Los crecientes retos del mercado energético europeo - World Energy Trade

Los crecientes retos del mercado energético europeo

Los crecientes retos del mercado energético europeo

¿Será la crisis energética un catalizador del cambio estructural?

Economía

El sector energético se encuentra en el centro de múltiples presiones, con la amenaza de caos que se cierne sobre el mercado energético europeo este próximo invierno. El trilema energético -seguridad, sostenibilidad y asequibilidad- siempre se previó, pero la mayoría de los observadores esperaban que se desarrollara durante años, incluso décadas.

La crisis actual significa que los gobiernos, los reguladores y la industria deben afrontarla ahora mismo. He preguntado a Peter Osbaldstone y Dan Eager, de nuestro equipo de Energía y Renovables, sus últimas reflexiones.

¿Por qué los precios de la electricidad están en niveles récord?

Los altos precios del gas son el principal factor, aunque no es el único. Los generadores de gas proporcionan el suministro eléctrico marginal de Europa: los precios de la electricidad suben y bajan con los del gas. Las importaciones por gasoducto desde Rusia han descendido un 55% en un año, lo que ha disparado los precios del gas y la electricidad.

Pero hay otros muchos problemas en el sector eléctrico que también están haciendo subir los precios: los elevados precios del carbón y del carbono, la escasa disponibilidad de energía hidroeléctrica, el bajo nivel de los ríos en Alemania, que pone en peligro las entregas de carbón, y la menor disponibilidad del envejecido parque nuclear francés. La actual ola de calor en Europa ha disparado la demanda de electricidad para refrigeración, ha limitado la disponibilidad de agua de refrigeración para las centrales térmicas y ha reducido la eficiencia de la infraestructura del sistema.

Los precios diarios de la electricidad son altos y volátiles. Los precios de la carga base para el calendario de 2023 cotizan a más de 300 euros/MWh en Alemania y a más de 450 euros/MWh en Francia. El gran temor es que se produzcan más interrupciones en el suministro de gas este invierno. La carga básica francesa para el primer trimestre de 2023 está actualmente cerca de los 850 euros/MWh.

¿Cuáles son las soluciones a corto plazo?

No hay una solución rápida: el desarrollo de un nuevo suministro de gas, la construcción de una nueva capacidad eléctrica o la construcción de una nueva interconexión llevarán años. Pero hay palancas de las que se puede tirar para disminuir la presión sobre el mercado.

En primer lugar, los gobiernos y las empresas de servicios públicos se esfuerzan por conseguir el gas que puedan para aliviar la tensión del mercado. El problema es que los volúmenes adicionales de los proveedores autóctonos o de los gasoductos alternativos son limitados.

La producción actual de GNL ya está agotada, lo que significa que hay que pagar por cargamentos que estaban destinados a Asia.

En segundo lugar, la generación de energía debe abandonar el gas. Eso significa más carbón de altas emisiones (con sus propias restricciones de suministro), energía nuclear e incluso las pocas centrales petrolíferas que funcionan; permitir el funcionamiento sostenido de las centrales de reserva estratégica; volver a poner en marcha las centrales paralizadas o posponer su cierre; y acelerar los programas de mantenimiento. La interconexión existente puede trasladar la energía entre los mercados a donde más se necesita.

En tercer lugar, la gestión de la demanda. La demanda de energía ha sido relativamente resistente a los altos precios y está funcionando sólo un 2-3% menos que el año pasado. Los gobiernos ya han indicado que, en los periodos extremos de este invierno, las interrupciones o el racionamiento selectivo serán el último recurso para garantizar que se pueda mantener el suministro a los consumidores, instituciones e industrias más importantes.

En cambio, esperamos que la demanda de gas sea entre un 12 y un 15% menor este invierno como consecuencia de los altos precios. La Comisión Europea ha publicado esta semana un plan de "Ahorro de gas para un invierno seguro", en el que exhorta a los gobiernos a buscar una reducción del 15% del consumo.

¿Se ocupan los gobiernos de la asequibilidad?

Hasta cierto punto, sí. Todos los gobiernos reconocen que deben ayudar a los consumidores, pero las políticas se manifiestan de diferentes maneras. En España, el gobierno ha limitado el precio del gas al por mayor que pagan los generadores, limitando así el precio de la electricidad en España. En el Reino Unido, el gobierno ha introducido un paquete de subvenciones y préstamos para los consumidores. La Comisión Europea acaba de aprobar un plan de ayudas estatales de 5.000 millones de euros para apoyar a las industrias de gran consumo energético y comercial, que se suma a un paquete más amplio de desgravaciones fiscales para los consumidores acordado en marzo. En Francia, la decisión del gobierno de tomar el control total de EDF se debe en parte a la protección de un campeón nacional y un proveedor crítico.

