¿Es rentable seguir invirtiendo en las Big Oil? - World Energy Trade

¿Es rentable seguir invirtiendo en las Big Oil?

Durante varios trimestres consecutivos, el valor de los activos de las grandes petroleras se ha reducido notablemente

Durante varios trimestres consecutivos, el valor de los activos de las grandes petroleras se ha reducido notablemente

Economía
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

A pesar de la precaria posición en este momento en todos los sectores industriales y en particular en el de la energía, aun el mundo y su economía, son altamente dependientes de los recursos provenientes de combustibles fósiles no renovables.

Las políticas públicas promulgadas por los gobiernos en favor del desarrollo de las energías renovables, a la par de las nuevas tecnologías en la que se está invirtiendo para el futuro, tienen el potencial de crear un mundo energético más sostenible.

Ahora bien, ¿Significa esto renunciar al petróleo por completo?, la respuesta es que simplemente no es posible, el petróleo sigue siendo una parte vital de la matriz energética y, además, es primordial para muchas economías. Renunciar al petróleo dejaría a cientos de miles de personas sin trabajo y a países enteros sin los ingresos que tanto necesitan para mantener el crecimiento de sus economías.

Valaris, el mayor perforador offshore del mundo, se declara en bancarrota
FINANZAS ENERGÍA
Valaris, el mayor perforador offshore del mundo, se declara en bancarrota

La pregunta más pertinente sería si ¿debemos continuar apostando por el petróleo?, la respuesta en este caso es diferente, la recomendación es ser muy cautelosos al hacerlo, reducir el peso de la inversión en el sector y diversificar el portafolio.

Las compañías petroleras más importantes del mundo que cotizan en bolsa han eliminado casi US$ 90 mil millones del valor de sus activos de petróleo y gas en los últimos nueve meses. Los deterioros de la valoración comenzaron a fines del 2019 en respuesta al creciente apoyo político para la transición de los combustibles fósiles a fuentes de energía más limpias, y se han acelerado a medida que la pandemia ha golpeado la industria petrolera.

La salida de Exxon Mobil del Dow Jones, un evento significativo

A partir de este lunes 31 de agosto, Chevron Corp. Será la única compañía petrolera en el Promedio Industrial Dow Jones luego de la eliminación de Exxon Mobil Corp. del índice después de una presencia ininterrumpida desde 1928. No es el final de las grandes petroleras, pero puede indicar el comienzo.

Puede parecer extraño eliminar a una de las empresas petroleras del índice en un momento en que el auge del shale ha transformado el rol de Estados Unidos en el mercado global. La producción nacional de petróleo en 2019 aumentó en un 125% con respecto a los niveles de 2010, mientras que la producción de gas aumentó en un 60%.

El reemplazo de Exxon por Salesforce.com, un referente del software en la nube, refleja la evolución de la economía estadounidense.

Es posible que la salida de Exxon del Dow no sea una señal del fin de las grandes petroleras, o incluso que su fin esté cerca, pero refleja el fracaso de la industria para adaptarse a los cambios que impone los nuevos tiempos.

¿Por qué eliminan a Exxon en lugar de Chevron?, el Dow se calcula utilizando los precios de las acciones, no a través de la capitalización de mercado, por lo que el precio más alto de las acciones de Chevron, más del doble que el de Exxon, le

da mayor peso en el índice. Al cierre de operaciones el 27 de agosto, Chevron representaba el 2.04% del Dow, mientras que Exxon solo 0.96%.

La eliminación de Chevron habría reducido el peso del petróleo a un nivel irrazonablemente bajo. Su acción también ha superado a la de su rival más grande en casi cualquier período reciente que quiera elegir.

Las cifras cuentan solo una parte de la historia

El primer auge del shale, en el que la producción de gas natural comenzó a aumentar a partir de 2005 y el petróleo lo siguió cinco años después, ayudó a impulsar un aumento masivo de empleos en el sector. El segundo auge solo creó una cuarta parte de los empleos que se habían eliminado en el sector entre 2015 y 2017 antes de que se agotara a fines del 2019, y luego fue golpeado por la pandemia de Covid-19.

Estas cifras cuentan parte de la historia y no precisamente la importante. A pesar de los niveles récord de producción, la extracción de petróleo y gas contribuyó con apenas el 1% del PIB de Estados Unidos el año pasado, según la Oficina de Análisis Económico.

El petróleo simplemente no es lo solía ser para la economía estadounidense y, con gran parte del boom del shale impulsado por pequeñas empresas independientes de petróleo y gas, las grandes petroleras son incluso menos importantes.

No es solo en Estados Unidos donde las grandes petroleras enfrentan situaciones adversas. Sus oportunidades y reputación están en declive en todo el mundo.

