dólares por galón, también un récord. Los precios han alcanzado un nuevo máximo durante al menos los últimos siete días. Los futuros del crudo West Texas Intermediate, la referencia petrolera estadounidense, cotizaron el martes, a las 9:05 a.m. ET, en torno a los 102,48 dólares por barril. Esta cifra está muy alejada de su reciente máximo de 130 dólares por barril en marzo. Aunque el petróleo representa más del 50% del costo del galón de gasolina, no es el único factor. El sector se enfrenta a las mismas presiones que se dan en el resto de la economía, incluidas las restricciones laborales. Las refinerías, que transforman el petróleo en productos como la gasolina y el combustible para aviones, están funcionando casi al máximo de su capacidad. La capacidad de refinado de Estados Unidos ha disminuido en los últimos años, y ahora Europa compite por los mismos productos petrolíferos mientras intenta alejarse de la energía rusa. Andy Lipow, presidente de Lipow Oil Associates, prevé que los precios de la gasolina normal suban otros 15 ó 20 céntimos en las próximas dos semanas, hasta alcanzar los 4,50 dólares por galón. Sin embargo, desde que se alcanzaron los 4,41 dólares por galón, la media nacional bajó a unos 4,20 dólares por galón cuando los precios del petróleo retrocedieron hasta los 100 dólares por barril.  Alivio en el mediano plazo Salvo que se produzca un nuevo acontecimiento geopolítico que afecte a los mercados del petróleo, parece probable que el precio de la gasolina se mantenga por debajo de ese máximo de marzo por ahora.  A medida que se acerca el verano, las refinerías están cambiando a mezclas más caras para reducir la presión de vapor y minimizar la formación de smog.  Los altos precios de la gasolina pueden persistir durante el verano, pero el otoño podría traer un alivio significativo para los consumidores en el surtidor. Estas mezclas están obligadas a tener una presión de vapor más baja para ayudar a minimizar la formación de smog en el verano. Pero su producción es más cara y el suministro de ingredientes para producir gasolina de verano es menor que el de la gasolina de invierno. Todo esto coincide con la temporada alta de conducción, por lo que rara vez hay descensos significativos en el precio de la gasolina en verano. Lo único que pudiese hacer que bajen los precios es si Rusia se retira de Ucrania en un futuro próximo y se retiran algunas de las sanciones sobre el petróleo ruso. Sin embargo, a más largo plazo, la situación parece mucho mejor. La producción de petróleo de Estados Unidos sigue aumentando. La semana pasada, la producción de petróleo estadounidense alcanzó los 11,6 millones de barriles diarios, lo que supone un aumento de 1 millón de barriles diarios con respecto a hace un año y de 600.000 barriles diarios desde enero.  Si se logra mantener este ritmo durante un año más, Estados Unidos volverá a alcanzar niveles récord de producción de petróleo. El número de equipos de perforación petrolífera ascendió a 552 la semana pasada, lo que supone un aumento de 210 equipos con respecto a hace un año. Esto representa un aumento interanual del 61%, y es el nivel más alto de perforación desde que la pandemia de Covid-19 se instaló en Estados Unidos. En conjunto, estas señales apuntan a la probabilidad de que los precios de la gasolina sean mucho más bajos este año. Pero probablemente habrá que esperar hasta después del verano.

Las condiciones pueden estar dadas para que haya un alivio en los precios, sin embargo, esto sería a mediano plazo, una vez culminado el verano.

Los precios de la gasolina alcanzaron el martes el nivel más alto registrado, mientras el petróleo se mantiene por encima de los 100 dólares el barril, contribuyendo a las presiones inflacionarias en toda la economía.

Más artículos...