Cómo Europa provocó una crisis energética y ahora lo está pagando caro - World Energy Trade

Cómo Europa provocó una crisis energética y ahora lo está pagando caro

Cómo Europa provocó una crisis energética y ahora lo está pagando caro

Europa se pregunta cómo salió todo tan mal, esto es lo que descubrimos

Economía

La ley de Murphy dice: "Todo lo que pueda salir mal, saldrá mal". Un dicho teatral adopta otro punto de vista: "Todo saldrá bien por la noche". Europa ha adoptado el segundo dicho como posición de suministro de gas natural, y no le va bien.

Los países europeos apostaron por que los precios al contado del gas natural serían bajos y que podrían escoger y contener cualquier mala conducta comercial del proveedor Rusia con su poder de mercado combinado. En definitiva, "bien por la noche". Pero la ley de Murphy se ha impuesto.

Ahora Europa, desde el Mar Mediterráneo hasta el Círculo Polar Ártico, se pregunta cómo ha podido salir todo tan mal tan rápidamente y por qué los países europeos se enfrentan a los precios del gas y la electricidad más altos de la historia, lo que ha provocado daños económicos y posibles apagones y congelación de hogares y empresas este invierno.

La tentación es culpar a Rusia por manipular o, como dicen algunos, convertir en arma el suministro de gas a Europa. Pero, ¿no sabía Europa lo que iba a pasar? Rusia no es conocida como una nación benévola.

Si Rusia tiene la culpa -lo que a primera vista parece ser el caso, ya que Europa obtiene la mitad de su gas natural de Rusia- entonces los europeos también tienen la culpa. Los compradores de gas de Europa y sus amos políticos apostaron que Rusia necesitaba su mercado más que el gas ruso.

Fue una apuesta y Europa perdió. Rusia ganó y ha recortado los flujos de gas hacia Europa, a veces en dos tercios; luego, caprichosamente, los ha aumentado una vez hecho el daño, para mantener el vaivén de los mercados y la inestabilidad de los precios y el futuro.

En el centro de esa mala apuesta estaba la creencia de muchos compradores de gas de que podían obtener mejores resultados en el mercado al contado que si estaban vinculados a contratos fijos a largo plazo, algunos de ellos de compra garantizada. Ahora, los compradores que tienen contratos fijos a largo plazo están a salvo, pero les preocupa que sus proveedores invoquen la fuerza mayor y corten el suministro.

Hasta ahora, en las extensas llamadas telefónicas con comerciantes, facilitadores, abogados y un experto en energía y diplomacia mundial, se ha dicho que los contratos fijos se mantienen firmes. Incluso Gazprom, la gigantesca empresa energética rusa, necesita tener cierta seguridad en sus exportaciones de gas.

He aquí los elementos de la crisis energética, que comenzó en Europa pero está golpeando al resto del mundo dependiente del gas.

En primer lugar, la actividad económica mundial se recuperó de su hibernación forzada a causa de Covid-19 con más vigor de lo esperado. Desde Brasil hasta China, las fábricas y la actividad comercial se dispararon, aumentando la demanda de electricidad y, al mismo tiempo, la de gas natural.

Entonces, Europa sufrió una sequía de energía eólica. Durante la mayor parte del verano y el otoño, la velocidad del viento ha sido una de las más bajas de los últimos 60 años.

La red europea se desestabiliza

Esto ha puesto en duda la estabilidad de la red europea, con su creciente dependencia del viento, y ha sido especialmente perjudicial en el Reino Unido. Allí, donde era un acto de fe que sus parques eólicos marinos fueran fiables. Pero a partir de abril, el viento se rindió, incluso en el Mar del Norte: sus vendavales se transformaron en céfiros.

Todo ello puso de manifiesto que la política energética del Reino Unido es un caos desde hace décadas. Se ha retrasado la construcción de nuevas centrales nucleares, y nunca se construyó mucho almacenamiento de gas natural en el Reino Unido, en parte debido a la confianza en el mercado al contado y a la fiabilidad de la energía eólica. "Se quedaron atrapados en la punta del gasoducto ruso", explicó un comerciante londinense.

En el otro extremo de la escala, Malta (con una población de unos 540.000 habitantes), en el Mediterráneo, ha sido un ejemplo de cómo una estrategia de conversión de gas natural licuado (GNL) en energía y de cobertura puede evitar el caos y las subidas de precios.

Malta no dispone de mucho terreno para instalar parques eólicos o solares. Cuando decidió cambiar el fuel-oil pesado por el gas natural para alimentar sus centrales eléctricas en 2013 (implementado en 2017), se dio cuenta de que necesitaba hacer un examen exhaustivo de los peligros de la vida como nación dependiente del gas.

La pequeña isla-estado exigió un precio fijo durante cinco años para la electricidad y el gas natural; la clave era un contrato de suministro fijo con la Compañía Estatal de Petróleo de la República de Azerbaiyán (SOCAR), aunque nada del gas contratado procede de Azerbaiyán. Como resultado, según una fuente familiarizada con los asuntos energéticos malteses, la isla no está emitiendo 2 millones de toneladas de carbono al año al precio actual de 120 millones de euros al año. La fuente atribuye esta reducción de las emisiones de carbono al precio contractual del GNL fijado en 2013.

Dorian Ducka, ex viceministro de Energía e Industria de Albania, ahora consultor global de gas, dice que Malta está en mejor posición que otras islas de la UE que no han cambiado al gas. Señala las Islas Canarias, para las que, según él, el GNL habría sido una conversión natural. En la actualidad, los generadores de electricidad de Canarias emiten una cantidad considerable de carbono y partículas a la atmósfera y tienen uno de los precios de la electricidad más altos de Europa.

La escasez de viento de este otoño ha inquietado a Europa. De repente, el gas se ve como algo vital para el futuro, no como un recurso en vías de desaparición por su impacto en el cambio climático.

En toda Europa, las energías renovables han perdido terreno en la aceptación pública a medida que las facturas de los combustibles han subido y se acerca el invierno. La energía nuclear está recibiendo una nueva mirada, y Francia ya se ha comprometido a impulsarla.

El pasado invierno fue especialmente duro en toda Europa, lo que provocó una reducción de las reservas de gas mayor de lo normal. Aunque se prevé que este invierno sea menos severo, los precios del gas, que ya son cuatro veces superiores a los de marzo, harán que el invierno sea duro para muchos.

El papel de Estados Unidos en la crisis europea

Estados Unidos también ha jugado un papel en la crisis energética europea. Cuando el presidente Donald Trump echó por tierra el acuerdo nuclear con Irán, firmado en 2015 por Estados Unidos, Irán, China, Rusia, Reino Unido, Francia y Alemania, y volvió a imponer sanciones, el gas iraní previsto no llegó a Europa.

Asimismo, la larga oposición de Estados Unidos al Nord Stream 2 afectó a la certificación del gasoducto entre Rusia y Alemania. En mayo, el gobierno de Biden dio un giro a su política y renunció a sus objeciones. El gasoducto ya está terminado y espera la certificación alemana, ahora en duda con un nuevo gobierno más ecológico en Alemania. Rusia puede optar por forzar esa cuestión.

China se ha convertido en un consumidor voraz del suministro mundial de gas y gran parte del gas que habría ido a Europa se ha desviado al mercado asiático. El mensaje del gobierno chino ha sido que el gas debe asegurarse a cualquier precio para que la industria china siga funcionando.

Esta avalancha de demanda china no había sido prevista por los comerciantes mundiales de gas. Han respondido desviando el GNL a Asia, gas que de otro modo se habría vendido en el mercado de Europa.

España ha entrado inesperadamente en el mercado del GNL debido a una disputa entre Argelia y Marruecos, por donde pasa el gasoducto Magreb-Europa. Ese gasoducto está cerrado: un acontecimiento geopolítico que nadie esperaba y que ha aumentado la presión sobre el gas natural.

Recientemente, Rusia ha aumentado el caudal de gas en algunos gasoductos, lo que ha agitado aún más los mercados europeos. El núcleo del descontento de Rusia es su deseo de reducir el papel de Ucrania como punto de envío de gas al resto de Europa y el retraso del Nord Stream 2.

Europa ha apostado erróneamente por el mercado al contado, por Rusia y por el viento. Casi todo lo que podía salir mal, ha salido mal.

 

Noticia tomada de: Forbes /  Traducción libre del inglés por World Energy Trade

 

Te puede interesar:

Si eres seguidor de World Energy Trade hoy puedes resultarnos más útil que nunca. La emergencia del coronavirus ha ocasionado un lógico desplome sin precedentes de la publicidad, nuestro único sustento económico para poder informar.

Necesitamos a todos y cada uno de nuestros trabajadores y colaboradores que, cada día, están demostrando su valía en un entorno de trabajo complicado por las restricciones que impone el virus. Jornadas laborales interminables y medios tecnológicos no habituales hacen aún más difícil y costosa nuestra labor. Con la publicidad en crisis, el lector de World Energy Trade puede ser un asidero de enorme importancia.

Danos tu apoyo aportando lo que quieras.

QUIERO COLABORAR

No pierdas la oportunidad de leer este reportaje:

Vehiculos Electrico Hidrogeno Foto Ref