El alto precio que tiene que pagar Rusia para poner fin a su propia guerra de precios - World Energy Trade

El alto precio que tiene que pagar Rusia para poner fin a su propia guerra de precios

Las condiciones pactadas por Rusia en este nuevo acuerdo son más desfavorables que las que pudiera haber aceptado en marzo, antes de dejar la OPEP+

Las condiciones pactadas por Rusia en este nuevo acuerdo son más desfavorables que las que pudiera haber aceptado en marzo, antes de dejar la OPEP+

Economía

Hace 3 años el presidente de Rusia, Vladimir Putin, se anotó una victoria y reforzó su influencia en el escenario mundial cuando logró un acuerdo con la OPEP para reducir la producción de petróleo y aumentar los precios. Sin embargo, ahora todo ha cambiado al tener que hacer importantes concesiones después de que el presidente de los EE.UU, Donald Trump, intervino para poner fin a una guerra de precios. 

Ciertamente el acuerdo sin precedentes entre Rusia, Arabia Saudita y otros productores importantes para reducir la producción de petróleo ha traído alivio a un convulsionado mercado, también es cierto que el acuerdo representa un revés para Rusia. 

Putin había llevado a Rusia a cumplir un rol dominante en la política energética global y creó una brecha entre los EE.UU. y su aliado saudita. Pero ahora está claro que no acertó en su decisión de negarse ante las propuestas sauditas de duplicar los recortes de producción hace solo cinco semanas.  

El mayor productor de la OPEP aumentó la producción en una guerra de precios que colapsó el mercado a la par de la propagación del coronavirus que contribuyó a derrumbar la demanda de crudo.

Los costosos resultados de una mala decisión 

A principio de marzo, cuando Rusia se alejó del acuerdo OPEP+, no pudo anticipar por completo el impacto devastador que la pandemia de coronavirus tendría en la economía mundial. Haber mantenido esa alianza hubiese evitado el colapso de los precios a un mínimo de casi dos décadas. Ahora Rusia ha tenido que negociar un nuevo acuerdo en términos que serían más desfavorables. 

FINANZAS ENERGÍA
Transición a las renovables en EE.UU. avanza en medio de la desaceleración económica

Luego del colapso de la demanda y de los precios en el mercado, Rusia se vio obligada a ceder y el presidente Putin acordó recortar más de 2.5 millones de barriles diarios de petróleo de los 11 millones de crudo y condensado combinado que bombea Rusia cada día. Esta cifra es más de cuatro veces la reducción que rechazó a principios de marzo en la reunión de la OPEP+ y más de lo que Arabia Saudita está obligado a reducir su nivel de producción respecto al mes pasado. 

Por su parte, el presidente Trump se atribuye el crédito por lograr el nuevo acuerdo y no hay compromiso formal de que EE.UU. contribuya en la reducción de producción que se coloca en el mercado. 

La decisión de enfrentar a Arabia Saudita a principios de marzo en la reunión de la OPEP+ fue un error estratégico y ahora el precio a pagar por ello es mucho más alto de lo que se podría haber pagado en ese momento, asó lo expresó Andrey Kortunov, director del Consejo Ruso de Asuntos Internacionales. Esto parece una victoria para Estados Unidos, mientras que Rusia termina siendo un perdedor más grande que Arabia Saudita. 

Las nuevas circunstancias para la producción rusa 

Si se logra hacer efectivos los recortes, la producción de Rusia para los próximos dos meses caerá al promedio anual visto por última vez en 2003, según los cálculos de Bloomberg basados en datos del Ministerio de Energía de Rusia.  

FINANZAS ENERGÍA
Bajo precio del combustible no detendrá el auge de Tesla

Rusia acordó continuar con recortes menores hasta mayo de 2022, aunque logró mantener los condensados fuera de las cuotas de recortes. Rusia es un gran productor de este combustible ligero. 

La decisión de comprometer los recortes de la producción de crudo es negativa para la imagen política de Putin, pero es un paso esencial para superar la crisis. 

