La crisis energética de China complica sus planes sobre el clima con miras a la COP26 - World Energy Trade

La crisis energética de China complica sus planes sobre el clima con miras a la COP26

China todavía no ha presentado formalmente sus objetivos actualizados de reducción de emisiones a las Naciones Unidas.

China todavía no ha presentado formalmente sus objetivos actualizados de reducción de emisiones a las Naciones Unidas.

Economía

La peor escasez de energía en dos décadas está presionando a los líderes chinos entre las expectativas climáticas de la ONU y la necesidad de un suministro estable de energía.

La lucha de los dirigentes chinos para hacer frente a la crisis en el último mes coincidió con los preparativos de Pekín para una cumbre de las Naciones Unidas sobre el cambio climático en Glasgow, la COP26, lo que puso de manifiesto el reto que supone para China equilibrar la presión internacional para acelerar su abandono de los combustibles fósiles y la necesidad de mantener el suministro de energía estable en su país.

Las principales declaraciones sobre el clima que Pekín había planeado antes de la cumbre se retrasaron porque los líderes se preocuparon por exponer sus ambiciosos planes climáticos a una audiencia mundial al mismo tiempo que el país trata de asegurar que haya suficiente carbón para calentar los hogares en invierno y mantener las fábricas en funcionamiento.

A menos de una semana antes de la cumbre de Glasgow, China publicó parte de su hoja de ruta para alcanzar el punto máximo de emisiones de carbono antes de 2030 y la neutralidad de carbono antes de 2060.

China desea parecer un actor importante en la lucha contra el cambio climático, y suele hacer coincidir sus compromisos climáticos con las reuniones internacionales.

El Presidente Xi Jinping dijo en una cumbre celebrada en primavera que China empezará a reducir su consumo de carbón a partir de 2025. En la Asamblea General de la ONU del año pasado, Xi cambió la fecha en la que las emisiones de carbono de China alcanzarán su punto máximo de "alrededor" a "antes" de 2030.

El documento de 16 páginas presentado el domingo reafirma en su mayor parte los compromisos ya anunciados. Pero el objetivo de que el consumo de petróleo se estabilice entre 2026 y 2030 indica que las emisiones de carbono de China alcanzarán su punto máximo cerca de los niveles de 2025, según los analistas.

El documento también señala que en las próximas semanas se presentarán planes sectoriales más detallados. El martes, el Consejo de Estado de China publicó un plan de acción con objetivos más específicos para alcanzar el pico de emisiones antes de 2030.

China todavía no ha presentado formalmente sus objetivos actualizados de reducción de emisiones a las Naciones Unidas, un paso que se esperaba que diera antes de la cumbre de Glasgow.

Alok Sharma, el enviado del Reino Unido para el clima que está organizando la cumbre, ha dicho que las respuestas de las mayores economías del mundo serán cruciales para su éxito. Los que todavía se resisten "deben cumplir", dijo.

La semana pasada, Xie Zhenhua, el enviado chino para el clima, dijo que su pais quería desempeñar un papel constructivo y que estaba trabajando para el éxito de la COP26.

¿Qué causó la crisis energética china?

Los expertos del sector energético afirman que la crisis de la electricidad en China, la peor de las últimas dos décadas, se debe principalmente a una mala gestión de los mercados energéticos por parte de los dirigentes chinos, que han ignorado en gran medida las señales de advertencia de una crisis inminente.

Mientras que los precios del carbón los fija el mercado, los de la electricidad los regula el gobierno central. Por eso, ante el aumento vertiginoso de los precios del carbón en todo el mundo, las compañías eléctricas no pudieron repercutir el aumento de los costes en los consumidores.

La escasez de suministro de energía llegó a su punto álgido en las últimas semanas de septiembre. El 24 de septiembre, el precio de referencia del carbón térmico alcanzó los 1.079 yuanes, equivalentes a US$ 169, casi el doble que los 580 yuanes de principios de marzo.

La crisis desencadenó disputas políticas. Según personas familiarizadas con las últimas deliberaciones, varios organismos gubernamentales y empresas estatales han culpado de la crisis en parte a las políticas defendidas por el primer ministro Li Keqiang para controlar el precio de la electricidad.