En esencia, estas soluciones, en sus diversas formas, se reducen a subvenciones o financiación temporal. Hoy ayudan a la asequibilidad, pero, en última instancia, los consumidores pagarán.

¿Será la crisis un catalizador para el cambio estructural de los mercados eléctricos?

Sí, y ya se están debatiendo estructuras alternativas para la fijación de precios. El modelo de precios marginales, que durante tanto tiempo ha sido la base de los mercados mayoristas liberalizados, ha funcionado bien en su mayor parte. Se diseñó como un medio económicamente eficiente para fijar los precios de la energía en un mercado con una mezcla de tecnologías y costes de funcionamiento. Pero la energía renovable variable, con pocos o ningún coste de explotación a corto plazo, no encaja bien en este sistema. Tarde o temprano, la creciente cuota de mercado de las renovables iba a provocar un cambio.

La crisis ha puesto de manifiesto que la fijación de precios marginales puede recompensar en exceso a todas las demás centrales, sean cuales sean sus costes, su combustible o su tecnología. Todos los gobiernos y organismos reguladores van a estudiar detenidamente esta cuestión.

El Reino Unido ha puesto en marcha una revisión que buscará disminuir la influencia de los precios del gas en la energía y reducir los costes para los usuarios finales. Para el mercado mayorista, la idea es dividir el mercado en dos: uno para las fuentes no despachables -como la eólica y la solar- y otro para las despachables, actualmente dominadas por el gas de alto coste pero, en el futuro, por alternativas flexibles descarbonizadas.

¿Cuánto tiempo se mantendrán los precios elevados?

Los próximos tres o cuatro años. Los altos precios están provocando una oleada de inversiones en nuevos suministros de gas, sobre todo en capacidad de GNL en EE.UU. Pero sólo habrá un goteo de volúmenes adicionales hasta que una oleada de GNL procedente de nuevos desarrollos entre en funcionamiento después de 2025. Ese es un punto de inflexión y la llegada de la oferta adicional debería hacer bajar los precios del gas a nivel mundial y todo el complejo - precios del carbón, del carbono y de la energía - hacia los niveles anteriores a la crisis.

¿Puede el sector eléctrico europeo recuperarse de todo esto?

Sí, REPowerEU confirma que el compromiso político con la descarbonización es más alcista que nunca. La electrificación está en el centro de los objetivos de seguridad energética y de cero emisiones, y la energía de baja emisión de carbono de origen nacional puede proporcionar ambos. Los mercados energéticos van a aumentar considerablemente su tamaño, invirtiendo la tendencia a la baja del volumen de los últimos años. La UE también quiere hacerlo más rápido: REPowerEU pretende alcanzar el difícil objetivo del 69% de energías renovables en el suministro de energía para 2030. La crisis ha hecho que la energía eólica y la solar parezcan más rentables que otras opciones.

No hay escasez de capital que quiera invertir en la oportunidad de crecimiento de las energías renovables, y la perspectiva de precios mayoristas más altos debería ser una ventaja para los nuevos proyectos. Sin embargo, cualquier cambio en el sistema de precios marginales aumenta el riesgo regulatorio, lo que siempre frena a los promotores.

Necesitaremos el gas en el mix energético durante años, quizás décadas. Sin embargo, los volúmenes de gas natural sin disminuir disminuirán con el tiempo, y la flexibilidad la proporcionarán cada vez más las tecnologías de hidrógeno y almacenamiento. Tanto si se trata de gas como de alternativas con bajas emisiones de carbono, la flexibilidad tendrá un precio elevado.

 

Más información en: Wood Mackenzie /  Traducción libre del inglés por World Energy Trade 

 

Inscríbase gratuitamente a nuestro boletín semanal aquí.

 

No dude en ponerse en contacto con nosotros para darnos sugerencias y noticias. Es suficiente con enviar un mensaje a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. para hacérnoslo saber.

 

 

 

Te puede interesar:

Si eres seguidor de World Energy Trade hoy puedes resultarnos más útil que nunca. La emergencia del coronavirus ha ocasionado un lógico desplome sin precedentes de la publicidad, nuestro único sustento económico para poder informar.

Necesitamos a todos y cada uno de nuestros trabajadores y colaboradores que, cada día, están demostrando su valía en un entorno de trabajo complicado por las restricciones que impone el virus. Jornadas laborales interminables y medios tecnológicos no habituales hacen aún más difícil y costosa nuestra labor. Con la publicidad en crisis, el lector de World Energy Trade puede ser un asidero de enorme importancia.

Danos tu apoyo aportando lo que quieras.

QUIERO COLABORAR

No pierdas la oportunidad de leer este reportaje:

Vehiculos Electrico Hidrogeno Foto Ref