Las grandes petroleras, incluidas Royal Dutch Shell Plc, BP Plc y Total SE, operan en un mundo en el que a menudo tienen limitado acceso a prospectos de primera. A saber, tienen impedimentos para invertir en áreas clave de producción de bajo costo, como Arabia Saudita, Rusia, Irán y Venezuela, debido a las leyes locales o al riesgo de sanciones. En otras áreas, enfrentan términos contractuales que hacen que la inversión sea poco atractiva.

Las empresas petroleras se enfrentan a la necesidad de reinventarse en un mundo en el que su producto principal se ve sometido a una presión cada vez mayor de los consumidores por su impacto en el cambio climático y la contaminación local. Y el largo y duro trabajo de tratar de convertirse en productores de energía sostenible apenas ha comenzado.

El "nuevo orden energético" es una frase que ha tenido relevancia en los últimos meses, y ciertamente tiene mérito.

El nuevo orden energético mundial

A medida que se implementan proyectos de ley de estímulo en todo el mundo para crear empleos, ayudar a mantener a poblaciones enteras y mantener a flote las empresas, hay varios países que impulsan una nueva agenda verde. Desde subsidios hasta inversiones en proyectos solares, eólicos y otros proyectos renovables, este impulso verde jugará un papel vital para allanar el camino hacia un mañana más verde. Y ayudar a estimular la economía en el proceso.

La energía solar y eólica ayudarán a reducir las facturas de servicios públicos para los estadounidenses con dificultades. La inversión del gobierno en la industria renovable podría crear cientos de miles de puestos de trabajo para las personas que están desesperadas por volver a trabajar. Y quizás lo más importante es que estos proyectos ayudarán a reducir las emisiones de carbono en el futuro, lo que nos permitirá reducir potencialmente el riesgo de un desastre climático inminente.

El aspirante a presidente Joe Biden señaló que electrificar una mayor parte de la economía estadounidense será el mayor estímulo para la creación de empleo y la competitividad económica en el siglo XXI.

Todo esto es una gran noticia para los inversores. Si bien las grandes petroleras han tenido enormes tropiezos durante 2020, las empresas limpias como Enphase Energy, Tesla y Jinko Solar han florecido.

Enphase Energy, una de las principales empresas de tecnología solar del mundo, vio cómo el precio de sus acciones subía de un mínimo de marzo de US$ 23.99 a un máximo anual de US$ 76.98 dólares en solo unos meses, lo que representa un impactante aumento del 220% en el precio de sus acciones.

Sin embargo, la historia del año podría ser con Tesla. El gigante mundial de los vehículos eléctricos se disparó desde un mínimo de US$ 361.22 dólares en marzo a más de US$ 2,200 en los últimos días.

Si bien no a todas las empresas de energía alternativa les ha ido tan bien, no hay una sola empresa de combustibles fósiles que haya desafiado al mercado en general como lo han hecho empresas del sector de las renovables.

Es posible que la energía renovable no tenga el glamour y el brillo de la historia de las grandes petroleras en los mercados, pero está claro que soplan vientos de cambio y los inversores están comenzando a prestar mucha atención a ello.

 Figura 1. Comportamiento durante 2020 de la acción de Tesla y Exxon Mobil

Figura 1. Comportamiento durante 2020 de la acción de Tesla y Exxon Mobil

En conclusión

La dependencia de los combustibles fósiles por parte de la economía mundial hace que las grandes empresas petroleras permanezcan vigentes, sin embargo, su relevancia irá en declive. Por otro lado, las compañías basadas en energías renovable han tenido un enorme auge, desde pequeñas empresas hasta las grandes como Tesla, Siemens Gamesa, Vestas Wind Systems o Iberdrola, han visto como el valor de sus valor e interés de los inversores han crecido.

Lo que han enfrentado las grandes petroleras como BP o Shell las ha llevado a reinventarse y están cambiando sus objetivos estratégicos para girar de compañías petroleras producir recursos basados en petróleo y gas a empresas integrales de energía.

Con el aumento de la inversión enfocada en factores Ambientales, Sociales y de Gobernabilidad (Environment, Social and Governance – ESG) y una creciente conciencia pública sobre los problemas ambientales; la comunidad financiera, los inversionistas y las propias corporaciones se han movido más rápidamente que el gobierno para adoptar las energías renovables como el sector predilecto de inversión.

Por su parte, los grandes fondos de inversiones han reducido su exposición en inversiones en commodities, principalmente petróleo. De hecho, los expertos y los administradores de fondos consideran que el desempeño de los fondos de energía continúe siendo desafiado en el futuro, porque los inversionistas están retirando su capital de dichos fondos, ya que ven cada vez más a las materias primas como una apuesta insegura.

 

Te puede interesar: