Rusia se está convirtiendo rápidamente en una fuerza dominante en el sector de energía - World Energy Trade

Rusia se está convirtiendo rápidamente en una fuerza dominante en el sector de energía

Rusia tiene pocos rivales importantes en múltiples mercados, así que el proceso ya está en marcha.

Rusia tiene pocos rivales importantes en múltiples mercados, así que el proceso ya está en marcha.

Economía
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

La industria petrolera de Rusia ha sido recientemente golpeada por factores como la disputa por el precio del petróleo que mantuvo con el Gobierno de Arabia Saudita, el auge de producción de petróleo en EE.UU. y claro está, la caída en la demanda mundial de petróleo luego del brote de COVID19. Sin embargo, la influencia de Rusia en el mercado mundial del petróleo ha ido en aumento.

Las empresas estatales, las impresionantes reservas, las capacidades de producción y exportación y la proximidad a los principales mercados le han dado a Rusia una ventaja en los mercados de recursos del siglo XXI. Esto puede representar enormes ingresos económicos para el país, sin embargo, su objetivo debe estar orientado a conectar los mercados con los flujos de recursos actuales y futuros y tener control de los suministros globales.

El sector petrolero es solo uno de los mercados en los que Moscú tiene enorme interés por lograr un posicionamiento de relevancia. Veamos los principales.

1. Sector petrolero

En medio del auge de la pandemia de Covid-19, en marzo de este año, Arabia Saudita solicitó a los miembros de la OPEP + llevar a cabo la profundización de los recortes de producción, sin embargo, estas demandas fueron ignoradas por Rusia. En respuesta, Arabia Saudita y Rusia, los dos principales exportadores de petróleo del mundo, lanzaron una guerra de precios que inundó el mercado y llevó al colapso del precio del petróleo.

Sin embargo, es muy probable que el Kremlin haya intentado socavar la industria petrolera de EE.UU., que a pesar del aumento de producción en los últimos años, aún requiere precios aún más altos para alcanzar el punto de equilibrio. La estrategia del Kremlin puede haber dado resultados ya que sufrir temporalmente a manos de los sauditas le permite ahora a Rusia fortalecer consistentemente su participación en el mercado internacional.

Ahora bien, el inesperado giro hacia el colapso total de los precios del petróleo en medio de la disputa y el brote de COVID19 obligaron a la OPEP (incluida Arabia Saudita), Rusia y los EE.UU., así como a otras potencias a alcanzar urgentemente acuerdos de recortes de producción para salvar a la industria petrolera.

Ventajas estratégicas de Rusia

Las energías renovables son cada vez más baratas que los combustibles fósiles
FINANZAS ENERGÍA
Las energías renovables son cada vez más baratas que los combustibles fósiles

Rusia es el segundo mayor exportador de petróleo, es tercero en producción y refinación, y octavo en reservas. Sin embargo, esta nación disfruta de varias ventajas sobre otras potencias petroleras como EE.UU. o Arabia Saudita. Precisamente estas ventajas lo han establecido como una fuerza de dominio en la industria. A continuación cuales son estas ventajas.

Con respecto a Arabia Saudita

Arabia Saudita es el mayor exportador de petróleo, el segundo mayor productor y tiene las segundas reservas más grandes. Sin embargo, solo ocupa el octavo lugar en refinación, lo que significa que sus exportaciones son en gran medida productos sin procesar que deben ser refinados en otros lugares antes de poder ser utilizados.

La mayor fortaleza de Rusia respecto a Arabia Saudita es que la primera nación es una de las potencias militares más importantes del mundo, con capacidad no solo para defender sus redes sino atacar las de los demás. Mientras que Arabia Saudita, luego de la retirada de EE.UU. de la región, ha disminuido notablemente su capacidad de defensa, esto se hizo evidente cuando en el 2019, Irán atacó dos importantes instalaciones petroleras sauditas utilizando drones.

El incidente redujo temporalmente a la mitad la producción saudita, poniendo en duda su capacidad para salvaguardar las instalaciones y las rutas de transporte a los mercados extranjeros. Es decir, sin la garantía de un flujo constante de petróleo, los compradores buscarían a otros proveedores, y la influencia de Arabia Saudita sobre el mercado internacional del petróleo corre el riesgo de disminuir significativamente.

