El auge petrolero de Brasil parece indetenible - World Energy Trade

El auge petrolero de Brasil parece indetenible

La creciente demanda de crudos más livianos y dulces ha sido el impulsor clave

La creciente demanda de crudos más livianos y dulces ha sido el impulsor clave

Economía

El fuerte impacto de una pandemia en los precios del petróleo que creó una incertidumbre considerable sobre las perspectivas de la demanda de energía en todo el mundo y el actual exceso de oferta mundial de petróleo parece que no han hecho mella en el extraordinario auge petrolero de Brasil.

La creciente demanda de petróleo crudo más liviano y dulce por parte de Asia, junto con una demanda interna de gasolina más fuerte de lo esperado, están impulsando la industria petrolera de Brasil.

 

La creciente demanda de China de grados de petróleo crudo más livianos y dulces, provocada por la introducción de la norma IMO2020, que entró en vigencia el 1 de enero de 2020, que limita significativamente el contenido de azufre de los combustibles marítimos, es un impulsor importante del auge del petróleo de Brasil.

Para noviembre de 2020, China, la segunda economía más grande del mundo, importó en promedio poco más de 11 millones de bpd, lo que representa un aumento del 10.1% con respecto al mes anterior, aunque todavía es casi un 1% menos que el año anterior.

Brasil es un proveedor clave para Asia

FINANZAS ENERGÍA
Grandes temas y riesgos para la energía en 2021

Brasil se ha convertido en un proveedor clave de petróleo para las refinerías asiáticas. A fines de octubre de 2020, el mayor productor de petróleo de América Latina se había convertido en el tercer mayor proveedor de petróleo de China.

Esto se debió a la creciente popularidad de sus crudos dulces Búzios y Lula de grado medio, que debido a su bajo contenido de azufre son más baratos y más fáciles de refinar en combustibles que cumplen con IMO2020.

La introducción de IMO2020 está teniendo un efecto notable en la demanda y los precios de los grados de petróleo crudo liviano y medio de bajo contenido de azufre, y se espera que el combustible marítimo crezca casi un 1% este año respecto a 2019, cuando era un mercado de US$ 149 mil millones que representaba alrededor de 5 % de petróleo crudo consumido a nivel mundial.

 

El comercio marítimo representa alrededor del 90% del volumen total del comercio mundial, lo que destaca su importancia para el funcionamiento de la economía.

Esto explica por qué IMO2020 tuvo un efecto tan significativo en la demanda de variedades de petróleo crudo más dulces y fue responsable de hacer que las calidades Búzios y Lula de Brasil se vendieran a un precio superior al precio de referencia internacional Brent.

Según datos de Oilprice.com, el crudo Lula cotiza a una prima del 5% o US$ 2.78 por barril frente al Brent. Si bien los precios no están disponibles para Búzios, según Petrobras se vende con una prima frente al Brent en Asia.

La creciente demanda de los grados de crudo dulce producidos por los campos petroleros del pre-sal de Brasil hace que Petrobras se concentre en desarrollar sus operaciones en esa región costa afuera.

Brasil intensifica inversión offshore

La compañía petrolera nacional de Brasil ha presupuestado un gasto de capital para actividades de exploración y producción de US$ 46.5 mil millones de 2021 a 2025.

Los proyectos upstream que se aprueben para el desarrollo deben tener un precio de equilibrio de US$ 35 por Brent o menos.

Petrobras ha destinado el 70% de ese presupuesto a sus campos petroleros del pre-sal, en particular a Búzios, donde se gastará el 36% del monto total. El sobreprecio que se paga por el crudo de Búzios es una razón clave para el enfoque de Petrobras en expandir las operaciones en el campo petrolero de aguas profundas de Búzios.

La compañía petrolera estatal planea desplegar cuatro nuevos plataformas flotantes (FPSO) en Búzios entre 2022 y 2025, así como aumentar a 29 la cantidad de pozos productores.

