El aumento de los precios de la energía amenaza la lucha contra el calentamiento global - World Energy Trade

El aumento de los precios de la energía amenaza la lucha contra el calentamiento global

El aumento de los precios de la energía amenaza la lucha contra el calentamiento global

La crisis es especialmente grave en Europa, donde los precios del gas natural son ahora cinco veces más altos que hace un año.

Mercado

Los precios del petróleo y del gas se están disparando, mientras que el uso del carbón está alcanzando máximos históricos en todo el mundo. Esta situación puede significar un duro golpe para los resultados de las políticas climáticas que se han ido adelantando en todo el mundo.

Aunque los líderes mundiales se han comprometido a reducir el uso de los combustibles fósiles para ayudar a frenar el calentamiento global, una drástica alteración de los mercados del petróleo, el gas natural y el carbón podría complicar el cambio hacia fuentes de energía más limpias.

Los precios mundiales del petróleo se han disparado a su nivel más alto en siete años, acercándose a los 90 dólares por barril, mientras crece el temor a una invasión rusa de Ucrania.

Europa se encuentra sumida en una grave crisis de gas natural que ha agitado los mercados energéticos de todo el mundo. Y la demanda mundial de carbón, el más contaminante de todos los combustibles fósiles, se ha disparado hasta alcanzar máximos históricos a medida que las economías se recuperan de los efectos de la pandemia.

Los expertos en energía afirman que hay una lección más amplia. Aunque los gobiernos y las empresas inviertan en fuentes de energía bajas en carbono, como la eólica y la solar, el mundo seguirá dependiendo en gran medida de los combustibles fósiles en los próximos años.

A menos que esa transición se gestione con cuidado, muchos países podrían enfrentarse a la volatilidad de los precios de la energía y a otras perturbaciones que, a su vez, amenazan con socavar el apoyo a las políticas de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.

¿Precios del petróleo más altos, más perforaciones?

Tras la pandemia de coronavirus en 2020, la inversión mundial en proyectos de petróleo y gas se redujo en un 30% y ha tardado en recuperarse. Pero la demanda mundial de petróleo se ha recuperado más rápidamente y se prevé que alcance récords este año, a medida que las economías se recuperen. Los suministros han tenido dificultades para seguir el ritmo.

La reciente agitación geopolítica, incluidas las interrupciones del suministro en Kazajistán y el temor a una invasión rusa de Ucrania, ha elevado los precios del petróleo a sus niveles más altos desde 2014.

Aunque las compañías petroleras occidentales han perforado menos pozos desde que comenzó la pandemia, en parte frenadas por los inversores recelosos de los proyectos no rentables, los altos precios podrían cambiar ese cálculo. El martes, Exxon Mobil anunció que aumentaría el gasto en nuevos pozos de petróleo y otros proyectos hasta un 45% este año después de reportar US$ 23.000 millones en ganancias para 2021, su mejor resultado en siete años.

Carbon Tracker, un grupo de expertos con sede en Londres, advirtió la semana pasada que el aumento de los precios del petróleo puede llevar a las empresas energéticas a invertir miles de millones en nuevos proyectos de perforación que podrían socavar los esfuerzos internacionales para luchar contra el cambio climático.

En Estados Unidos, el aumento de los precios de la gasolina, de más de 40% en un año, ha sido un lastre para los índices de aprobación del Presidente Biden, que está luchando por convencer al Congreso de que apruebe políticas climáticas destinadas a reducir las emisiones de los combustibles fósiles. Al mismo tiempo, el gobierno de Biden ha defendido la concesión de nuevos permisos para la extracción de petróleo y gas en tierras públicas, aunque esos esfuerzos se han visto frenados por los tribunales federales.

Pero los altos precios del petróleo no siempre son una mala noticia para las energías limpias. También pueden reducir la demanda de petróleo, por ejemplo, empujando a la gente a comprar vehículos eléctricos. El año pasado, los autos eléctricos representaron el 20% de todas las ventas nuevas en Europa y el 15% de las ventas nuevas en China, según el grupo de investigación BloombergNEF.

La escasez de gas agita a Europa

En los últimos meses, el mundo ha tenido que lidiar con el aumento de los precios del gas natural, lo que ha provocado un efecto dominó en todo el mundo. Las facturas de los servicios públicos se han disparado en Europa y Asia, mientras que las fábricas de fertilizantes de Gran Bretaña y Alemania han tenido que interrumpir su actividad ya que el gas natural es un ingrediente clave de los fertilizantes a base de nitrógeno.