Otra ventaja de Rusia es su geografía, el vasto territorio de esta nación le otorga proximidad a los mercados más importantes, el europeo y asiático, esto se traduce en mayor rentabilidad, menor logística y reducción de transporte.

La República Popular China (RPC) posee la segunda mayor capacidad de refinación de petróleo, es el quinto mayor productor de petróleo, pero aún importa mucho más de lo que puede producir en el país.

Su enfoque principal es importar lo suficiente para uso doméstico, pero no puede proteger las rutas marítimas mundiales que aseguran su suministro. En parte debido a esta preocupación, Rusia se ha convertido en el segundo mayor proveedor de petróleo a la RPC después de Arabia Saudita.

Con respecto a Estados Unidos

La nación norteamericana a raíz del auge del shale oil se ha consolidando como un productor y refinador principal de petróleo, incluso recientemente se estaba perfilando como un exportador neto de petróleo.

A pesar de su creciente independencia energética, los Estados Unidos no puede influir en los precios y el suministro internacional de la misma manera que los grandes exportadores. Además, también está muy lejos de los mercados más rentables de Europa y Asia.

Otra ventaja adicional sobre EE.UU, es la capacidad de Rusia de coordinar directamente sus objetivos políticos y comerciales con la compañía petrolera estatal, Rosneft.

Dirigidas por Rosneft, las compañías petroleras de Rusia se han convertido en una alternativa global al poder tradicional de las compañías occidentales/ estadounidenses.

Mientras que las empresas estadounidenses son de capital privado y sus directrices orientadas a obtener márgenes de beneficio económicos en lugar de objetivos con alcance geopolítico.

2. El gas natural

Desde la década de 1970, los avances tecnológicos han hecho que el gas natural sea más barato de extraer, mientras que las preocupaciones ambientales lo han convertido en un sustituto cada vez más popular del petróleo pesado en carbono, particularmente en Europa.

Rusia tiene una posición más sólida y con aún mayor dominio en el mercado internacional de gas natural.

Es el primero en reservas y exportaciones de gas natural, y el segundo en producción. Su único rival real es Estados Unidos. Gazprom, la compañía más grande de Rusia, ha liderado los intentos de Moscú por obtener beneficios comerciales y políticos de su industria del gas.

Desde principios de la década de 1990, Rusia ha cortado repetidamente el suministro de gas a Ucrania para obtener concesiones de su liderazgo y para garantizar el pago de las facturas. Aunque Ucrania se ha desligado de este suministro, gran parte del gas de Rusia todavía pasa a través de Ucrania en su camino hacia Europa.

La economía de Ucrania sigue dependiendo en parte de las tarifas de tránsito que genera el flujo de este gas, lo que significa que esta nación aún sigue dependiendo de Rusia y su gas.

Desde la crisis de Ucrania de 2014, Rusia ha desarrollado varios gasoductos con destino a Europa occidental, el Turkstream y Nordstream I, son redes que han aumentado la capacidad de Rusia de garantizar las ventas de gas a Europa, sin los riesgos de paso por Ucrania.

A pesar de las fuertes críticas del gobierno de Washington respecto a esta red de oleoductos, principalmente el Nordstream, Alemania y otros estados de la Unión Europea han seguido aumentando sus importaciones de gas desde Rusia, lo que socava significativamente el frente económico unido proyectado por los políticos occidentales desde la crisis de Ucrania.

Las movidas estratégicas del Kremlin para lograr la hegemonía. Moscú tiene como prioridad defender, de otras potencias gasíferas, su acceso al mercado europeo. Por ejemplo, Qatar e Irán están muy interesados por hacer uso de sus grandes reservas y llevarlas a Europa.

Sin embargo, cualquier oleoducto con destino a Europa requeriría el paso a través de Siria, por ello en 2018, Rusia logró obtener del gobierno de Siria la firma de un acuerdo que le otorga los derechos exclusivos para la producción de gas y petróleo en Siria, permitiendo así a Rusia mantener la competencia al mínimo.

El uso actual de gas natural en China aun es bajo, cubriendo menos del 10% de sus necesidades energéticas. Pero el enorme potencial de desarrollo de la nación asiática y con objetivos de reducción de las emisiones de CO2, la convertirá en el mayor importador de gas natural.

