En el enfrentamiento entre Rusia y Europa por el suministro de gas natural, ambas partes pierden - World Energy Trade

En el enfrentamiento entre Rusia y Europa por el suministro de gas natural, ambas partes pierden

En el enfrentamiento entre Rusia y Europa por el suministro de gas natural, ambas partes pierden

Gazprom se arriesga a verse envuelta en juicios de arbitraje en los que podría estar obligada a pagar grandes multas en el futuro.

Economía

Europa y Rusia perderán mucho si el presidente Vladimir Putin cumple su amenaza de cortar el suministro de gas a los países que considera "hostiles" si no pagan en rublos.

Incluso en el momento álgido de la Guerra Fría, Moscú nunca cortó el suministro de gas a Europa, pero el jueves 31 de marzo, Putin firmó un decreto por el que se ordena a los compradores extranjeros que paguen en rublos en lugar de en euros a partir del  pasado 1 de abril o que se queden sin suministros rusos.

Las capitales europeas rechazaron el ultimátum y el viernes el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo que no afectaría a las liquidaciones hasta finales de este mes.

Aunque la amenaza de escasez se produce después de la temporada invernal, cuando hay máxima demanda, Europa aún tiene mucho que perder cuando sus empresas y hogares ya se tambalean por los precios récord de la energía, mientras que Moscú podría estar cortando una de sus principales fuentes de ingresos.

Rusia pone en riesgo su reputación como suplidor confiable de energía y empuja aun más a Europa a buscar un reemplazo lo antes posible para el gas ruso.

La falta de voluntad de los compradores para acatar la orden de Putin conlleva el riesgo de suspender los suministros. Tanto los compradores como Gazprom sufrirán pérdidas como resultado.

¿Qué pierde Europa?

Rusia exportó el año pasado unos 155.000 millones de metros cúbicos (bcm) de gas a Europa, proporcionando más de un tercio de su suministro de gas.

Sin este suministro, Europa tendría que comprar más gas en el mercado al contado, donde los precios ya son un 500% más altos que el año pasado.

Alemania y Austria, ambos muy dependientes del gas ruso, han activado planes de emergencia, que incluyen el racionamiento en caso necesario, y otros países europeos tienen planes en marcha.

Los países europeos tendrán que competir con Asia para atraer más GNL de Qatar o Estados Unidos, e incluso entre ellos mismos por suministros alternativos por gasoducto desde lugares como Noruega y Argelia.

Aparte de intentar conseguir más en un mercado mundial del gas que ya está saturado, varios países europeos también han dicho que tendrán que utilizar más carbón, ampliar potencialmente la vida de las centrales nucleares y aumentar la producción de energías renovables.

"Una interrupción de los flujos de gas natural ruso hacia Europa sigue siendo un riesgo de cola. Europa tiene más opciones de suministros alternativos y, con una demanda estacionalmente baja para los próximos meses, no corre el riesgo de quedarse sin suministros este año", dijo Norbert Rücker, del banco privado suizo Julius Baer.

Pero ese riesgo aumentaría hacia los meses de invierno, cuando la demanda de gas suele aumentar.

Grecia dijo el viernes que podría evitar problemas de suministro de gas si se interrumpen los flujos rusos, siempre que haya suficiente gas disponible en el mercado mundial.

El gas almacenado en Europa podría ser suficiente para la primavera y el verano sin restricciones de la demanda, pero Europa corre el riesgo de entrar en el próximo invierno con sólo un 10% de gas almacenado a finales de octubre si no se toman algunas medidas de conservación de la energía, dijo Kateryna Filippenko, analista principal de Wood Mackenzie.

Para atraer más GNL de otros lugares, los precios europeos del gas al por mayor tendrían que seguir siendo más altos que el precio del GNL de referencia asiático.

La subida de los precios del gas ya está perjudicando a los consumidores y a las industrias, y los gobiernos han gastado miles de millones de euros en medidas para intentar blindarlos.