Petrobras informó recientemente que había completado la perforación de un nuevo pozo en el campo Búzios, donde encontró lo que describió como "petróleo de excelente calidad".

La petrolera brasileña también avanza con el desarrollo de su campo Itapu, de propiedad absoluta, que se espera que produzca el primer petróleo el próximo año, tres años antes de lo planeado originalmente.

El campo Itapu bombeará petróleo de un grado similar al de Búzios, lo que significa que también debería venderse por una prima frente al Brent.

Los campos Lula y Búzios presentan bajos precios de equilibrio que, junto con el comercio del petróleo producido con una prima frente al Brent, mejoran su rentabilidad. Según Petrobras, los campos de aguas ultraprofundas de Búzios y Lula están bombeando petróleo crudo con un precio de equilibrio de menos de US$ 35 por barril.

Con el Brent cotizando alrededor de US$ 51 por barril y Lula vendiéndose a US$ 53 por barril, existe un incentivo considerable para que Petrobras impulse la producción de esos campos.

Estos desarrollos fueron responsables de que la producción de petróleo pre-sal de Brasil en octubre de 2020 aumentara un notable 6% en comparación con el año anterior, para promediar un poco más de 2.5 millones de barriles diarios.

Esto considera que la producción de petróleo pre-sal en alta mar es responsable del 85.5% de la producción total de petróleo de Brasil en comparación con el 81% del período equivalente durante 2019.

 

La demanda interna de combustible

Aparte de la fuerte demanda de las refinerías de Asia por el petróleo crudo pre-sal de Brasil, una demanda interna de combustible más fuerte de lo esperado también está impulsando el enorme boom petrolero offshore del país.

Según Bloomberg, el consumo de combustible en la economía más grande de América Latina recientemente superó los niveles previos a la pandemia y continuará fortaleciéndose hasta el 2021.

La demanda de combustible de bajo contenido de azufre de Petrobras es firme y crecerá debido al impulso global para reducir significativamente las emisiones de azufre.

La sólida industria petrolera de Brasil

Los recortes de gastos de las grandes empresas petroleras, incluida Petrobras, y el cierre de pozos no económicos debido a la pandemia, fueron responsables de que la producción total de hidrocarburos de Brasil en octubre cayera un 2.6% interanual a un promedio de poco menos de 3.7 millones de barriles de petróleo equivalente al día.

Claramente, si bien la pandemia ha afectado a la industria petrolera brasileña y ha provocado una caída de la producción debido a los considerables recortes presupuestarios y los cierres de pozos, no parece haber causado ningún daño material a largo plazo.

Hay indicios de que la producción de petróleo pre-sal seguirá creciendo a un ritmo sólido impulsada por la demanda de las refinerías asiáticas.

Eso se verá impulsado aún más por una mayor demanda de petróleo crudo y productos refinados a medida que se implementen las vacunas, la pandemia disminuya y la economía mundial vuelva a crecer.

Petrobras en octubre fue responsable del 73% de la producción del país, y tiene como objetivo una producción de petróleo de 2.7 millones de barriles diarios para 2025.

 

Te puede interesar:

Si eres seguidor de World Energy Trade hoy puedes resultarnos más útil que nunca. La emergencia del coronavirus ha ocasionado un lógico desplome sin precedentes de la publicidad, nuestro único sustento económico para poder informar.

Necesitamos a todos y cada uno de nuestros trabajadores y colaboradores que, cada día, están demostrando su valía en un entorno de trabajo complicado por las restricciones que impone el virus. Jornadas laborales interminables y medios tecnológicos no habituales hacen aún más difícil y costosa nuestra labor. Con la publicidad en crisis, el lector de World Energy Trade puede ser un asidero de enorme importancia.

Danos tu apoyo aportando lo que quieras.

QUIERO COLABORAR

No pierdas la oportunidad de leer este reportaje:

Vehiculos Electrico Hidrogeno Foto Ref