Durante años, los planificadores económicos de China, liderados por Li, han expresado su temor a las consecuencias sociales de permitir que los precios de la electricidad suban demasiado rápido.

En sus informes gubernamentales anuales de los últimos años, Li llegó a pedir que los precios de la electricidad bajaran un 10% anual en 2018 y 2019, y un 5% en 2020 para ayudar a mantener los costos de producción de las fábricas bajo control.

Después de una serie de reuniones de emergencia, incluso durante la semana de fiesta nacional de China a principios de octubre, el presidente Xi finalmente se inclinó por la relajación de los controles de precios.

El 12 de octubre, China dijo que permitiría que el precio de la electricidad de carbón fluctuara dentro de un rango del 20%, frente al 10% anterior, y que flotara libremente para los grandes usuarios.

A principios de este año, mantener los costos de producción bajos, especialmente para la industria pesada, era una prioridad mientras el crecimiento de China se recuperaba del impacto de la pandemia del Covid-19.

Las primeras señales de alarma llegaron en verano con la escasez de energía en las provincias sureñas de Yunnan y Guangdong. Los observadores de la energía señalaron que los altos precios del carbón hicieron que las compañías eléctricas fueran reacias a encender sus generadores por miedo a perder dinero.

Mientras tanto, en entornos privados, los ejecutivos de las empresas estatales se quejaron de que las acciones impulsadas por la política estaban reduciendo el suministro de carbón.

En la sesión legislativa anual de primavera, Xi Jinping pidió a la delegación de Mongolia Interior que intensificara las investigaciones sobre la supuesta corrupción en el sector del carbón de la región. Las investigaciones afectaron a más de la mitad de las minas de Mongolia Interior, la segunda región productora de carbón de China después de la provincia de Shanxi, lo que ralentizó considerablemente la producción mientras los gestores de las minas intentaban cumplir con las investigaciones.

Las investigaciones, junto con las exhaustivas inspecciones de seguridad y medio ambiente en las regiones mineras y la prohibición del carbón australiano, hicieron que los precios del carbón alcanzaran en verano su nivel más alto en tres años.

Los datos oficiales muestran que los inventarios de carbón de China disminuyeron un 26% en los primeros seis meses de 2021 con respecto al año anterior. En julio, los analistas del sector estimaron que China se enfrentaría a una escasez de carbón de unos 60 millones de toneladas métricas este año.

Mientras que la producción de carbón de China aumentó un 4,4% este año hasta agosto respecto al año anterior, hasta los 2.600 millones de toneladas, el consumo de energía creció un 14% en el mismo periodo y las importaciones de carbón cayeron un 10%.

China ha ordenado que todas las minas de carbón funcionen a pleno rendimiento y ha aprobado la apertura de nuevas minas.

Ante la proximidad del invierno, la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma declaró el 19 de octubre que utilizaría todos los medios necesarios que permiten al gobierno limitar los beneficios y los precios de los productos clave, para reducir los precios récord del carbón.

Los expertos en clima y energía consideran que el aumento de la producción de carbón en China es una medida temporal y muchos siguen confiando en el compromiso de China con sus objetivos climáticos, aunque afirman que la crisis ha dejado al descubierto algunos de los desafíos.

 

Te puede interesar:

Si eres seguidor de World Energy Trade hoy puedes resultarnos más útil que nunca. La emergencia del coronavirus ha ocasionado un lógico desplome sin precedentes de la publicidad, nuestro único sustento económico para poder informar.

Necesitamos a todos y cada uno de nuestros trabajadores y colaboradores que, cada día, están demostrando su valía en un entorno de trabajo complicado por las restricciones que impone el virus. Jornadas laborales interminables y medios tecnológicos no habituales hacen aún más difícil y costosa nuestra labor. Con la publicidad en crisis, el lector de World Energy Trade puede ser un asidero de enorme importancia.

Danos tu apoyo aportando lo que quieras.

QUIERO COLABORAR

No pierdas la oportunidad de leer este reportaje:

Vehiculos Electrico Hidrogeno Foto Ref