"Tenemos que ser conscientes de que las empresas que han firmado contratos a largo plazo con Gazprom reciben gas a precios significativamente más bajos que los que tenemos que pagar en el mercado del GNL. Así que habrá un impacto en nuestros precios energéticos", dijo el mes pasado el comisario de Energía de la UE, Kadri Simson, a los legisladores europeos.

Lo que pierde Rusia

Rusia se enfrenta a la pérdida de una importante fuente de ingresos para sus finanzas internas.

En los primeros nueve meses de 2021, los últimos datos disponibles del productor de gas ruso Gazprom muestran que sus ingresos por ventas a Europa, Turquía y China fueron de 2,5 billones de rublos (31.000 millones de dólares) por la exportación de 176 bcm de gas entre enero y septiembre.

Si el mecanismo de pago está diseñado para apuntalar el rublo, eso también podría durar poco. Antes de la invasión, el banco central ruso exigía que el 80% de las divisas procedentes del gas se convirtieran en rublos. Ahora, todas las divisas deberán convertirse en la moneda rusa.

"La medida cortará a Rusia de una fuente vital de divisas en un momento en que las sanciones ya han restringido masivamente el acceso del Banco Central ruso a sus reservas de divisas", dijeron los analistas de Fitch Solutions.

Los compradores europeos han dicho que la medida constituye un incumplimiento de contrato. Gazprom se arriesga a verse envuelta en juicios de arbitraje en los que podría estar obligada a pagar grandes multas en el futuro.

Otro tema muy importante es qué puede hacer Rusia con el gas que suele suministrar a Europa. La presidenta de la cámara alta del parlamento ruso, Valentina Matviyenko, dijo la semana pasada que Moscú podría redirigir los suministros a los mercados asiáticos, entre otros.

Sin embargo, no existe ningún gasoducto que permita a Rusia enviar a Asia el gas suministrado a Europa. El gasoducto de Rusia a China envía gas desde otros yacimientos que no abastecen a Europa y no hay ningún interconector que permita desviar esos flujos.

Los mercados asiáticos también podrían ser reacios a comprar más. China e India tendrían también que decidir si confían en el suministro de gas ruso, cuando Rusia demuestra tan claramente que no duda en utilizar el gas como arma política.

En su lugar, Rusia podría verse obligada a bombear el gas a los almacenes nacionales que pueden contener unos 72 bcm. Los almacenes de Gazprom en Europa podrían contener otros 9.000 millones de metros cúbicos.

Gazprom espera que la demanda nacional de gas aumente hasta 260 bcm en 2026, frente a los 238 bcm de 2020, y tiene planes para ampliar el almacenamiento.

Pero a corto plazo, si el gas europeo se redirigiera a los almacenes existentes, éstos se llenarían en tres o cuatro meses y entonces podría cerrarse parte de la producción de gas, perjudicando el crecimiento a largo plazo, según los analistas.

¿Los ganadores?

La semana pasada, Estados Unidos dijo que trabajará para suministrar 15 bcm de GNL a la Unión Europea este año, pero esto no sustituiría totalmente lo que Rusia envía a Europa a través de los gasoductos.

Los exportadores estadounidenses de GNL ya se han convertido en grandes ganadores de la crisis de suministro de Europa, mientras que Noruega también se ha beneficiado.

 

 

Te puede interesar:

Si eres seguidor de World Energy Trade hoy puedes resultarnos más útil que nunca. La emergencia del coronavirus ha ocasionado un lógico desplome sin precedentes de la publicidad, nuestro único sustento económico para poder informar.

Necesitamos a todos y cada uno de nuestros trabajadores y colaboradores que, cada día, están demostrando su valía en un entorno de trabajo complicado por las restricciones que impone el virus. Jornadas laborales interminables y medios tecnológicos no habituales hacen aún más difícil y costosa nuestra labor. Con la publicidad en crisis, el lector de World Energy Trade puede ser un asidero de enorme importancia.

Danos tu apoyo aportando lo que quieras.

QUIERO COLABORAR

No pierdas la oportunidad de leer este reportaje:

Vehiculos Electrico Hidrogeno Foto Ref