El acuerdo final de recortes prevé un levantamiento gradual de las restricciones de suministro a partir de julio, fue coordinado con todas las principales compañías petroleras rusas y tiene la aprobación de Putin. 

El punto de vista del Kremlin es un poco diferente 

El portavoz del presidente Putin, Dmitry Peskov, defendió el nuevo acuerdo, expresó que no hay perdedores, solo hay ganadores. Por su parte, el principal programa de noticias de televisión estatal elogió el pacto como un "éxito incondicional".

FINANZAS ENERGÍA
Consumo de electricidad: el termómetro para medir la actividad económica de EE.UU. debilitada por COVID-19

El acuerdo marca un cambio en el impulso de Putin para restaurar la influencia global de Rusia, especialmente en el Medio Oriente, donde se ha convertido en un jugador clave con intervenciones en lugares como Libia y Siria. La magnitud del retroceso dependerá de si el nuevo acuerdo es suficiente para revertir la caída del mercado y limitar el impacto económico para el Kremlin. 

Las autoridades rusas se habían mantenido firmes en las últimas semanas a medida que los precios del petróleo se desplomaron, lo cual arrastró el rublo a la baja y obligó al banco central a vender divisas para estabilizar el mercado.  

Sin embargo, el Kremlin se había alarmado por el posible daño económico. Rusia estaba seriamente preocupada por la caída del crudo de los Urales, la principal mezcla de exportación de Rusia, que a principios de abril cayó a casi US$ 10 por barril.  

Otras opiniones  

El accionista mayoritario de Lukoil PJSC Leonid Fedun comparó el acuerdo con el pacto "humillante y difícil" que firmaron los bolcheviques en 1918 para poner fin a la participación de Rusia en la Primera Guerra Mundial.  

FINANZAS ENERGÍA
IRENA: energía renovable en tiempos de COVID-19

Aun así, dijo al grupo de noticias RBC que el pacto salvará a la industria petrolera del país de un colapso de la producción de hasta un 50% si los precios bajos forzaran un cierre general de los pozos. 

El descenso de Moscú marca una dramática inversión de roles. Debido al clima y la geografía, Arabia Saudita puede abrir y cerrar producción con mucha más facilidad que Rusia y, hasta ahora, Rusia se había demorado en los recortes, evitando el pleno cumplimiento, mientras que Arabia Saudita soportó la peor parte de los límites de la producción para mantener la estabilidad del mercado. 

Para cumplir con las nuevas condiciones, los productores rusos pueden tener que ir más allá de reducir los flujos de sus campos existentes de alto costo y gravados con impuestos y revisar los planes para nuevos proyectos, dijo Darya Kozlova, directora de regulación de petróleo y gas de Vygon Consulting, con sede en Moscú. Eso podría tener implicaciones en los próximos años. 

Perdida de sus mercados y que no será fácil recuperarlos: Es posible que Rusia también tenga que proporcionar suministros más baratos a sus compradores tradicionales en Europa para atraerlos después de que Arabia Saudita ofreció grandes descuentos durante su enfrentamiento de cinco semanas. 

 

 Te puede interesar: A partir de junio OPEP+ reducirá 20% de su producción

 

Si eres seguidor de World Energy Trade hoy puedes resultarnos más útil que nunca. La emergencia del coronavirus ha ocasionado un lógico desplome sin precedentes de la publicidad, nuestro único sustento económico para poder informar.

Necesitamos a todos y cada uno de nuestros trabajadores y colaboradores que, cada día, están demostrando su valía en un entorno de trabajo complicado por las restricciones que impone el virus. Jornadas laborales interminables y medios tecnológicos no habituales hacen aún más difícil y costosa nuestra labor. Con la publicidad en crisis, el lector de World Energy Trade puede ser un asidero de enorme importancia.

Danos tu apoyo aportando lo que quieras.

QUIERO COLABORAR

No pierdas la oportunidad de leer este reportaje:

Vehiculos Electrico Hidrogeno Foto Ref