Disminuyen los temores a la inflación de las materias primas en China - World Energy Trade

Disminuyen los temores a la inflación de las materias primas en China

La crisis energética que impulsó los precios récord del carbón parece estar en calma por ahora.

La crisis energética que impulsó los precios récord del carbón parece estar en calma por ahora.

Economía

El auge de las materias primas, que contribuyó a que la inflación de los productores alcanzara el nivel más alto de los últimos 26 años en China, está dando señales de estar disminuyendo, ya que las fuerzas que empujaron los precios al alza durante el año pasado están en retirada.

Son varias las señales que indican que el aumento de los precios de materia primas en China está cediendo, al menos por ahora. Los esfuerzos agresivos para acabar con los brotes de virus están reduciendo los viajes de los consumidores y, por tanto, la demanda de combustibles para aviones. También, la crisis de liquidez que rodea a los promotores inmobiliarios altamente endeudados de China está desvaneciendo las esperanzas de un repunte del acero y el cobre.

Mientras que los defensores del mercado de materias primas fuera de China apuntan a la disminución de los inventarios de petróleo o metales para argumentar a favor de la subida de los precios, los inversores de la segunda mayor economía del mundo se muestran cautelosos, según Xiao Fu, jefe de estrategia global de materias primas de una unidad extranjera del Banco de China, con sede en Londres.

No hay un interés generalizado por subir los precios, y hay bastante presión sobre los compradores. En el caso de China, las presiones inflacionarias pueden estar un poco más contenidas que en el extranjero.

Muchas cosas podrían cambiar de cara al 2022

Se avecinan los Juegos Olímpicos de Invierno y la política de emisiones de Pekín sigue cambiando. Algunos inversores también albergan la esperanza de que el gobierno central preste más apoyo al tambaleante sector inmobiliario, lo que a su vez impulsará la demanda de metales.

Además, aunque la mayoría de los precios de las materias primas se están estabilizando, lo hacen a niveles relativamente altos, especialmente en comparación con los de hace un año.

Los efectos de las anteriores subidas siguen repercutiendo en la economía. Los altos precios de la electricidad, por ejemplo, corren el riesgo de elevar los costes de los fabricantes de todo tipo de productos, desde automóviles hasta ropa.

Las medidas de China para eliminar el coronavirus son cada vez más extremas, ya que el país se convierte en el único lugar del mundo que no acepta el patógeno como endémico.

Con la intensificación de las restricciones en varios lugares, incluido Pekín, durante el último mes, los viajes han disminuido, y IHS Markit estima una caída del 10% este trimestre para los combustibles para aviones.

La demanda de gasolina se está debilitando porque los consumidores compran menos vehículos o los utilizan menos. Y en cuanto al diésel, una campaña coordinada por Pekín para aumentar la producción y reducir las exportaciones evitó una crisis de suministro y estabilizó las existencias.

A medida que bajan las temperaturas, el monumental impulso minero del gobierno central desde la crisis eléctrica de septiembre probablemente evitará otra escasez de energía a gran escala: los precios del carbón se mantienen a menos de la mitad del pico de octubre y las existencias están más cerca de niveles saludables.

Esto ha aliviado la presión en todos los mercados energéticos y a lo largo de la cadena de suministro del carbón.

Además, China querrá que el cielo esté despejado para los Juegos Olímpicos de Invierno, que comienzan a principios de febrero, lo que reducirá tanto la oferta como la demanda de petróleo, ya que las empresas cumplen con los requisitos medioambientales, según Yuntao Liu, analista de la consultora londinense Energy Aspects.

Sin embargo, el mal tiempo invernal podría poner a prueba el suministro de energía al aumentar la demanda de calefacción. La subida de los precios del gas natural desde Europa hasta Asia ya ha llevado a un funcionario de Pekín a advertir de la posibilidad de que se produzca una escasez de suministro durante el invierno.

Los precios nacionales del GNL están cerca de sus máximos históricos, y algunos compradores chinos quieren volver a importar.

El sector inmobiliario

En China, la acción reguladora es inevitablemente la que tiene un impacto más decisivo. Ese ha sido el caso en la segunda mitad del año para metales como el acero y el cobre, ya que el sector inmobiliario se ha sumido en una crisis de deuda sin que el gobierno haya rescatado al sector.

El mineral de hierro, la materia prima del acero, cayó casi dos tercios después de haber alcanzado su punto máximo en un boom de demanda en el primer semestre.

La actividad de la construcción se ha contraído a medida que la compra de viviendas se desvanece, forzando la producción de acero a su nivel más bajo desde diciembre de 2017.

Bancos como Citigroup Inc. esperan más apoyo para el sector antes de un crucial Congreso del Partido Comunista a finales de 2022, pero hay pocas expectativas de un cambio brusco en la política, sobre todo porque cualquier medida de este tipo podría aumentar la inflación en China.

Los analistas de Citigroup, entre los que se encuentra Tracy Liao, escribieron en una nota que "en los próximos tres meses es probable que se produzca un debilitamiento de la oferta y la demanda en la mayoría de los metales, tanto por motivos estacionales como relacionados con la propiedad". El acero y el mineral de hierro son inmediatamente vulnerables, mientras que la ralentización de la construcción de viviendas y la compra de electrodomésticos afectará al cobre y al aluminio.

La fuerza de las medidas gubernamentales para reducir las emisiones de carbono también podría reavivar la inflación al limitar la producción industrial. Esto es especialmente cierto en el caso del aluminio, una de las principales víctimas de los esfuerzos iniciales del presidente Xi Jinping para atacar a los mayores consumidores de energía.

Además, las reformas eléctricas llevadas a cabo en algunas regiones en medio de la reciente escasez de energía han dado a los generadores de electricidad más margen de maniobra para subir los precios a sus consumidores industriales.

Algunas regiones han subido los precios hasta en un 80% para sectores industriales como las fundiciones de aluminio, lo que amenaza la presión de los costos.

"Estas reformas permitirán que la presión inflacionaria fluya desde los precios del carbón a los de la energía y luego a través de todos los sectores industriales", dijo Yanting Zhou, economista con sede en Pekín del investigador Wood Mackenzie. "Habrá presión para que los precios de la electricidad sean más altos que antes de la pandemia".

 

Te puede interesar:

Si eres seguidor de World Energy Trade hoy puedes resultarnos más útil que nunca. La emergencia del coronavirus ha ocasionado un lógico desplome sin precedentes de la publicidad, nuestro único sustento económico para poder informar.

Necesitamos a todos y cada uno de nuestros trabajadores y colaboradores que, cada día, están demostrando su valía en un entorno de trabajo complicado por las restricciones que impone el virus. Jornadas laborales interminables y medios tecnológicos no habituales hacen aún más difícil y costosa nuestra labor. Con la publicidad en crisis, el lector de World Energy Trade puede ser un asidero de enorme importancia.

Danos tu apoyo aportando lo que quieras.

QUIERO COLABORAR

No pierdas la oportunidad de leer este reportaje:

Vehiculos Electrico Hidrogeno Foto Ref
 
jooble trabajo para financieros
Visita MediaKit