Las causas de la escasez de gas son numerosas: La demanda mundial ha repuntado más rápido que la oferta desde que comenzó la pandemia; la menor producción de las presas hidroeléctricas de China y Brasil ha provocado un aumento de las importaciones de gas; la ola de frío de la pasada primavera en toda Europa aumentó la demanda y redujo las existencias de gas.

La crisis es especialmente grave en Europa, donde los precios del gas natural son ahora cinco veces más altos que hace un año. Las autoridades se apresuran a conseguir nuevos envíos de gas desde el extranjero en caso de que Rusia, que suministra un tercio del gas natural de Europa, reduzca el suministro en caso de conflicto con Ucrania.

También hay indicios de que la escasez de gas podría socavar la unidad de la Unión Europea en cuanto a las políticas de lucha contra el cambio climático.

Los funcionarios están debatiendo actualmente un nuevo conjunto de medidas de energía limpia destinadas a reducir las emisiones para 2030. Algunos países, como España, han pedido que se acelere el abandono de los combustibles fósiles para reducir la exposición de Europa a los mercados del gas. Pero otros, como Polonia, han instado a retrasar las medidas climáticas más estrictas en medio de la crisis.

El carbón alcanza máximos históricos

En todo el mundo, el aumento de los precios del gas natural ha impulsado al carbón, que suele producir el doble de dióxido de carbono que el gas cuando se quema para producir electricidad, lo que aumenta las emisiones que calientan el planeta.

El consumo mundial de carbón alcanzó un récord en 2021 y va camino de seguir aumentando en 2022, según ha declarado recientemente la AIE. Esto se debe, en parte, a que la demanda de electricidad está aumentando en países como China e India, y la inversión en energías renovables no ha seguido el mismo ritmo. Pero los elevados precios del gas natural también han impulsado a muchas empresas eléctricas a recurrir al carbón.

Estados Unidos es un ejemplo. En la última década, los avances en el fracking han provocado un auge en la producción nacional de gas, y el país se ha convertido en uno de los mayores exportadores de gas natural licuado del mundo.

Esas exportaciones se han convertido en una fuente clave de suministro mundial durante la última crisis. Pero también han impulsado los precios del gas natural en el país, lo que a su vez significa que a algunas empresas de servicios públicos les resulta económico hacer funcionar sus plantas de carbón con más frecuencia.

El año pasado, las emisiones de las centrales de carbón de Estados Unidos aumentaron un 17% tras años de descenso constante, lo que aleja al país de sus objetivos climáticos.

Una transición accidentada

En un reciente ensayo, Fatih Birol, director ejecutivo de la Agencia Internacional de la Energía, sostenía que las políticas de cambio climático no eran las culpables de la actual crisis energética mundial. Pero, advertía, "eso no significa que el camino hacia las emisiones netas cero vaya a ser fácil".

Uno de los problemas, dijo, es que, aunque muchos países han recortado sus inversiones en combustibles fósiles como el petróleo y el gas en los últimos años, la demanda de energía sigue aumentando, y las naciones no han gastado lo suficiente en fuentes más limpias como la energía eólica, solar o nuclear para llenar el vacío.

Si el mundo quiere limitar el calentamiento global a 1,5 °C por encima de los niveles preindustriales, la inversión mundial en energías limpias tendría que triplicarse respecto a los niveles actuales para 2030.

El Sr. Birol también señaló que, dado que muchos países seguirán dependiendo de los combustibles fósiles durante los próximos años, tendrán que tomar medidas para prepararse para las interrupciones del mercado, como la mejora del almacenamiento de gas en Europa o las medidas de eficiencia energética que pueden atenuar los daños del aumento de los precios. "Esto tiene que ocurrir rápidamente", escribió, "o los mercados energéticos mundiales se enfrentarán a un período turbulento y volátil en el futuro".

 

 

Te puede interesar:

Si eres seguidor de World Energy Trade hoy puedes resultarnos más útil que nunca. La emergencia del coronavirus ha ocasionado un lógico desplome sin precedentes de la publicidad, nuestro único sustento económico para poder informar.

Necesitamos a todos y cada uno de nuestros trabajadores y colaboradores que, cada día, están demostrando su valía en un entorno de trabajo complicado por las restricciones que impone el virus. Jornadas laborales interminables y medios tecnológicos no habituales hacen aún más difícil y costosa nuestra labor. Con la publicidad en crisis, el lector de World Energy Trade puede ser un asidero de enorme importancia.

Danos tu apoyo aportando lo que quieras.

QUIERO COLABORAR

No pierdas la oportunidad de leer este reportaje:

Vehiculos Electrico Hidrogeno Foto Ref