Además de los gasoductos existentes que van de Rusia a China, se espera que la nación asiática supere a Japón como el mayor importador de GNL, en este sentido Rusia está en una posición privilegiada para capitalizar este potencial mercado.

Es el primero en reservas y exportaciones de gas natural, y el segundo en producción. Su único rival real es Estados Unidos. Gazprom, la compañía más grande de Rusia, ha liderado los intentos de Moscú por obtener beneficios comerciales y políticos de su industria del gas.

3. Energía nuclear

La influencia de Rusia no se limita a los recursos naturales. Dirigida por la firma estatal Rosatom, Rusia también ha tomado la iniciativa luego de las interrupciones en la industria nuclear global.

Solo una de las grandes petroleras está invirtiendo seriamente en energía renovables
FINANZAS ENERGÍA
Solo una de las grandes petroleras está invirtiendo seriamente en energía renovables

Después del incidente de Fukushima en 2011, Japón y Alemania, ambas grandes potencias de energía nuclear, comenzaron a cerrar gran parte de sus instalaciones nucleares.

Luego de varios traspiés, la industria nuclear de Rusia comenzó a recuperarse a fines de la década de 1990 y ha logrado un progreso constante. Aunque es el cuarto en producción de energía nuclear, Rusia está nuevamente en una posición dominante.

Rosatom y sus subsidiarias tienen operaciones integradas: un gran aporte en el ciclo del combustible, ventas y mantenimiento de reactores, a la par que han logrado aumentar su control sobre los depósitos de uranio a nivel global, desde Kazajstán a los EE.UU.

Rusia parece estar apostando por exportar su tecnología de reactores. Tiene una docena más de pedidos de reactores de energía nuclear respecto a su único competidor, la República Popular China, que de todos modos ya está trabajando con Rosatom.

En Europa y Asia, se están implementando o explorando acuerdos para reactores rusos.

Lograr completar los acuerdos actuales de los reactores con los miembros de la UE, Hungría y Finlandia, con sus rigurosos estándares de seguridad, ayudará a Rosatom a demostrar que está listo para más contratos en todo el mundo.

En África es donde Rusia ve grandes oportunidades. La energía nuclear ha sido vista como la respuesta al crecimiento proyectado del continente en la demanda de población y energía, y Rusia espera monopolizar la industria nuclear del continente antes de que despegue.

La innovación y el potencial tecnológico

A finales de 2019, la planta de energía nuclear flotante de Rosatom, Akademik Lomonosov Kuznets, comenzó a suministrar energía a la región rusa de Chukotka en Siberia. Capaz de alimentar una ciudad de 100,000 personas, es la única central nuclear transportable del mundo.

La intención de Rosatom de construir siete de ellas, que junto con los rompehielos de energía nuclear de Rusia, ayudará a llevar la muy necesaria energía a su Ártico. Si lo hace con éxito, Rosatom podría revolucionar y monopolizar la energía nuclear transportable.

4. Carbón y otros minerales

Rusia mantiene una influencia moderada en los mercados del carbón, el hierro y el acero. Incluso en energías renovables, Rusia puede desempeñar un poderoso papel futuro en la energía hidroeléctrica. Ya es el quinto mayor productor de energía hidroeléctrica del mundo, y si puede explotar sus extensas redes fluviales, Rusia podría aumentar aún más su potencial.

La industria de energía renovable de Rusia no está desarrollada aparte de la energía hidroeléctrica, pero tiene potencial en otros lugares. El gran tamaño del país significa que tiene acceso a muchos recursos, y aunque la energía solar es limitada, la energía geotérmica y la eólica se pudiesen explotar con el financiamiento adecuado.

5. Las debilidades y el futuro

El poder y potencial de los recursos de Rusia no está exento de debilidades. Los ingresos por petróleo y gas representan la mayoría de los ingresos del gobierno, lo que hace que Rusia sea vulnerable a la caída de la demanda y los precios. Y, a medida que muchos países, incluidos sus importantes mercados europeos, intentan reducir sus emisiones, se buscarán cada vez más alternativas al petróleo y al gas natural.

Por su parte, la energía nuclear y la hidroelectricidad están lejos de ser apuestas seguras para el futuro del uso global de la energía, principalmente en las renovables.

 

Te puede interesar: